Esta es la postura de Biden sobre la política de EEUU con China

Bloomberg News
·6  min de lectura

(Bloomberg) -- A pesar de que Joe Biden ha pasado gran parte de la campaña presidencial criticando las políticas hacia China del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, su propia plataforma suena más a un cambio de táctica que a un ajuste de la estrategia.

El exvicepresidente, que tradicionalmente ha defendido una política exterior que busca un involucramiento con Pekín, ha cambiado junto con el resto de Washington hacia un tono más confrontacional durante el mandato de Trump, denunciando a Xi Jinping de ser un “matón”. Aun así, el candidato demócrata se ha enfrentado a pocas preguntas sobre cómo manejaría la situación con China de forma más eficaz que su oponente republicano.

Lo que Biden ha dicho hasta ahora apunta a un enfoque más multilateral que pone mayor énfasis en las alianzas y los derechos humanos, y que es menos dependiente de los aranceles y la venta de armas. Estas son sus posturas en algunos de los mayores puntos de conflicto entre las dos economías más grandes del mundo:

Comercio, aranceles

Biden se burló del acuerdo comercial que Trump suscribió en enero con Xi por considerarlo “vacío” y culpó a los aranceles impuestos por el presidente de acelerar el declive del sector manufacturero de Estados Unidos. Pero no se ha comprometido a desechar el pacto o retirar los aranceles, dos fuentes clave de influencia sobre China para la próxima Administración.

“Usaré aranceles cuando sean necesarios, pero la diferencia entre Trump y yo es que tendré una estrategia, un plan, para usar esos aranceles para ganar, no solo para fingir fuerza”. - Biden, en un discurso ante Trabajadores Siderúrgicos Unidos, en mayo.

Biden ha ofrecido US$400.000 millones para implementar un plan para dirigir las compras del Gobierno hacia bienes de fabricación nacional, denominado “Buy American”. También se ha comprometido a “unir el poder económico de las democracias de todo el mundo para contrarrestar las prácticas económicas abusivas”, algo que los críticos de China en lugares como Bruselas y Tokio se quejaron de que no era posible bajo las políticas de “Estados Unidos primero” de Trump.

Una pregunta importante es si Biden buscará volver a unirse al pacto comercial del Pacífico que muchos consideraban como la mejor manera de contrarrestar el poder económico de Pekín antes de que Trump se retirara de él como una de sus primeras acciones oficiales. Biden apoyó el acuerdo, ahora conocido como Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, como parte del Gobierno del expresidente Barack Obama, pero durante un debate en las primarias demócratas del año pasado dijo que insistiría en renegociar algunas “partes” del pacto.

Que haría Biden con TikTok y Huawei

Biden también ha prometido un enfoque más global para contrarrestar la influencia de empresas de tecnología chinas como Huawei Technologies Co. y ByteDance Ltd., propietario de TikTok. Reconoció la “preocupación genuina” sobre cómo TikTok maneja los datos de sus alrededor de 100 millones de usuarios estadounidenses, al tiempo que culpó a Trump por tratar de ganar dinero con un acuerdo para asegurar el control estadounidense sobre los negocios locales de la red social.

“Solo Dios sabe lo que están haciendo con la información que obtienen de aquí. Entonces, como presidente, profundizaré en el tema. Conseguiré el apoyo de expertos cibernéticos para que me digan cuál es la mejor solución para enfrentarlo”. - Biden, durante una visita de campaña a Duluth, Minnesota, en septiembre

Biden dijo en febrero que apoyaba la prohibición del uso de equipos de Huawei en EE.UU., aunque ha dicho poco sobre si continuaría con el programa “Red limpia” de la Administración Trump para convencer a los aliados de que no incluyan productos Huawei en redes de comunicaciones críticas. Él dijo que trabajaría con “otras democracias” para desarrollar reglas globales sobre robo cibernético, privacidad de datos e inteligencia artificial.

El exvicepresidente prometió un mayor enfoque en temas como el robo de propiedad intelectual, que quedó en segundo plano, detrás las compras agrícolas, en el acuerdo comercial de “fase uno” de Trump. Prometió nuevas sanciones contra las empresas chinas que roban tecnología estadounidense y amenazó con impedirles el acceso al mercado y al sistema financiero del país.

Derechos, sanciones

Aunque la Administración Trump ha atraído mayor atención a las prácticas de derechos humanos de China, esos esfuerzos a menudo han sido socavados por los informes de los elogios del presidente por el enfoque de línea dura de Xi. Biden ha prometido un mensaje más consistente de la Casa Blanca.

“Volveré a poner los valores en el centro de nuestra política exterior, incluida la forma en que abordamos la relación entre Estados Unidos y China”. - Biden, en un comunicado de campaña en agosto.

Se ha comprometido a “hacer cumplir plenamente” la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong firmada por Trump el año pasado, y reunirse con el líder tibetano exiliado, el Dalai Lama, si es elegido. Biden calificó de “genocidio” el programa de detención masiva y reeducación de China para la minoría uigur predominantemente musulmana de la región de Xinjiang y pidió un esfuerzo internacional para tomar una posición unida contra la campaña.

El candidato demócrata dijo que convocaría a una “cumbre por la democracia” para alcanzar nuevos compromisos para combatir la corrupción y el autoritarismo, y promover los derechos humanos. Eso incluiría presionar a las empresas de tecnología para que se comprometan a “garantizar que sus algoritmos y plataformas no empoderen al Estado de vigilancia, facilitando la represión en China y en otros lugares”.

Defensa, Taiwán

Como vicepresidente, Biden fue un defensor del “giro” de Obama hacia Asia. Sin embargo, es poco probable que reemplace la “Estrategia Indo-Pacífico” de Trump, que se centra en atraer a India a una coalición más amplia de democracias para ayudar a compensar el peso regional de China.

Más bien, Biden podría buscar minimizar el componente militar del involucramiento de Estados Unidos en Asia, que bajo el Gobierno de Trump ha priorizado la venta de armas. La plataforma del partido aprobada durante la Convención Nacional Demócrata llamaba a contrarrestar a China “sin recurrir a guerras arancelarias unilaterales contraproducentes ni caer en la trampa de una nueva Guerra Fría”.

“Los demócratas están comprometidos con la Ley de Relaciones con Taiwán y continuarán apoyando una resolución pacífica de los problemas entre China y Taiwán que responda con el deseo y el mayor beneficio para el pueblo de Taiwán”, Partido Demócrata, en una plataforma lanzada en agosto

No está claro cómo se acercaría Biden a Taiwán, cuyo presidente, Tsai Ing-wen, ha recibido un apoyo sin precedentes de Washington mientras Trump intensificaba sus ataques contra China. Si bien el gobernante Partido Democrático Progresista de Tsai tiene más en común con la coalición de izquierda de Biden en temas comerciales, ambientales y sociales, el candidato presidencial ha defendido por décadas la “ambigüedad estratégica” que busca minimizar el riesgo de un conflicto directo con China por Taiwán.

Noticias relacionadas

Nota Original:This Is What Biden Has Said on Major U.S. Flashpoints With China

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.