Por qué Netflix, Disney Plus y HBO Max son cada vez más caros

El coste de los servicios de streaming es cada vez más caro. Si eres alguien que se suscribe a varios al mismo tiempo, entonces el coste empezará a sentirse pesado, lo que está haciendo que muchos suscriptores abandonen plataformas, cansados de pagar una tarifa mensual cada vez más cara.

Empresas como Netflix, Disney Plus o HBO Max se están topando en estos momentos con la cruda realidad económica de su propio negocio, es decir, los costos reales que supone la producción y distribución de su contenido.

Mientras que algunas de estas empresas están perdiendo dinero pagando para incoporporar contenido en sus blibiotecas, otras están perdiendo dinero al distribuirlo únicamente en sus propias plataformas como una forma de lograr exclusividad y diferenciación respecto a la competencia.

El problema para estas compañías es que la inversión en contenido no se beneficia tanto de agregar nuevos suscriptores, ya que el mercado continúa madurando, la competencia es voraz y la mayoría de las personas ya se han encerrado en los servicios de su elección.

Además, a todo ello hay que sumarle la presión de que no sólo tienen que contentar a los espectadores, sino también a sus accionistas, ávidos de beneficios que llevarse a la boca.

Ante este panorama las plataformas de contenido en streaming solo tienen estos caminos: aumentar los precios, incorporar publicidad o ambas cosas a la vez, explican en The Verge.

Por qué Netflix, Disney Plus y HBO Max son cada vez más caros REUTERS/Dado Ruvic/Illustration
Por qué Netflix, Disney Plus y HBO Max son cada vez más caros REUTERS/Dado Ruvic/Illustration

Un mercado cada vez más maduro y menor crecimiento

El crecimiento de los espectadores se observa sobre todo en la televisión gratuita con publicidad (FAST) y el vídeo a la carta con publicidad (AVoD), con un aumento intertrimestral del 4,9% y el 3,6%, respectivamente. Alrededor del 9% de los hogares estadounidenses se suscribieron a nuevos servicios de streaming en el cuarto trimestre, lo que supuso un aumento del 8% respecto al trimestre anterior.

Los usuarios se inclinan poco a poco por los servicios de streaming y por cortar el cable. Como se menciona en Kantar, el 85% de los hogares estadounidenses están suscritos a un servicio de vídeo. Hay un aumento del 2% interanual, lo que hace que el número total de hogares con suscripciones sea de 109,4 millones a finales de 2021.

Con la prevalencia de los principales programas disponibles sólo en las plataformas de streaming, los usuarios podrían verse obligados a suscribirse para estar al tanto de los programas actuales o de las tendencias cinematográficas, independientemente del aumento de precio. Según los datos analizados, un hogar medio está suscrito a 4,7 servicios de streaming.

La competencia ahora no radica en el deseo del consumidor de suscribirse a un servicio, sino en el servicio al que se suscribirá. Netflix ha experimentado un descenso interanual del 5%, a pesar del éxito de muchos programas a lo largo de los años con títulos como "El juego del calamar" y "Stranger Things". En total, Netflix cuenta ahora con menos de dos tercios de los suscriptores estadounidenses.

Aumento de precios a lo largo de los años

Más de una década antes, Netflix ofrecía sus servicios por 7,99 dólares al mes. Ahora, los usuarios tendrán que pagar apenas un dólar menos por una suscripción que muestra anuncios. El servicio premium sin anuncios que ofrecían costaba 11,99 dólares al mes en 2013, lo que ya es una gran diferencia para algunos. En cinco años, pasó de costar casi 11,99 dólares a 13,99 dólares, aumentando constantemente su precio.

En 2019, los precios mensuales de Netflix volvieron a subir. El plan estándar pasó de 9,99 dólares a 10,99 dólares, y luego a 13,99 dólares, que era el precio de su plan premium en 2017. En ese momento, los usuarios tendrán que pagar 15,99 dólares por un plan premium, lo que supone un fuerte aumento respecto a su cargo inicial de 8 dólares al mes.

Para la suscripción de este 2022, los usuarios tendrán que asumir ahora una cuota mensual de 19,99 dólares por un plan premium. Los usuarios también pueden optar por el plan estándar, que cuesta 15,49 dólares, y el plan básico por 9,99 dólares. El principal servicio de streaming no es el único afectado, ya que Hulu también ha subido sus precios de suscripción.

Más noticias que te pueden interesar: