Por qué la generación Z se ha vuelto loca con una cámara fotográfica de hace 20 años

La generación Z, formada por los nacidos entre mediados de los 90 y la primera década del 2000, ha adoptado las cuestionables tendencias del efecto 2000 de los vaqueros de cintura baja y las Uggs, y ahora está dirigiendo su atención a las viejas cámaras digitales de principios de la década de 2000.

Imposible olvidarse de estos aparatos y sus fotos borrosas, sus feos marcos metálicos, su correa para llevarlas atadas a la muñeca y la imposibilidad de editar las imágenes para que fueran perfectas para las redes sociales.

Eso es exactamente lo que está de moda entre la generación más joven, que se rebela contra las fotos elegantes y editadas de sus iPhones para buscar más autenticidad en sus imágenes. La primavera pasada, Anthony Tabarez celebró el baile de graduación como muchos de los estudiantes de secundaria de hoy: bailó toda la noche y lo capturó en fotos y vídeos. Las instantáneas muestran al Sr. Tabarez, de 18 años, y a sus amigos sonriendo, saltando y agitando los brazos desde una pista de baile abarrotada.

Las hoy consideradas viejas cámaras digitales están causando furor entre la generación Z. En la imagen un modelo de Olympus y Sony de 2012 en una tienda de Tokio. Foto:  REUTERS/Kim Kyung-Hoon.
Las hoy consideradas viejas cámaras digitales están causando furor entre la generación Z. En la imagen un modelo de Olympus y Sony de 2012 en una tienda de Tokio. Foto: REUTERS/Kim Kyung-Hoon.

Pero en lugar de utilizar su smartphone, el Sr. Tabarez documentó la noche del baile con una Olympus FE-230, una cámara digital plateada de 7,1 megapíxeles fabricada en 2007 y propiedad de su madre. Durante su último año de instituto, este tipo de cámaras empezaron a aparecer en las aulas y en las reuniones sociales. La noche del baile de graduación, Tabarez pasó su cámara, que sacaba fotos fucsias que parecían sacadas de los primeros años.

"Estamos tan acostumbrados a nuestros teléfonos", dice Tabarez, estudiante de primer año de la Universidad Estatal de California en Northridge. "Cuando tienes una nueva cámara que hace fotos tan diferentes, es más emocionante", asegura en declaraciones concedidas al New York Times.

Las cámaras de la infancia de la Generación Z, consideradas obsoletas y sin sentido por sus propietarios originales, vuelven a estar de moda. Los jóvenes se deleitan con la novedad de un look antiguo, promocionando las cámaras digitales en TikTok y compartiendo las fotos que producen en Instagram. El hashtag #digitalcamera tiene 184 millones de visualizaciones en TikTok.

Olympus FE-230 (Amazon)
Olympus FE-230 (Amazon)

Influencers modernas como Kylie Jenner, Bella Hadid y Charli D'Amelio fomentan la diversión e imitan a sus compañeras de principios de los 2000 haciendo fotos borrosas y sobreexpuestas. En lugar de que los paparazzi publiquen estas fotos en tabloides o sitios web de cotilleos, las influencers las cuelgan en las redes sociales.

La mayoría de los adolescentes y adultos más jóvenes de hoy eran niños en el cambio de milenio. La Generación Z creció con teléfonos inteligentes que cada vez lo tenían todo, eliminando la necesidad de cámaras independientes, dispositivos de cartografía y otros artilugios. El año pasado, el 36% de los adolescentes estadounidenses declararon que pasaban demasiado tiempo en las redes sociales, según el Pew Research Center.

Ese respiro viene en parte de las cámaras digitales compactas que descubren los miembros de la Generación Z rebuscando en los cajones de los trastos viejos de sus padres y comprando en tiendas de segunda mano. Cámaras como Canon Powershot y Kodak EasyShare son algunos de sus hallazgos, que aparecen en fiestas y otros eventos sociales.

Cámara Canon
Cámara Canon "PowerShot A400", con 3.3 mega-pixel CCD presentada en septiembre de 2004. Foto: YOSHIKAZU TSUNO/AFP via Getty Images.

La generación Z está enamorada de los años 2000

En los últimos años, la Generación Z se ha apoderado de la nostalgia por el efecto 2000, un periodo de entusiasmo tecnológico y angustia existencial que abarcó desde finales de los 90 hasta principios de los 2000. La nostalgia se ha extendido a TikTok, alimentando tendencias de moda como los pantalones de tiro bajo, los chándales y los vestidos de terciopelo sobre vaqueros.

En comparación con los smartphones actuales, las cámaras digitales más antiguas tienen menos megapíxeles que captan menos detalles y objetivos integrados con aberturas más grandes que dejan pasar menos luz, dos factores que contribuyen a que las fotos sean de peor calidad. Pero en un mundo de fotos de smartphone más o menos estándar, las peculiaridades de las fotos tomadas con cámaras digitales se consideran ahora tesoros y no motivos para borrarlas.

Mark Hunter, de 37 años, un fotógrafo que solía fotografiar la vida nocturna de los famosos con cámaras digitales a principios de la década de 2000, declaró al Times: "La gente se está dando cuenta de que es divertido tener algo que no esté conectado a su teléfono.

Y no son sólo los estudiantes de secundaria y universitarios los que se están subiendo al carro, sino que celebridades como Kylie Jenner y Bella Hadid también han sido vistas luciendo el básico de principios de los 2000.

Muchas de las adolescentes y jóvenes famosas de hoy en día cuelgan estas imágenes borrosas y poco refinadas en sus páginas de Instagram, en lugar de en los álbumes de recortes de sus padres -a diferencia de sus propias fotos de la infancia, que reposan polvorientas en la estantería-, y se deleitan con la nueva tendencia.

Según un estudio del Pew Research Center, más del 35% de los adolescentes han admitido que pasan demasiado tiempo con sus teléfonos, y algunos han decidido por voluntad propia distanciarse de esos aparatos que les chupan el alma y les deprimen mentalmente.

Para vivir con más libertad, los adolescentes rebuscan en las viejas cajas de sus padres y sacan cámaras Canon Powershot y Kodak EasyShare, y si no las encuentran en casa, recurren a eBay y otros sitios de segunda mano.

Brielle Saggese, estratega de estilo de vida, declaró al Times que algunos miembros de la Generación Z utilizan las cámaras para parecer más auténticos en Internet y dar a sus cuentas "una capa de personalidad que no tienen la mayoría de los contenidos para iPhone".

"Queremos que nuestros dispositivos se integren discretamente en nuestro entorno y no sean visibles. La estética del efecto 2000 ha dado la vuelta a esta idea", afirma. Sin embargo, algunos sólo quieren una forma diferente de inmortalizar un momento especial.

Más noticias que te pueden interesar:

EN VIDEO | La generación Z lo tiene más difícil que los mileniales