Un "portal al inframundo", el antiguo misterio romano que fue resuelto por científicos

·7  min de lectura
Hierápolis
Ruinas de la ciudad de Hierápolis donde se encuentran los restos del santuario de Plutonio

En Pamukkale, en el oeste de Turquía, una enorme formación de roca blanca se eleva sobre la llanura circundante.

La montaña cae en forma de cascadas petrificadas hasta el fondo del valle, llenándolo de estalactitas y charcos de agua turquesa brillante.

Estas formaciones rocosas se llaman travertinos, acantilados de piedra caliza creados lentamente durante 400.000 años por el burbujeo de manantiales minerales.

En su proceso de formación, el agua se desgasifica a medida que fluye por la ladera, dejando un gran depósito de carbonato de calcio blanco brillante de casi 3 kilómetros de largo y 160 metros de alto.

Este no es el único lugar del planeta donde se encuentran los travertinos. Hay más en Huanglong, China, y Mammoth Hot Springs en el Parque Nacional Yellowstone, Estados Unidos.

Pero los de Pamukkale son los más grandes y posiblemente los más magníficos del mundo. Son una de las atracciones turísticas más populares del país y son tan espectaculares que su nombre en turco significa "castillo de algodón".

Antes de la pandemia, más de 2,5 millones de personas al año viajaban hasta Pamukkale desde Esmirna o Estambul, saliendo de los autobuses turísticos en la cima de la deslumbrante meseta y pululando por el paisaje como hormigas en un gigantesco montículo de azúcar antes de dirigirse a las playas de Bodrum o las ruinas históricas de Éfeso.

Pero los visitantes que simplemente sumergen los dedos de los pies en las vívidas piscinas minerales y se toman una selfie frente a las columnas naturales se pierden un detalle. Porque encaramado en lo más alto de los riscos blancos de Pamukkale se encuentra una atracción aún más fascinante: las ruinas de la hermosa ciudad antigua de Hierápolis.

Una ciudad con un espectáculo "escalofriante"

Hierápolis fue fundada por los reyes atálidos de Pérgamo a finales del siglo II a. C. antes de ser tomada por los romanos en el año 133 d. C.

Bajo el dominio romano, el lugar se convirtió en una próspera ciudad balneario. Durante el siglo III, visitantes de todo el Imperio llegaban para admirar el paisaje y bañarse en las supuestamente curativas aguas.

El éxito de la ciudad todavía es visible en su impresionante puerta de entrada arqueada, su calle principal con columnas y su anfiteatro bellamente restaurado, todo construido con la misma piedra travertino local que brilla dorado bajo el cálido sol turco.

Pamukkale
Las aguas cargadas de calcita de Pamukkale han creado un paisaje surrealista de cuencas en terrazas y cascadas petrificadas.

"Las aguas termales son probablemente una de las principales razones de la fundación de la ciudad", dice la Dra. Sarah Yeomans, arqueóloga de la Universidad del Sur de California especialista en el Imperio Romano. "A mediados del siglo II, Hierápolis fue una hermosa y bulliciosa ciudad balneario con lo que imagino que era una población dinámica y diversa dada la popularidad de esos lugares entre los visitantes".

Pero Hierápolis también era conocida en todo el mundo romano por otra razón más siniestra. Se decía que era la ubicación de una "puerta al infierno", un portal al inframundo donde el aliento tóxico del perro de tres cabezas Cerbero fluía desde el suelo, reclamando víctimas desprevenidas en nombre de su maestro, el dios Plutón.

La ciudad incluía un santuario, el Plutonio, al cual los peregrinos llegaban desde distintas partes y pagaban a los sacerdotes para que hiciesen sacrificios en nombre de Plutón.

Los escritores de la época, incluidos Plinio el Viejo y el geógrafo griego Estrabón, describieron estos sacrificios como un espectáculo escalofriante.

Los sacerdotes llevaban animales al santuario, como ovejas o toros. Por "la mano del dios", el animal caía muerto instantáneamente mientras que el sacerdote salía vivo.

"Tiré gorriones, y de inmediato dieron su último suspiro y cayeron", escribió Estrabón en el Libro 13 de su enciclopedia Geografía, claramente asombrado por lo que acababa de presenciar.

Si se visita Plutonion hoy, resulta difícil imaginar que esas escenas dramáticas hayan sido reales.

Ahora excavado y restaurado, el santuario es un lugar tranquilo que incluye un recinto rectangular lleno de agua cristalina y una pequeña entrada arqueada en un lado. En la parte superior hay asientos escalonados para los espectadores y una réplica de la estatua de Plutón.

¿Cómo podían sobrevivir los sacerdotes mientras los animales morían?

Dióxido de carbono en niveles "ultra altos"

Hardy Pfanz, un biólogo de la Universidad de Duisburg-Essen en Alemania que estudia los gases geogénicos, se mostraba intrigado.

"Cuando leí las descripciones de los escritores antiguos, comencé a preguntarme si podría haber una explicación científica", dice. "Me preguntaba, ¿podría esta puerta al infierno ser un respiradero volcánico?"

Plutonio
Templo a Plutón.

Deseoso de probar su teoría, Pfanz viajó a Hierápolis en 2013. "No estábamos seguros de lo que encontraríamos. Podría haber sido inventado, podría haber sido nada", se rió. "Ciertamente no esperábamos obtener una respuesta tan rápido".

Pero obtuvo una respuesta, casi de inmediato. "Vimos decenas de criaturas muertas alrededor de la entrada: ratones, gorriones, mirlos, muchos escarabajos, avispas y otros insectos. Entonces, supimos de inmediato que las historias eran ciertas".

Cuando Pfanz probó el aire alrededor del respiradero con un analizador de gas portátil, descubrió la razón: niveles tóxicos de dióxido de carbono. El aire normal contiene solo 0,04% de CO2, pero Pfanz se sorprendió al descubrir que la concentración alrededor del santuario alcanzó un asombroso 80%.

"Solo unos minutos de exposición al 10% de dióxido de carbono podrían matarte", explica Pfanz, "por lo que los niveles aquí son realmente mortales".

Estos niveles ultra altos de dióxido de carbono son causados ​​por el mismo sistema geológico que creó las aguas termales y las espectaculares terrazas de travertino de la zona.

Hierápolis está construida sobre la falla de Pamukkale, una falla tectónica activa de 35km de largo donde las grietas en la corteza terrestre permiten que el agua rica en minerales y los gases mortales escapen a la superficie. Una de ellas pasa directamente por debajo del centro de la ciudad y entra en Plutonion.

"Es casi seguro que la elección de la ubicación del Plutonio estuvo directamente relacionada con los respiraderos de gas sísmico que existen aquí", dijo Yeomans. "Dado que el inframundo y las deidades y mitos asociados con él eran una parte importante de su espíritu religioso, tiene sentido que construyeran templos y santuarios en los lugares que más evocaban el mundo que creían que estaba bajo sus pies".

Pero tal proximidad a las fuerzas de la naturaleza tuvo un precio: varios terremotos arrasaron la ciudad en los años 17 d. C., 60 d. C., y nuevamente en los siglos XVII y XIV.

Finalmente, Hierápolis fue abandonada.

Aguas termales
Visitantes de todo el Imperio Romano llegaban a la ciudad balneario para sumergirse en las aguas geotermales ricas en minerales

¿Mito o truco?

Pero Pfanz todavía estaba desconcertado por una cosa: si esta área era tan mortal, ¿por qué los sacerdotes en Plutonio no murieron también?

Regresó a Hierápolis al año siguiente y esta vez estudió las concentraciones del gas en diferentes momentos del día.

"Notamos que durante el día, cuando hace calor y hace sol, el dióxido de carbono se disipa rápidamente", dice. "Pero debido a que el dióxido de carbono es más pesado que el aire, por la noche, cuando hace más frío, se acumula en la arena, creando un lago letal de gas a nivel del suelo".

Su conclusión: los animales, con la nariz pegada al suelo se asfixiaron rápidamente en esta nube tóxica, pero los sacerdotes, más altos, respiraban niveles mucho más bajos de CO2 y pudieron sobrevivir.

¿Era este espectáculo un truco de confianza masivo para hacer dinero, o los sacerdotes realmente creían que se estaban comunicando con los dioses?

"No hay duda de que Plutonio en Hierápolis fue un gran negocio", dice Yeomans, "pero es difícil estar seguro de si los sacerdotes realmente entendieron lo que estaba pasando. Algunos pueden haber atribuido su supervivencia al favor de lo divino, mientras que otros puede haberlo considerado como un fenómeno natural, aunque enigmático, que podría observarse y, al menos hasta cierto punto, predecirse ".

Hoy en día, el templo de Plutonio se encuentra tapiado y recientemente se le ha construido una pasarela alrededor para darle a los visitantes la oportunidad de ver el lugar sin acercarse demasiado a la fuente del gas mortal.

Pero incluso con estos adornos modernos, es emocionante poder seguir los pasos de los peregrinos griegos y romanos y contemplar el lugar donde la mitología y la realidad se encuentran; donde los dioses antiguos se acercaron y tocaron la vida de la gente.

"Cuando reconocí por primera vez que el legendario aliento de Cerbero es en realidad dióxido de carbono, estaba parado justo en frente del arco", apunta Pfanz. "En ese momento, me di cuenta de que habíamos resuelto este antiguo misterio; era una sensación realmente fantástica".

Travertinos de Pamukkale
Pamukkale es una de las atracciones turísticas más populares de Turquía

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.