Portavoz del Apruebo: "Es una oportunidad de cambiar la vida de los chilenos"

·4  min de lectura

Santiago de Chile, 31 ago (EFE).- La necesidad de "aprovechar una oportunidad histórica", que permite "recuperar los recursos naturales y garantizar derechos fundamentales como salud, educación y vivienda" son, junto con el reconocimiento de los derechos de la mujer y sus oportunidades, las razones para votar "apruebo".

Así lo argumenta a Efe en una entrevista la portavoz de esta opción, Karol Cariola, que anima a todos los chilenos a votar en el referéndum constitucional obligatorio del próximo 4 de septiembre, en el que 15 millones de chilenos decidirán si aprueban o rechazan el nuevo texto constitucional elaborado por una convención constituyente paritaria elegida democráticamente.

La antigua dirigente universitaria, diputada del Partido Comunista cree, además, que el texto a consulta es una "posibilidad de cambiar la realidad y vida concreta de chilenos y chilenas", encaminados y se proyecta como una opción real de "concretar cambios que por tantos años se han venido planteando".

"RECONOCIDAS EN DERECHOS Y OPORTUNIDADES"

El carácter paritario de la Convención Constitucional fue aplaudido a nivel internacional y esa vocación igualitaria ha trazado, según los expertos, una línea que podría transformar la propuesta de ley fundamental en la Constitución "más feminista" del mundo.

"En esta nueva Constitución se concreta la recuperación de los (recursos) naturales como el agua, la protección de los ríos, la salud, la educación, la vivienda, las pensiones o el reconocimiento del trabajo doméstico, que hacemos mayormente las mujeres, que en la actual Constitución ni siquiera estamos mencionadas, pero que en la nueva estamos reconocidas en derechos y oportunidades", dijo la diputada a Efe.

"Aquí hay un proceso que se constituyó democráticamente, de forma paritaria. Una conquista que hoy muchas mujeres reivindicamos con fuerza porque se trata de entendernos como pares, iguales con los hombres, que han sido un sector que en general ha vivido privilegios producto de un sistema patriarcal, pero que hoy empezamos a igualar la cancha", agregó.

"DERECHO A LA SEGURIDAD PÚBLICA"

Una de las críticas más recurrentes de sectores que están por rechazar la carta magna es que "no se hace cargo de la seguridad", una de las demandas más sentidas por la sociedad chilena, producto del aumento de los delitos violentos del último tiempo.

La diputada difiere y asegura que se trata de un "problema profundo, que no tiene que ver ni con una Constitución ni con un gobierno, sino con el tipo de sociedad que hemos venido construyendo".

"Una sociedad sin oportunidades, donde pareciera ser que lo que prima es la violencia. Esas son situaciones de inseguridad social que llevan a la violencia y, por tanto, a la delincuencia. Las personas tenemos derecho a vivir una vida libre de violencia y esta Constitución consagra ese derecho, por primera vez se hace cargo del derecho a la seguridad pública", afirma.

"La nueva Constitución es un paso adelante en la línea de reconocer que todas las personas, independiente de su origen social y del lugar donde viven, tengan ese derecho. La falta de equidad territorial en la distribución de los recursos es también uno de los problemas y en un artículo completo se habla de equidad territorial", puntualizó.

"INCERTIDUMBRE SI GANA EL RECHAZO"

Desde las posiciones que abogan por rechazar la propuesta aún no hay consenso sobre qué camino se debe seguir en caso de triunfar esa opción, un escenario que Cariola tilda de una "incertidumbre total".

No obstante, asegura que en caso de ganar su opción se daría el paso histórico más relevante desde el retorno de la democracia, en concreto una nueva Constitución paritaria, democrática, que garantiza derechos fundamentales".

"Esperamos que en el camino del apruebo, podamos tener todas las herramientas necesarias para la implementación eficaz en aquellos temas que requieren mayor progresismo. La nueva Constitución tiene artículos transitorios que dan tiempo para llevar adelante las transformaciones que se plantean", explicó.

El proceso constituyente fue el mecanismo institucional que encontraron los partidos políticos chilenos para contener la masiva ola de protestas contra la desigualdad que estalló a fines de 2019, dejando una treintena de muertos, cientos de mutilados oculares por las fuerzas de seguridad y miles de heridos.

Para ello se creó una Convención Constitucional compuesta por 154 representantes de manera paritaria —hecho inédito a nivel global— y escaños reservados para los pueblos indígenas, espacio que durante un año redactó el texto que se someterá a la voluntad popular el próximo domingo.

(c) Agencia EFE