Portugal celebrará su segundo 25 de Abril en pandemia con limitaciones

Agencia EFE
·3  min de lectura

Lisboa, 24 abr (EFE).- Portugal celebrará este domingo su segundo 25 de Abril en pandemia, con unas conmemoraciones del 47º aniversario de la Revolución de los Claveles limitadas pero que permiten recuperar el tradicional desfile que el año pasado tuvo que ser suspendido.

La Avenida Liberdade de Lisboa, la arteria más emblemática de la capital lusa, volverá a llenarse de claveles rojos después de la inédita estampa de hace un año, cuando vivió su primer 25 de Abril desde la llegada de la democracia vacía, debido al confinamiento por la pandemia.

Un año después, Portugal se encuentra en la tercera y penúltima fase de su plan de desescalada -estuvo totalmente confinado de nuevo entre el 15 de enero y el 15 de marzo por la tercera ola- y la Dirección General de Salud (DGS) ha considerado que hay condiciones suficientes para realizar el desfile, aunque con limitaciones.

La comisión organizadora había restringido inicialmente la participación a las decenas de entidades que aglutina, pero tras las quejas de algunos partidos a los que se les impedía acudir -como Iniciativa Liberal-, decidió abrir la marcha a "todos los interesados".

Las entidades que integren el desfile, previsto para la tarde, deben completar un registro de las personas que participan y determinar qué lugar ocuparán en la marcha para facilitar eventuales contactos de las autoridades sanitarias, así como usar obligatoriamente mascarilla.

Aun así, no se ha hecho una llamada a la participación popular, como otros años, y se ha pedido a los ciudadanos que salgan a sus ventanas a cantar la célebre "Grândola Vila Morena", como el año pasado.

SESIÓN PARLAMENTARIA, TAMBIÉN LIMITADA

Antes del desfile, por la mañana, la Asamblea de la República realizará una sesión de conmemoración que, al igual que hace un año, tendrá restringida la participación.

Sólo podrán estar presentes 47 de los 230 diputados de la Cámara, seis miembros del Gobierno -entre ellos el primer ministro, António Costa- y se ha incluido en la lista de invitados a unas 60 personas, aunque no se espera que acudan todas.

La sesión será clausurada por el presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, que el año pasado respondió a las críticas recibidas por mantener la conmemoración en el Parlamento en plena pandemia con un discurso en el que defendió que no era una "fiesta de políticos ajena al clima de privación" que vivía Portugal.

Además, la residencia oficial del primer ministro, el Palacio de São Bento, volverá a abrir sus jardines a visitantes, bajo normas sanitarias, y organiza un programa cultural que se podrá seguir "online".

Casi medio siglo después de que cayese la dictadura, sólo el 10 % de los portugueses creen que la democracia del país es "plena", según un sondeo publicado esta semana por el semanario Expresso. Un 4 % dice que el país no es una democracia y el resto considera que el régimen democrático tiene "defectos".

Y el problema no es la pandemia, ya que el 68 % de los encuestados siente que la democracia funciona hoy igual que antes de la llegada del coronavirus.

(c) Agencia EFE