Por qué el hombre de Oklahoma que mató a tres jóvenes que entraron a robar a su casa no enfrentará cargos

Jesús Del Toro

Tres adolescentes decidieron entrar ilegalmente en una casa en la localidad de Broken Arrow, Oklahoma, y pagaron con su vida esa falta. Al parecer, aunque la investigación está aún en marcha, los tres jóvenes, según la televisora ABC, habrían entrado a la vivienda con intención de robar, pero lo que consiguieron fue una muerte violenta y fulminante.

Los adolescentes fueron abatidos cuando el hijo del propietario de la casa se percató de la intrusión y, con un rifle semiautomático AR-15 acribilló y mató a los invasores. Aunque legalmente en Oklahoma el uso de fuerza estaría justificado en situaciones como ésta, en la que personas entran ilegalmente en una casa con intenciones presumiblemente criminales, el incidente ha sido calificado por los medios como una prueba del precepto legal ‘Stand Your Ground’, que da justificación legal para utilizar fuerza de modo firme o activo cuando una persona percibe una amenaza que lo pone en peligro a ella o a otros.

Los tres adolescentes que fueron acribillados cuando presuntamente entreron ilegalmente a una casa en Oklahoma. (Fox23)

En ese sentido,  Zachary Peters, el joven de 23 años e hijo del dueño de la casa que abrió fuego la madrugada contra los invasores, tendría un atenuante importante en la norma ‘Stand Your Ground’ y por eso no enfrentará cargos por la muerte de los jóvenes Maxwell Cook, de 19 años, Jacob Redfern, de 17, y Jaykob Woodriff, de 16.

El propio Peters fue quien reportó el incidente en su casa al número de emergencia 911.

Según el portal Heavy, Peters dijo al despachador del 911 que “han forzado la entrada. Tres hombres, les disparé a dos en mi casa… Creo que uno cayó, el otro aún está hablando. Ustedes tienen que venir aquí ahora”. Por esas palabras, parece que Peters pensó que sólo baleó a dos de los adolescentes. Pero fueron tres los acribillados.

Además, una mujer de 21 años, identificada como Elizabeth Rodríguez, se entregó a las autoridades y ha sido acusada de cargos criminales vinculados a homicidio en primer grado y robo pues, aparentemente, ella esperaba afuera de la casa en un auto a los jóvenes, quizá para ayudarlos a escapar una vez que ellos salieran de la vivienda, pero huyó al escuchar los disparos.

Elizabeth Rodríguez habria incitado a los adolescentes a entrar a robar a la casa en Oklahoma. Fue arrestada y enfrenta cargos vinculados a homicidio y robo. (KFOR)

Las autoridades han confirmado que el caso de las tres muertes provocadas por Peters está siendo considerado como una situación de defensa propia.

“Es la opinión de esta oficina que las acciones de Zachary Peters son justificables… cuando usó una fuerza letal para defender su casa”, dijo el fiscal adjunto de distrito del condado Wagoner, Jack Thorp. “Está claro que actuó completamente dentro de la ley”, ratificó Thorp a la agencia AP.

El alguacil del condado apoya la decisión de no presentar cargos contra Peters. “Defendemos el derecho de nuestros ciudadanos, el derecho a portar armas y a defender sus hogares”, manifestó Elliott. “En este caso, estamos convencidos de que eso fue lo que sucedió”.

Rodríguez, en cambio, podría de ser culpable enfrentar una pena severa pues en Oklahoma, como señala la KFOR, la ley permite acusar a una persona de asesinato, incluso cuando no mató directamente a nadie, si las muertes suceden durante la comisión de un crimen. Y la televisora Fox 23 afirma que Rodríguez conocía la casa que fue invadida y que incluso, según testimonios recabados por la policía, ella habría incitado a los tres adolescentes a ir a robarla.

“No me voy a asumir la responsabilidad de los asesinatos. No lo haré. Me siento culpable, pero no me siento responsable”, dijo Rodríguez en una entrevista con ABC News.

En todo caso, queda en el debate si la reacción del joven ante los tres intrusos pudo haber sido diferente y no terminar de modo sangriento. Se ha afirmado que los adolescentes iban vestidos de negro y llevaban máscaras y guantes y que al menos dos de ellos estaban armados, pero sólo se ha mencionado que uno llevaba un cuchillo y otro una manopla metálica.

Quizá habría bastado que Peters encarase a los tres invasores y con la amenaza del rifle AR-15 que portara los hiciera huir de la casa, sin necesidad de acribillarlos, y luego llamar a la policía.

La casa en Broken Arrow, Oklahoma, donde el hijo del dueño acribilló con un AR-15 a tres jóvenes que irrumpieron por la noche en la vivienda. (ABC)

Pero tales especulaciones no consideran la tensión, el miedo mortal y la incertidumbre del momento a la mitad de la noche.

En todo caso, como la Fiscalía comentó a ABC, las autoridades están conscientes que este incidente abre interrogantes sobre las normas de ‘Stand Your Ground’ y también sobre el acusar de asesinato a una persona –en este caso Rodríguez– que habría participado en un delito que acabó con fatalidades pero que no mató directamente a nadie.

El caso dará presumiblemente de qué hablar en el futuro.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro