Portavoz de la Casa Blanca dice que Trump condena los disturbios en el Capitolio

Griffin Connolly
·3  min de lectura
“Lo condenamos - el presidente y esta administración - en los términos más enérgicos posibles. Es inaceptable”, dijo la portavoz de la Casa Blanca (Getty Images)
“Lo condenamos - el presidente y esta administración - en los términos más enérgicos posibles. Es inaceptable”, dijo la portavoz de la Casa Blanca (Getty Images)

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, denunció la violencia de los alborotadores partidarios del presidente Donald Trump que invadieron el Capitolio de los Estados Unidos el miércoles como "atroz, reprensible y antitética" en una conferencia de prensa el jueves antes de alejarse del podio sin responder preguntas.

“Lo condenamos - el presidente y esta administración - en los términos más enérgicos posibles. Es inaceptable. Y aquellos que infringieron la ley deberían ser procesados con todo el peso de la ley”, dijo Kayleigh McEnany.

Las declaraciones de la secretaria de prensa el jueves sobre el derramamiento de sangre y el terror del día anterior en el Capitolio duraron menos de dos minutos. Luego se alejó del podio y salió de la sala en medio de gritos de preguntas de la prensa de la Casa Blanca.

McEnany sugirió que la Casa Blanca consideró el asedio y los disturbios en el Capitolio el miércoles como similares a las protestas de Black Lives Matter del año pasado que a veces estallaron en focos de violencia.

“No se equivoquen, lo que vimos ayer por la tarde en los pasillos de nuestro Capitolio tampoco fue [una asamblea pacífica]”, dijo McEnany.

Al menos cuatro personas han muerto como resultado del asalto al Capitolio de los Estados Unidos.

“Lamentamos la pérdida de vidas y los heridos, y los mantenemos en nuestras oraciones y cerca de nuestro corazón en este momento”, expresó McEnany.

McEnany no se refirió a si el presidente se sentía personalmente responsable de la crisis de seguridad nacional en el Capitolio el miércoles. Tampoco hizo comentarios sobre las llamadas de los legisladores demócratas e incluso de muchos republicanos para que Trump fuera destituido de su cargo después de que avivó a los alborotadores y no respondió rápida y enérgicamente a su violencia.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha dicho que los demócratas seguirán adelante con los artículos de juicio político contra Trump si el vicepresidente Mike Pence no lo destituye y reemplaza por el resto de su mandato a través de una cláusula en la 25a Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

"Esto es urgente. Esta es una emergencia de la mayor magnitud”, dijo Pelosi.

En su "Marcha por Salvar a América" el miércoles por la tarde, el presidente alentó a miles de seguidores a marchar hacia el Capitolio, diciéndoles que sean "fuertes".

Desató su habitual torrente de teorías de conspiración infundadas y refutadas que afirmaban que el presidente electo Joe Biden le había "robado" la elección mediante un fraude electoral demócrata generalizado.

"Nunca nos rendiremos", dijo Trump entre aplausos. “Nunca concederemos. No pasa. No concede cuando hay un robo involucrado. Nuestro país ha tenido suficiente. No lo soportaremos más, y de eso se trata todo esto".

La multitud luego migró hacia el Capitolio, rompió las líneas policiales y pasó por la legislatura.

Trump se mantuvo desafiante durante todo el día. Surgieron informes de que estaba "al borde del entusiasmo" por el caos en el Capitolio.

Según los informes, Trump se resistió a enviar a la Guardia Nacional para proteger a su propio vicepresidente, sin mencionar a los miles de legisladores, funcionarios políticos y empleados públicos en peligro.

El jueves temprano, poco después de que el Congreso certificara la victoria de Biden en el Colegio Electoral a pesar de varias objeciones republicanas, Trump emitió su primera declaración formal en la que prometía entregar pacíficamente el poder a Biden.

"Aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones y los hechos me confirman, habrá una transición ordenada el 20 de enero", dijo en un comunicado publicado en Twitter por el subjefe de gabinete de la Casa Blanca, Dan Scavino.

La cuenta personal de Twitter del presidente, que tiene más de 88 millones de seguidores, estaba bloqueada en ese momento.

“Siempre he dicho que continuaríamos nuestra lucha para asegurarnos de que solo se contaran los votos legales. Si bien esto representa el final del mejor primer mandato en la historia presidencial, ¡es solo el comienzo de nuestra lucha para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande!", tuiteó Trump.

Relacionados

Q-Shaman, el fanático pro-Trump que lideró el asalto al Capitolio

Trump promete “transición ordenada” tras protestas en el Capitolio

Ex de Britney Spears asistió a protesta pro-Trump en el Capitolio