Por qué no es buena idea tomar café sin filtrar, sobre todo para el corazón

·5  min de lectura
Coffee brewing in a French press in warm morning light;
La ciencia ha demostrado que el café sin filtrar contiene sustancias que aumentan la cantidad de colesterol en sangre. (Foto: Getty)

El café es una de las bebidas más populares en todo el mundo y el estimulante más utilizado. Como todo lo que comemos y bebemos, tiene sus pros y sus contras. Pero más allá de tomarlo solo, con leche, con o sin azúcar... lo que realmente marca la diferencia es la forma de prepararlo, ya que puede influir más de lo que creemos en nuestra salud.

Sí, los métodos de preparación, como el prensado francés y otras técnicas de preparación sin filtrar, pueden contribuir a generar problemas de salud relacionados con el corazón.

Hay muchas formas de preparar el café, y se ha descubierto que filtrar café con un filtro de papel es mejor para la salud, sobre todo para adultos mayores. (Foto: Getty)
Hay muchas formas de preparar el café, y se ha descubierto que filtrar café con un filtro de papel es mejor para la salud, sobre todo para adultos mayores. (Foto: Getty)

La evidencia dice que el café sin filtrar contiene sustancias que aumentan los niveles de colesterol en la sangre. De hecho, según la la Sociedad Europea de Cardiología, los estudios proporcionan evidencia sólida y convincente de un vínculo entre los métodos de preparación del café, los ataques cardíacos y la longevidad. De modo que una taza de café sin filtrar contiene aproximadamente 30 veces la concentración de las sustancias que aumentan los lípidos en comparación con el café filtrado, según recoge Harvard Health Publishing.

El café sin filtrar prescinde del filtro y se prepara hirviendo a fuego lento los granos de café molidos directamente en agua hirviendo y dejándolos reposar brevemente. La prensa francesa, los métodos de preparación griegos y turcos, y el espresso son productos de un proceso de elaboración sin filtrar, explican en Livestrong.

El problema es que el café o una infusión sin filtrar contiene diterpenos, que son sustancias aceitosas que se encuentran en los granos de café y que pueden aumentar el colesterol LDL 'malo'. Y los niveles altos de colesterol pueden aumentar las probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

"El café sin filtrar, como el café griego y turco, que se hierve, o el café hecho en una prensa francesa contiene mayores cantidades de cafestol y kahweol, sustancias químicas que se encuentran en las gotas de aceite que flotan en el café y también en el sedimento", cuentan expertos como la dietista Lisa Drayer, en declaraciones a CNN.

Estos compuestos del café pertenecen a la familia de los alcoholes diterpenos. Se localizan en los granos de café donde al contacto con agua caliente se liberan. Por eso el café hervido tiene grandes cantidades de estos componentes. No obstante, cuando se prepara el café con filtro, las cantidades de esos dos componentes son insignificantes.

No obstante, hay que decir también que el café sin filtrar puede afectar la salud del corazón pero "hasta cierto punto". Eso es lo que encontró un gran estudio de 20 años que involucró a más de medio millón de personas: los bebedores de café sin filtrar tenían tasas de mortalidad más altas que los que bebían café filtrado.

Más específicamente, se observó que, por ejemplo, los bebedores de cerveza sin filtrar tener un riesgo mayor de morir por enfermedad cardíaca, enfermedad isquémica del corazón o un derrame cerebral, según el estudio de abril 2020 publicado en el European Journal of Preventive Cardiology

Con respecto a los diterpenos presentes en el café sin filtrar, según recoge un artículo publicado en Alimente, la web de salud, tendencias de consumo y cocina saludable de El Confidencial, se trata de unos compuestos químicos (de los que existen más de 85 variedades) que se caracterizan por ser terpenos con 20 átomos de carbono. Algunos, como el taxol, pueden ser de gran valor para la ciencia médica, pero otros, como los presentes en el café, pueden tener efectos negativos, pues aumentan los niveles de colesterol de baja densidad (LDL, el malo) en sangre. Son moléculas considerablemente grandes y, en su estudio, los investigadores admiten que un café sin filtrar (por una simple lámina de papel, como la típica de las cafeteras de oficina) contiene hasta 30 veces más diterpenos que uno que sí haya pasado por este proceso.

El investigador Dag S. Thelle, uno de los autores principales, asegura que "observamos este efecto de los diterpenos, sabiendo que el café los contenía hace 30 años. El problema es que realizar un estudio aleatorizado, obligando a los sujetos a tomar algo que puede ser malo para su salud estaba carente de toda ética. Por eso nos propusimos realizar un macroestudio y, finalmente, dos décadas después podemos presentar los resultados".

Esto significa que, especialmente si lo estás bebiendo en exceso, el café sin filtrar puede aumentar las probabilidades de desarrollar afecciones crónicas como enfermedades cardíacas, además de causar nerviosismo, palpitaciones del corazón, nerviosismo e insomnio debido a las altas dosis de cafeína. Por eso, el consumo de café debe ser moderado; se recomieda una cantidad máxima de 400 mg de cafeína, aproximadamente 4 tazas de café. También se recomienda a las mujeres embarazadas que consuman menos de 200 mg de cafeína al día (2 tazas de café). La cafeína pasa a través de la placenta al feto y se ha asociado con la pérdida del embarazo y el bajo peso al nacer.

  1. Usa un filtro. Si es posible, opta por bebidas filtradas (como café de goteo o de vertido) y guarde su café sin filtrar para ocasiones especiales. Utilizar un filtro elimina esas sustancias nocivas y, por tanto, hace que estas enfermedades cardiovasculares y la muerte prematura sean menos probables.

  2. Controla tu colesterol con la ayuda del médico para asegurarte de que tu LDL no aumente a niveles dañinos.

  3. Tómalo con moderación. Al igual que con cualquier otro alimento o bebida, solo porque un poco sea bueno, no significa que mucho será mejor

  4. Escucha a tu cuerpo. Cuando se trata de café y cafeína en general, necesitas conocerte a ti mismo y no excederte en la dosis para que no cause dependencia y efectos secundarios. Debes preguntarte cómo te sienta, si te provoca nerviosismo o palpitaciones, si la cafeína hace que te duela el estómago o te ayuda a pensar con más claridad o a desempeñarte mejor cuando haces ejercicio. Solo tú puedes responder estas preguntas y dosificarte porque aunque te siente bien, debes controlar su ingesta. 

  5. Elige bien la hora a lo que lo tomas. Algunas personas solo toleran una o dos tazas de café por la mañana, pero por la tarde ya no toman porque interfiere con su descanso.

Y recuerda que que el café filtrado y el café instantáneo casi no contienen diterpenos, ya que el filtrado y procesamiento de estos tipos de café eliminan los diterpenos, según la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés).

Más historias que te pueden interesar:

Leche entera, los beneficios para el corazón que no se conocían

Sin azúcar pero con riesgo, la trampa de las bebidas con edulcorantes

De desencadenante a protector: beber café puede ser bueno si te diagnostican cáncer de colon

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.