¿Por qué en España se toman 12 uvas en Nochevieja y qué hacen en otros países?

M. J. Arias
·4  min de lectura

Cada Nochevieja, la misma historia. Los presentadores de las campanadas (da igual el canal que sea) explicando a millones de personas sentadas ante el televisor la diferencia entre los cuartos y las campanadas de verdad y cuándo hay que empezar a comer las uvas. Una por cada ‘tolón’. Nervios, equivocaciones, atragantamientos, estrés… Una tradición que, dicen, trae suerte. Pero, ¿por qué se despide el año comiendo 12 uvas en España? ¿Qué hacen en otros países en lugar de eso?

new years eve festive tablecloth and grapes
new years eve festive tablecloth and grapes

Para la primera pregunta no hay consenso a la hora de responder. Según apuntan en National Geographic, depende de la fuente que se consulte. Lo único en que coinciden, es que viene de lejos. La teoría más lejana es la que esgrime que todo comenzó en 1882 cuando un grupo de madrileños decidió tomarse a broma la costumbre burguesa de comer uvas y beber champán en la cena del 31 de diciembre. Se plantaron en la Puerta del Sol a comer una de estas frutas con cada campanada. La idea cuajó y se fue extendiendo por el resto del país.

Sin embargo, hay quien cree que la costumbre de las uvas data de 1909 y que está relacionada con una cosecha abundante y buena. Los productores decidieron entonces venderlas como las uvas de la suerte. Después vino lo de que con cada una hay que pedir un deseo, que no vale sustituirlas con otra cosa porque da mala suerte, pelarlas…

Explicado el tema de las uvas, ¿qué hacen en otros países? Para eso hay tantas respuestas como territorios. Estas son algunas de las tradiciones más curiosas de la Nochevieja:

  • Italia: en el país transalpino llaman a la suerte (al final siempre va de eso) comiendo lentejas. Tiene que ver con la tradición romana de llevar una bolsa de esta legumbre confiando en que se transformarían en monedas.

  • Filipinas: como antigua colonia española, aún conservan la tradición de las 12 uvas. Y suman la de abrirlo todo para dejar entrar a la suerte. Los lunares en la ropa, dicen, atraen al dinero como las lentejas italianas.

  • Grecia: jugar a las cartas, los dados… La superstición dice que si se gana esta noche y se tiene suerte, esta acompañará el resto del año. En la cena, además, según explican en El Confidencial, se come un pan especial con albahaca y una moneda escondida. Encontrarla porta buena fortuna.

  • Dinamarca: platos contra las puertas de los amigos para desearles suerte, que va a asociada al número de trozos en los que se rompe la vajilla. A medianoche se suben a una silla y saltan.

  • Puerto Rico: toman las 12 uvas de rigor en España y, además, tiran cubos de agua por la ventana para sacar los malos espíritus.

  • Perú: se comen las 12 uvas, pero debajo de la mesa. Otra tradición es la de las patatas, tres para ser exactos. Una la pelan, otra no y una más solo a la mitad. Las tiran debajo de la cama y sin mirar sacan una. A más piel, menos dificultades.

  • Rumanía: solo en una parte del país, la situada al este, según el citado diario, reciben al Año Nuevo vestidos de osos y bailando en un pasacalles.

  • Estados Unidos: besarse al sonar las doce. Es algo que se ha visto mucho en el cine y las series.

  • Japón: en los templos budistas suenan 108 campanas y escucharlas purifica.

  • Colombia: hacer la maleta y dejarla junto a la puerta. Algunos aseguran que, incluso, cogerla y dar una vuelta a la casa con ella.

  • Rusia: escriben un deseo en un papel, lo queman y echan las cenizas en la copa con champán que luego se beben, publica La Vanguardia.

  • Reino Unido: recibir el año cantando. A ser posible, con la canción Auld Lang Syne.

Estas son algunas de las tradiciones y rituales que se cumplen en algunos países, pero lo cierto es que puede ser que no todo el mundo las siga al pie de la letra o que cada uno las adapte o transforme. Además, existen otras como quemar muebles antiguos, llevar ropa interior de color rojo, poner algo de oro en la copa con la que se brida…

EN VÍDEO | El Santa Claus ruso trabaja más duro que ningún otro