¿Porqué mi niño?, dice madre ante ataúd de su hijo en Caborca

·2  min de lectura

HERMOSILLO, Son., noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- ¿Por qué?, ¿por qué?, ¿por qué mi niño?, ¿por qué mi hijo? se pregunta a gritos, en llanto desconsolado, Alin, la madre de Tadeo Bernabé de 4 años de edad, mientras se aferra a un pequeño ataúd blanco.

Afuera del palacio municipal de Caborca una familia alcanzada por la tragedia y muerte que provoca el crimen organizado, rodea el féretro del niño y el de su padre Armando Carrillo Iribe de 23 años de edad; sufrieron un ataque armado cuando salían de una fiesta, la madrugada del lunes junto a otras personas.

Armando era empleado municipal. Este día el departamento de recolección de basura está de luto. Unidos en el dolor, rindieron homenaje a su compañero e hicieron pase de lista, donde exclamaron al unísono Presente, al nombrar tres veces al joven.

El breve homenaje -transmitido en redes sociales-, desencadenó sentimientos encontrados de dolor, coraje, tristeza e impotencia y de nuevo se elevó el reclamo de justicia, como ha sucedido en ocasiones anteriores.

Los primeros minutos del lunes 16 de noviembre, se registraron dos ataques armados en el municipio de Caborca, por el cual fallecieron cinco personas, entre ellas el niño de cuatro años de edad; dos más, se encuentran heridas de gravedad.

A las 00:15 horas, en un domicilio ubicado en las calles 4 y 5 con Avenida P, de la colonia Centro, acribillaron a dos hombres, uno de ellos identificado como Rigoberto Páez "El Rigo" y al otro sólo se conoce como "El Wero".

Minutos después, a las 00:20 horas, se registró una agresión con proyectiles de arma de fuego contra un vehículo Honda Civic, color azul, con placas afiliadas, en el cual perdieron la vida padre e hijo, Armando y Tadeo Bernabé.

Quedaron gravemente Yulisa de 19; Karime, de 20, y Felipe, empleado de intendencia del Instituto Kino, de 42 años de edad, quien falleció horas después en un hospital.

Momentos desgarradores y de terror viven residentes de Caborca, Sonora; al poco tiempo de salir el cortejo fúnebre del ayuntamiento con el ataúd del niño Tadeo Bernabé y su padre Armando, un hombre fue ejecutado al interior de una tienda de abarrotes en la colonia La Huerta. La violencia parece no tener fin en esta región de desierto.