Powell: plan de Fed contra inflación traerá "dolor"

·2  min de lectura
El director de la Reserva Federal Jerome Powell habla en una conferencia de prensa en Washington el 27 de julio del 2022. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta) (ASSOCIATED PRESS)

JACKSON HOLE, Wyoming, EE.UU. (AP) — El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, envió un mensaje claro el viernes: el banco central está resuelto a combatir la inflación con nuevos aumentos de las tasas de interés que probablemente traerán problemas a los estadounidenses bajo la forma de una economía más débil y pérdida de empleos.

“Estos son los costos indeseados de reducir la inflación”, dijo Powell en un discurso de gran repercusión en el simposio anual de la Fed en Jackson Hole. “Pero no restaurar la estabilidad de los precios traería problemas mucho mayores”.

Los inversores esperaban una señal de Powell de que la Fed moderaría próximamente sus aumentos de las tasas de interés si la inflación seguía dando muestras de bajar. Pero el titular de la Fed indicó que ese momento no estaría cercano.

Los aumentos desenfrenados de los precios han disgustado a la mayoría de los estadounidenses, a pesar de que al mismo tiempo los niveles de desempleo han caído al 3,5%, el nivel más bajo del último medio siglo. También han significado un riesgo político para el presidente Joe Biden y los legisladores demócratas en las elecciones de noviembre. Los republicanos dicen que el paquete de apoyo financiero de Biden de 1,9 billones de dólares, aprobado el año pasado, impulsó la inflación.

Las declaraciones de Powell provocaron caída de las acciones y aumento del rendimiento de los bonos del Tesoro, señal de que los inversores prevén grandes aumentos de las tasas. Algunos en Wall Street prevén una recesión económica en los próximos meses o a principios del año entrante, la que llevaría a la Fed a reducir las tasas.

Sin embargo, varios funcionarios de la Fed han rechazado esa idea. Las declaraciones de Powell sugieren que la Fed apunta a elevar su tasa de referencia —a entre 3,75% y 4% el año próximo_, pero no tanto como para provocar el derrumbe de la economía, con la esperanza de frenar el crecimiento lo suficiente para vencer a la inflación.

“La idea que tratan de meter en la cabeza del mercado es que su enfoque vuelve improbable un giro rápido al (recorte de las tasas”, dijo el economista Eric Winograd, de la agencia de administración de bienes AllianceBernstein. “Se aferrarán a esa posición aunque duela”.