La nueva postergación dejó en punto muerto las denuncias contra el juez Canicoba Corral

Iván Ruiz

El kirchnerismo no logra reunir los votos; por eso el tema no volvería a ser tratado antes de que cumpla 75 años

"Quedó en punto muerto", "se desinfló", "el tema quedará dormido". Tanto el oficialismo como la oposición coinciden en el Consejo de la Magistratura en que las denuncias contra Rodolfo Canicoba Corralno volverán a ser discutidas en las dos o tres sesiones que le quedan pendientes al organismo antes de que el juez cumpla los 75 años, el próximo 29 de julio.

La cuarta postergación podría ser la última para las denuncias contra Canicoba Corral. El plenario ordenó anteayer que, ante una nueva acusación contra el magistrado por el alquiler de una casa en un country, el expediente debía ser enviado a "labor", ese espacio reservado que funciona como una especie de antesala al plenario y que, por lo general, se utiliza para lograr consensos y, así, evitar las discusiones en el recinto.

Principio del fin para el juez más polémico

La reunión de labor, entonces, será el ámbito donde se definirá qué hacer con las denuncias contra Canicoba Corral. Más de la mitad de los consejeros consultados ayer por LA NACION coinciden en que el tema nunca volverá al plenario ya que tanto el oficialismo como la oposición esquivan un tema siempre polémico y con repercusión mediática.

Las acusaciones, entonces, quedarían inmediatamente archivadas si el magistrado se jubila el próximo 29 de julio. Una solución práctica para un tema incómodo para casi todos los consejeros.

"Hasta que no consigamos los votos, el tema no creo que se mueva de ahí", dijo una espada oficialista ante la consulta de este diario. El kirchnerismo tiene asegurados seis votos, pero le falta uno hace dos semanas. "No vamos a hacer salvajadas por Canicoba ni por nadie", resumió otro consejero K. Todos coincidieron en el diagnóstico: después de tanta exposición pública por las cuatro postergaciones consecutivas, el costo político de cerrar ahora las causas contra este emblema de Comodoro Py podría ser demasiado alto.

La oposición tampoco está interesada en avivar el fuego porque el tema también le incomoda. Canicoba Corral supo ser considerado un aliado para algunos miembros de la mesa judicial macrista. De hecho, el dictamen desestimatorio que pretendía aprobar el kirchnerismo había sido redactado por el consejero macrista Juan Pablo Más Vélez.

El acuerdo opositor ni siquiera incluye el rechazo al cierre de las acusaciones contra el magistrado, sino que fueron planteados dentro de ese espacio como abstenciones para, así, captar la voluntad de algunos que temían enfrentarse al magistrado.

El límite de los 75 años

El tiempo también juega sus cartas. La próxima reunión de labor será el viernes 12 de junio y probablemente el plenario del Consejo vuelva a sesionar recién el 19 de junio. Lo que resta desde esa fecha hasta que Canicoba Corral cumpla los 75 años es poco más de un mes.

El escenario podría cambiar si el presidente Alberto Fernández decide enviar el pliego de Canicoba Corral al Senado para que le extiendan su estadía en Comodoro Py por cinco años más. Pero más allá del desenlace que ese trámite tenga en la Cámara alta, el solo ingreso del pliego le permitiría al juez mantener su cargo hasta el final del año legislativo, informaron fuentes judiciales.

El caso Canicoba, una operación que pone a prueba la palabra del Presidente

Hasta ahora, el magistrado no ha expresado públicamente su voluntad de continuar en el cargo. Tampoco pidió la extensión de su actividad ante el Ministerio de Justicia -tal como indica el reglamento interno-, pero le comenta a sus allegados que quiere dejar su despacho en Comodoro Py cuando él quiera, sin imposiciones políticas ni acusaciones que lo amenacen.

Sin embargo, la última postergación del cierre a sus expedientes en el Consejo y el ingreso de una nueva denuncia hacen improbable esa situación en el futuro inmediato. Incluso porque en el caso de que se destrabe la situación y el kirchnerismo logre aprobar el proyecto de desestimación quedarán otras dos acusaciones abiertas.

Las denuncias que quedarían abierta de todos modos son por su nivel de vida. La primera lo involucra en más de 20 vuelos en jets privados de empresarios para pasar fines de semana en Uruguay. Y la segunda, la más reciente, por el alquiler por parte de su mujer de una casona en un country cuyo alquiler una inmobiliaria cotiza en $3200 dólares por mes.