Posibles estafas, perder pasajes o no poder volver, desafíos de quienes viajaron o iban a hacerlo

Alejandro Horvat
·6  min de lectura
Aeropuerto internacional de Ezeiza
Tomás Cuesta

“Chicos cuidado que esto es una estafa, me escribieron desde una cuenta trucha de Aerolíneas Argentinas”, dice María Cecilia Ríos, de 47 años, en uno de los grupos de Whatsapp que se armó a partir de que el Gobierno decidió suspender los vuelos desde México, Brasil y Chile. Más adelante en el chat, Gimena García, de 38 años, se lamenta: “Voy a perder el pasaje, que saqué en 2019 porque me dicen que ya no lo puedo cambiar, pero yo siempre lo cambié por fuerza mayor”. Por su parte, Lara Marinangeli, de 27 años, y su pareja, Enrique Cabral, de 35, tienen otro problema, ya están en Playa del Carmen, México, pero no pueden volver: “Por ahora nos dieron una fecha para el 1° de mayo, pero no sé si tenemos los recursos para quedarnos un mes y, además, ese pasaje también se puede caer”, relata Marinangeli.

Posibles estafas, pasajes que ya no pueden quedar abiertos y personas que no saben cómo van a regresar al país. Estos son los tres problemas centrales que se les presentaron a los argentinos que emprendieron un viaje en los últimos días o que estaban por hacerlo, pero, frente a las nuevas restricciones, decidieron quedarse en sus casas. Todos estos inconvenientes se apilan en los distintos grupos de Whatsapp, en donde las quejas se acumulan y superponen constantemente.

Lara Marinangeli, de 27 años y su pareja, Enrique Cabral, de 35, están en Playa del Carmen y recién tienen fecha de regreso para el 1 de mayo
Gentileza: Lara Marinangeli


Lara Marinangeli, de 27 años y su pareja, Enrique Cabral, de 35, están en Playa del Carmen y recién tienen fecha de regreso para el 1 de mayo (Gentileza: Lara Marinangeli/)

La situación de los que están en México, Brasil y Chile se está convirtiendo en una odisea. Marinangeli y Cabral llegaron el 20 de marzo a Playa del Carmen y ahora su vuelta está, en teoría, programada para el 1° de mayo cuando tenían el pasaje de vuelta por Copa Airlines el 3 de abril. Él es albañil y ella trabaja en un comercio, por lo que, en términos económicos, se les hará muy difícil, según dicen, afrontar los gastos de vivir en el exterior durante tanto tiempo.

“Nos organizamos con el hotel, les comentamos la situación y nos van a mantener el precio. Les pedimos de ir renovando cada cinco días. También nos estamos cuidando con las comidas, ya no recorremos, no hacemos excursiones, nosotros estamos en plan de varados porque no sabemos cuándo vamos a regresar”, describe Marinangeli.

Por su parte, Cabral, su pareja y compañero en este viaje, asegura que la incertidumbre es constante porque nada les asegura que puedan regresar ni siquiera en mayo. “Nos dicen que llamemos todos los días a ver si nos pueden meter en algún vuelo. Nuestro pasaje era con escala en Panamá y en un momento estaba permitido volver vía Panamá, pero ahora ya no. Nosotros llegamos mucho antes de que saliera el decreto y ahora no nos permiten regresar”.

Otro gran problema surge de los cambios en los pasajes. Según los testimonios que pudo recopilar LA NACIÓN, en muchos casos aquellos que hoy están tratando de cambiar un pasaje lo tienen comprado desde 2019. En ese entonces pensaban viajar durante el 2020 pero llegó la pandemia de coronavirus y tuvieron que cancelar el viaje.

Aviacion en argentina Aerolineas Argentinas
Aviacion en argentina Aerolineas Argentinas


No perder el pasaje por una cancelación es otro de los desafíos que enfrentan los que estaban por viajar

Ese es el caso de María Gimena García, de 38 años, que había sacado un pasaje directo a Cancún a través de Aerolíneas Argentinas antes de que se decretara la cuarentena el 20 de marzo del año pasado. “Inicialmente era para marzo, me lo cancelaron. Luego para octubre, me lo cancelaron. Ahora para el 17 de abril, pero con todo esto lo quiero modificar y dejar el pasaje abierto porque así no quiero irme si no se si puedo volver. Me dicen que ya no puedo cambiar de nuevo el ticket, pero la realidad es que las otras veces yo no lo cambio porque quise, sino por las normas del país. Y ahora sí no me permiten hacer un cambio voluntario”.

Desde Aerolíneas Argentinas, explicaron a LA NACION que si era un ticket para volar, por ejemplo en julio del año pasado, se les permitió cambiar el pasaje para usarlo hasta diciembre de este año sin pagar ninguna penalidad. Pero que, si ahora no lo pueden usar por las nuevas restricciones, seguramente se les de la posibilidad de reprogramarlo sin cargo. Por el momento, esa no es la respuesta que recibió García.

Este inconveniente es trasversal a casi todas las aerolíneas. Eliana Pérez, de 26 años, tenía el viaje a México comprado desde 2019 a través de la empresa Aeroméxico. Ahora lo quiere cancelar, pero solo le ofrecen un voucher por el valor en pesos que pagó cuando compró el pasaje.

“La primera reprogramación había sido para mediados de 2020, pero se canceló por la pandemia y lo pasé para lo más lejos que pude, que era para el 29 de marzo de este año y hasta el 9 de abril. El viernes pasado, por las nuevas restricciones, a primera hora llamé a la aerolínea para ver qué va a pasar con mi vuelo. Me mandaron por correo un cambio de itinerario, no una cancelación de vuelo, en donde me corrieron el pasaje para salir el 28 de marzo y volver el 10 de abril. Pero cómo me van a ofrecer un vuelo para el 10 de abril si no saben si voy a poder volver. Llamé a la embajada en México y me dijeron que no me podían asegurar que iba poder regresar. Hice los reclamos, pero Aeroméxico no me deja cancelar el vuelo, lo único que me dan es un vale por el precio que pague por mi pasaje en 2019 en pesos, y con eso hoy no me compro ni medio pasaje”.

Y en estas crisis también surgen oportunistas. Ríos, que está en Buenos Aires e intenta dejar abierto su pasaje, describe a LA NACION cómo fue el llamado que recibió en el que intentaron engañarla para llevarla a un cajero automático: “Yo me quejé en el Facebook e Instagram de Aerolíneas por los problemas que estoy teniendo para cambiar el pasaje. Entonces me escribieron desde una cuenta de Facebook que de foto tenía el logo de Aerolíneas, pidiéndome mis datos para que un operador se comunicara conmigo. A los 10 minutos me llaman, también desde un teléfono que en WhatsApp tiene el logo de la empresa, y me dice que él iba a estar para solucionar mi problema. Me dijo que para evacuar mi consulta tenía que tener una clave y que con esa clave me iban a dar un link. Resulta que me pedían que vaya a un cajero y mientras yo esté en el cajero él me iba a decir qué es lo que tenía que hacer, y ahí me di cuenta”. También hubo casos en donde esos operadores falsos enviaban formularios para que el cliente llene con sus datos, incluyendo los de la tarjeta de crédito.

Cuando muchos de los que se enfrentaron con esta situación pudieron hablar con un operador que realmente pertenecía a Aerolíneas Argentinas, les señalaron que eran cuentas falsas y que, por seguridad, debían bloquearlos.