Portugal detiene relajación de normas por COVID en Lisboa debido a aumento de los casos

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Un tranvía en medio de la pandemia de coronavirus en el centro de Lisboa

Por Catarina Demony

LISBOA, 9 jun (Reuters) - La mayor parte de Portugal pasará a la siguiente fase de relajación del confinamiento el lunes, pero en Lisboa se mantendrán las normas más estrictas debido al preocupante aumento de los contagios de COVID-19, informó el miércoles el Gobierno.

Portugal aplicó en enero un confinamiento nacional para hacer frente a la que entonces era la peor ola de coronavirus del mundo, pero las restricciones se han ido levantando gradualmente desde mediados de marzo y la mayoría de los negocios ya han reabierto.

En la mayor parte del país, los restaurantes, cafés y pastelerías, que ahora deben cerrar a las 22.30 horas, podrán mantener las puertas abiertas hasta la 1 de la madrugada a partir del 14 de junio, y ya no hay restricciones en los horarios de las tiendas.

Sin embargo, Lisboa y otros tres municipios no pasarán a la siguiente fase del plan y las normas actualmente en vigor se mantendrán sin cambios hasta que mejore la situación de la epidemia.

Portugal, un país de poco más de 10 millones de habitantes, ha registrado un total de 854.522 infecciones desde el inicio de la pandemia y 17.037 muertes. El miércoles informó 890 nuevos casos, el mayor incremento diario desde principios de marzo, pero ningún deceso.

La mayoría de los nuevos casos se concentraron en Lisboa y sus alrededores.

"La situación en la zona de Lisboa es preocupante", declaró en una rueda de prensa la ministra del Gabinete, Mariana Vieira da Silva. "Estamos teniendo dificultades para reducir los casos".

Todas las empresas con más de 150 trabajadores deberán someter a sus empleados a pruebas de detección, y a partir de ahora se exigirán pruebas para acceder a algunos eventos, sostuvo la ministra.

La decisión se tomó después de que el Gobierno fuera criticado por permitir la celebración de dos concentraciones multitudinarias de aficionados al fútbol: una en Lisboa, cuando el Sporting ganó el título local, y otra en Oporto, con motivo de la final de la Liga de Campeones.

(Reporte de Catarina Demony; editado en español por Tomás Cobos y Javier Leira)