¿Se postergan las elecciones? El ala dura de Juntos por el Cambio desconfía y condiciona su aval

Laura Serra
·4  min de lectura
Juntos por el Cambio definirá esta semana si accede a la propuesta del Gobierno de diferir el cronograma electoral
Juntos por el Cambio definirá esta semana si accede a la propuesta del Gobierno de diferir el cronograma electoral

La postergación de las primarias todavía es una incógnita. El ala dura de Juntos por el Cambio, encabezado por la líder de Pro, Patricia Bullrich, aún desconfía y reclama que cualquier cambio en el calendario electoral debe estar acompañado de reaseguros explícitos para prevenirse de cualquier trampa que pueda pergeñar el oficialismo.

El Gobierno, en la voz del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, formalizó la semana pasada su intención de diferir por un mes las elecciones primarias –que están previstas para el 8 de agosto– se celebrarían el 12 de setiembre, mientras que las generales –fijadas para el 24 de octubre– se pasarían al 14 de noviembre. Justificó la postergación en la agudización de la pandemia y en el aumento de casos enfermedades respiratorias que tradicionalmente se registran durante la estación invernal.

El borrador de la iniciativa oficial circuló entre los referentes de Juntos por el Cambio durante el fin de semana pasada. Los líderes que integran la conducción del espacio se reunirán en los próximos días para dar una respuesta. Las posiciones están divididas. El ala moderada es proclive a aceptar la oferta del oficialismo; consideran que, ante el pico récord de contagios de Covid-19 registrado en las últimas semanas, no hay demasiados argumentos para rechazarla. Consideran que la postergación del calendario electoral, por solo un mes, tendrá un efecto político inocuo.

Elecciones 2021: los encuestadores ven una oportunidad para candidatos de una “tercera vía”

Sin embargo, el sector duro de Juntos por el Cambio desconfía. Podría acceder a postergar el calendario electoral siempre y cuando el Gobierno ofrezca mayores garantías de que no suspenderá las primarias o bien explicite que no hará confluir las PASO con las elecciones generales. Esas garantías podrían traducirse en una cláusula que estipule que si la ley es aprobada por una mayoría agravada, el Poder Ejecutivo se comprometa a no modificarla.

El borrador que nos remitió el Poder Ejecutivo es una vergüenza –deslizó uno de los miembros de la cúpula de Juntos por el Cambio-. No da ninguna garantía de que en setiembre el oficialismo vuelva a cambiar las fechas de las elecciones para hacer coincidir las primarias con las generales que es, en rigor, su principal objetivo. No queremos que nos tomen por tontos: si quieren la ley, que haya más reaseguros ”.

En un sector de Juntos por el Cambio son partidarios de no aceptar la iniciativa tal como viene del Poder Ejecutivo. “Nada garantiza de que en setiembre vamos a estar mejor que en agosto en materia sanitaria. Es claro que su pretensión del Gobierno es ganar tiempo para llegar mejor parados a las elecciones en materia económica y, también, con la vacunación”, deslizan los “halcones” del principal espacio opositor.

“El oficialismo aduce, para justificar la postergación, que en agosto se produce, tradicionalmente, un pico de enfermedades respiratorias; eso no es exactamente así: en setiembre –cuando se realizarían las primarias, si finalmente se aprueba la ley para postergarlas- el aumento de casos es mayor y está demostrado en las estadísticas”, afirman en el entorno de Bullrich.

La mesa nacional de Juntos por el Cambio se reunirá en los próximos días para discutir el asunto. El oficialismo mete presión y pretende apurar los tiempos para aprobar la ley antes de la segunda semana de mayo para cumplir con los tiempos que impone el Código Nacional Electoral.

Tragedia de Once: Julio De Vido seguirá libre, pese a tener una condena confirmada

“Nuestra intención es darle una respuesta al oficialismo esta misma semana. Este tema debe ser resuelto lo antes posible; no podemos demorarnos en una decisión porque cualquier demora en definir una postura sería funcional al oficialismo. Nosotros, como oposición, debemos concentrarnos en nuestra agenda”, sostuvo un encumbrado miembro del espacio opositor.

¿Qué sucederá si impera la postura del ala dura de Juntos por el Cambio y el principal espacio opositor decide postergar una definición o bien rechazar la propuesta del oficialismo? “En ese caso, vamos a impulsar la suspensión de las elecciones primarias”, desafiaron desde el oficialismo, a sabiendas de que esa es una alternativa que Juntos por el Cambio no toleraría. “Más del 60% de la población, según las encuestas, avala que las PASO sean suspendidas en este contexto de pandemia, por el costo que insumen. Además, tenemos los votos más que suficientes en el Congreso para hacerlo”, afirman.

Sin embargo, esta postura extrema sería el último recurso al que apelaría el oficialismo. El Gobierno se propuso que la ley, por su trascendencia institucional, sea aprobada por amplio consenso en el Congreso.