Portugal comienza a vacunar en residencias de ancianos

Agencia EFE
·2  min de lectura

Lisboa, 4 ene (EFE).- Portugal comienza este lunes a vacunar contra el coronavirus en residencias de ancianos, un nuevo paso en el proceso que arrancó el 27 de diciembre y que durante una semana se ha centrado en los sanitarios, administrando un total de 16.701 dosis, según datos del Gobierno.

A primera hora de esta tarde será el turno de personal y residentes de estas instalaciones, teniendo preferencia esta semana unos 150 centros ubicados en los 25 municipios considerados de mayor riesgo covid del país.

Son aquellos que registran una incidencia acumulada en 14 días de más de 960 casos por 100.000 habitantes, que se encuentran en su mayoría en el Norte (11 residencias), y también en el Alentejo (ocho), además de uno en la región de Lisboa.

La ministra de Trabajo y Seguridad Social, Ana Mendes Godinho, estará presente en el arranque de esta fase, viendo como reciben la vacuna poco más de cien personas, entre trabajadores y residentes, de dos centros.

De cumplirse el calendario previsto, el próximo lunes, día 11, la vacunación se extenderá al resto de residencias de ancianos del país.

Portugal recibió 79.950 dosis que llegaron entre el 26 y el 28 de diciembre, a las que se le sumarán esta semana otras 79.950 dosis para continuar el proceso.

El país no ha sufrido retrasos en las entregas, y por tanto sigue sin alteraciones en sus planes, que prevén administrar el medicamento a 950.000 personas hasta abril.

En esa primera fase recibirán las dosis personas mayores de 50 años con patologías graves, usuarios y personal de residencias, sanitarios en primera línea y otros trabajadores de servicios críticos.

Con un total de diez millones de habitantes, Portugal suma 7.118 fallecidos y 427.254 contagios desde que comenzó la pandemia.

Tras cuatro días de reglas más estrictas por las fiestas de Nochevieja y Año Nuevo, en los que se impuso toque de queda a partir de las 23.00 el día 31 y a partir de las 13.00 en los días 1, 2 y 3 de enero, este lunes concluye en todo el territorio la prohibición de circular entre municipios.

También vuelven a modificarse los horarios de toque de queda, comenzando a las 23.00 de lunes a viernes en municipios de riesgo muy elevado o extremo, entre los que se encuentran Lisboa y Oporto, y que se endurece los fines de semana (de 13:00 a 5:00 horas).

Portugal se encuentra en estado de emergencia -el nivel de alerta más grave- hasta el 7 de enero, aunque se espera que se prolongue al menos una semana, a la espera de conocer el verdadero impacto de las fiestas de Navidad y Año Nuevo en la curva de contagios.

(c) Agencia EFE