Por qué es más saludable dormir desnudo que con pijama

·5  min de lectura
Dormir desnudo favorece la regulación de la temperatura corporal, el flujo circulatorio y la activación de la grasa marrón que permite renovar las células muertas y mantener la piel más tersa y saludable, evitando irritaciones y rozaduras innecesarias con prendas sintéticas, cinturas elásticas o costuras. (Foto: Getty)
Dormir desnudo favorece la regulación de la temperatura corporal, el flujo circulatorio y la activación de la grasa marrón que permite renovar las células muertas y mantener la piel más tersa y saludable, evitando irritaciones y rozaduras innecesarias con prendas sintéticas, cinturas elásticas o costuras. (Foto: Getty)

Dormir desnudo puede no ser lo primero en lo que pienses cuando se trata de mejorar tu salud, pero hay algunos beneficios que pueden ser demasiado buenos como para ignorarlos.

Lidiar con el frío o el calor que nos invade por las noches no solo provoca insomnio, también es el origen de otros problemas de salud debido a la falta de sueño. Por eso, los expertos en higiene del sueño recomiendan hacer todo lo posible para crear una atmósfera agradable en el dormitorio y mantener nuestra temperatura corporal por debajo de 21°C. La mejor forma de conseguirlo, dentro de la cama, la es durmiendo desnudo.

Algunas investigaciones sugieren que dormir desnudo puede tener un impacto positivo en el sueño, la salud reproductiva, la conexión con la pareja y la autoestima.

"Si nos acostamos desnudos ayudamos al organismo a optimizar de manera natural los procesos regulatorios y regeneradores mientras dormimos", afirman desde el Instituto Europeo del Sueño. 

De hecho, cuando vamos a la cama el cerebro envía mensajes a los vasos sanguíneos para que liberen calor, y así poder conciliar el sueño; por lo que es importante no cubrirnos demasiado. El objetivo es que el cuerpo esté menos caliente de lo normal para que el cerebro pueda regular la temperatura sin problemas. Dormir sin ropa también ayuda a evitar una excesiva sudoración que interrumpa las fases de sueño.

Tal y como explica Christine Hansen, entrenadora de sueño certificada, miembro de la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos (NSF por sus siglas en ingles) y fundadora de Sleep Like a Boss: "Las personas duermen mejor en temperaturas más frías que en temperaturas cálidas". Por eso la temperatura natural del cuerpo disminuye por si sola mientras dormimos. Asimismo, a medida que la temperatura corporal desciende, los niveles de cortisol bajan y los niveles de melatonina aumentan. “Por eso, cuando hace demasiado calor, te sientes nervioso y no puedes dormir”, añade Hansen.

Quienes duermen desnudos saben regular mejor su propia temperatura para la adecuada liberación de melatonina durante la noche y no padecer de mucho frío o calor. Esto es muy importante porque las hormonas anti-envejecimiento y la melatonina (esa sustancia que segregamos de forma natural), que por la noche ayuda al organismo a regular nuestros ciclos del sueño, se liberan mucho más fácilmente si tenemos una adecuada temperatura corporal.

Al dormir desnudo, por tanto, la temperatura corporal es menor. Esto no solo nos ayuda a descansar mejor, sino que teniendo en cuenta que lo que buscan las bacterias para alojarse son lugares cálidos: Sin ropa, las bacterias se alejarán. No encontrarán en tu cuerpo el “hogar” que necesitan. Ojo porque esta recomendación también es válida para el invierno.

Además, la sensación de placer y comodidad que tenemos al meternos en la cama sin ropa estimula la liberación de oxitocina, la cual reduce la presión arterial, estimula el sistema inmunológico, minimiza la ansiedad y protege el corazón. 

Otra ventaja es que dormir desnudo en una habitación fresca (no fría) permite activar la llamada grasa marrón, lo que contribuye a que pierdas peso con más facilidad que si duermes demasiado abrigado o en una habitación donde hace calor.

Por el contrario, dormir con pijama, con el consecuente aumento de temperatura corporal, no solo afecta al ciclo de sueño sino que también inhibe la llegada del sueño profundo. Según parece, al dormir con pijama (o bajo mantas pesadas) también se impide la liberación de la hormona del crecimiento, que es clave para la regeneración celular y, por tanto, actúa como una sustancia anti-edad.

De modo que, cuanto más ropa nos pongamos, más entorpecemos el proceso de reparación nocturna de huesos, músculos y piel. En cambio, al dormir sin ropa le permites a tu piel respirar, ayudándola a regenerarse sin dificultad y haciendo que luzca más joven, tersa y radiante a la mañana siguiente.

También debes tener en cuenta que algunas prendas de ropa, sobre todo las confeccionadas con telas sintéticas o muy ajustadas, suelen generar alguna incomodidad al dormir e interferir en la calidad y cantidad de sueño nocturno. La restricción de libertad de movimientos, por leve que sea, afecta al descanso. Es más, incluso se aconseja dormir sin ropa interior, en el caso de las mujeres para evitar infecciones vaginales ya que la vagina es propensa a producir humedad durante la noche, y la ropa interior puede atrapar esa humedad, creando un terreno ideal para las bacterias. “Los hongos vaginales aman los ambientes cerrados y cálidos, así que es recomendable usar ropa suelta o preferiblemente no llevar nada en absoluto”, explica el ginecólogo Austin Ugwumadu del Hospital St George’s de Londres (Reino Unido).

En los hombres, dormir desnudo ayuda a preservar la calidad de su esperma al mantener los testículos a una temperatura adecuada, no recibir presión de la ropa interior, ni roces con costuras.

Meterse en la cama sin nada de ropa podría incluso llegar a disminuir el riesgo de diabetes, según informa la Fundación Nacional del Sueño. La probabilidad de padecer diabetes disminuye si dormimos desnudos debido a que dormir en un ambiente más fresco provoca que las personas tengan una mayor estabilidad de los niveles de azúcar en la sangre y una mejor sensibilidad a la insulina.

No obstante, a pesar de las ventajas que te hemos contado, la NSF también puntualiza que, al dormir desnudo o con poca ropa, "el cuerpo se torna más susceptible a las variaciones en la temperatura ambiente". Por ello, conviene tener alguna manta cerca, por si acaso la temperatura de la habitación bajara demasiado durante la noche.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.