¿Por qué son tan populares las llamas y cuál es la razón por la que nos gustan mucho?

·6  min de lectura
<span class="caption">Llamas en un corral, Pasajes, Tarija, Bolivia.</span> <span class="attribution"><a class="link rapid-noclick-resp" href="https://www.gettyimages.com/detail/news-photo/llamas-in-a-pen-pasajes-tarija-bolivia-news-photo/558032007?adppopup=true" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Insights/Universal Images Group via Getty Images">Insights/Universal Images Group via Getty Images</a></span>
Llamas en un corral, Pasajes, Tarija, Bolivia. Insights/Universal Images Group via Getty Images

Con sus largas pestañas, orejas en forma de plátano, bocas hacia arriba y cuerpos fornidos cubiertos de lana rizada, las llamas parecen criaturas que salieron de una historia del Dr. Seuss. Y ahora son celebridades en Estados Unidos, México y otras partes del mundo.

Debido a su comportamiento amable y dócil, las llamas suelen ser las favoritas en los zoológicos de mascotas. Aparecen en festivales y bodas e incluso se han utilizado como animales de terapia.

Las llamas también han sido noticia médica en 2020. Su sistema inmunológico produce nanocuerpos – pequeños fragmentos de anticuerpos mucho más pequeños que los anticuerpos humanos – que tienen potencial como tratamientos para COVID-19.

Los científicos también están probando versiones sintéticas de nanocuerpos de llama como tecnologías para el tratamiento de enfermedades como la fibrosis quística.

Pero hay mucho más que saber sobre estos cautivadores animales. En mi trabajo como historiadora de América Latina, he estudiado su larga relación con los humanos en sus tierras de origen montañoso andino.

Estas interacciones han dado forma a todo lo relacionado con las llamas, desde la longitud y el color de su lana hasta su disposición y hábitos reproductivos.

Un linaje de camellos

Las llamas son descendientes de animales conocidos como guanaco salvaje, que fueron domesticados en América del Sur alrededor del 4500 a.C. Las llamas y el guanaco son dos de los cuatro miembros sudamericanos de la familia de los camellos. Las otras son la alpaca y la vicuña, una especie silvestre reconocida por su suave lana.

Los criadores emparejan regularmente llamas hembras con alpacas macho para crear crías dotadas de fina y valiosa lana de alpaca. Las llamas macho se crían con alpacas hembras para aumentar el peso de la lana.

Estos animales eran importantes para la economía del imperio inca, que floreció en Perú desde alrededor del año 1400 a 1533. Los incas usaban su lana para hacer telas, que se duplicaban como moneda. Los animales también proporcionaban carne y transportaban mercancías a lo largo de unas 25.000 millas de caminos incas.

Small gold llama figurine, Inca, about AD 1500.
Small gold llama figurine, Inca, about AD 1500.

Pero los incas no veían a las llamas y sus parientes solo como ganado. Más bien, estaban profundamente entrelazados con la cultura y las creencias espirituales de la región. Los incas y preincas sacrificaban llamas y alpacas en ceremonias religiosas para promover la fertilidad en sus rebaños. Sirvieron la carne de los animales en celebraciones patrocinadas por el estado para honrar a los dioses de la lluvia. Y sacrificaron y enterraron a estas criaturas en tierras recién conquistadas para legitimar la presencia inca.

La mejor lana

Los arqueólogos han desenterrado alpacas y llamas momificadas en Perú que tenían más de mil años. Los animales habían sido sacrificados y enterrados con cuentas, lana y piezas de plata.

El análisis de estos ejemplares perfectamente conservados reveló las magistrales técnicas de reproducción selectiva de sus manipuladores. Estos animales tenían una lana suave, tenue y de rápido crecimiento – más fina que la mejor cachemira actual. Entonces, ¿qué pasó con los genes que produjeron lana de tan alta calidad?

Ellos desaparecieron.

Después de que los españoles tomaron el control del imperio inca en la década de 1540, los gobernantes españoles vieron las llamas y las alpacas como bestias de carga o fuentes de carne. Muchos de los animales murieron por enfermedades introducidas por las ovejas y el ganado importados de los españoles. Los peruanos tardaron casi 300 años en lograr la independencia y más tiempo para que se reanudaran la población de los pueblos indígenas andinos y las prácticas tradicionales de cría.

¿Aderezo de llama?

Hoy en día no es raro ver llamas vestidas con coloridos trajes en las plazas públicas de los pueblos andinos. Esta es una tradición cultural de larga data, que simboliza el poder, el respeto y la reverencia entre los pueblos indígenas, especialmente en Bolivia y Perú. Por ejemplo, la danza Qhapaq Qolla, que se celebra cada julio en Paucartambo, Perú, reconoce a las llamas y sus pastores como partes poderosas de una “cosmovisión” andina o comprensión del universo.

Las culturas andinas poseen una cosmovisión holística que abarca a los seres humanos, las plantas, los animales, la tierra, los ríos, las montañas, la lluvia, la nieve y, por supuesto, las llamas. Muchos andinos asocian a los animales con seres sobrenaturales. Los pastores de la región peruana de Ayacucho creen que sus rebaños de llamas y alpacas no les pertenecen – son propiedad de los “wamani” – espíritus que residen en las aguas o en los picos de las montañas.

Creen que las llamas actúan como un conducto esencial entre las personas y los wamani, y los pastores mantienen esa conexión a través de obligaciones rituales que a menudo involucran a los animales. Pueden adornar llamas, disfrazar a los animales o “casarse” con llamas en un lecho nupcial. Los animales dóciles que cooperan en estas ceremonias se mantienen, se reproducen por más tiempo y crean generaciones futuras con temperamentos tranquilos.

La llama ‘moderna’

Las llamas llegaron por primera vez a Estados Unidos en el siglo XIX, importadas para zoológicos. En 1914, el alcalde de Buenos Aires le dio uno al entonces secretario de Estado William Jennings Bryan, aunque no se le permitió ingresar al país porque estaba infectado con fiebre aftosa.

En la década de 1980, las llamas se habían convertido en atracciones básicas en zoológicos de mascotas, ferias, ranchos de turistas y fiestas privadas. Los ganaderos los compraron para ahuyentar a los coyotes de sus ovejas. Los guías de campo cargaron llamas en lanchas a reacción y las condujeron a Cessnas para aventuras de “empaque de llamas” y excursiones de caza.

A los inversores que compraron llamas y alpacas como ganado no les fue tan bien, ya que no había mucho mercado en Estados Unidos para su leche o lana. Los cabilderos lograron ayudar a la industria a principios de la década de 2000 al incluir alpacas en las deducciones de la Sección 179 destinadas a hacer crecer las pequeñas empresas. Estas medidas, que se prorrogaron en 2010 y siguen vigentes, tratan la compra de alpacas como tractores u otros equipos nuevos.

Independientemente de estos incentivos y la popularidad cultural de las llamas, la propiedad de las llamas en territorio estadounidense ha disminuido de casi 145.000 animales en 2002 a menos de 40.000 en 2017. Si bien las llamas y alpacas se pueden encontrar en todos los estados, sus poblaciones se concentran principalmente en Arizona y el Pacífico noreste.

Las culturas andinas han fomentado durante mucho tiempo relaciones de reciprocidad entre los humanos y otros animales. Como sugieren los hallazgos médicos sobre los nanocuerpos de llamas, esa perspectiva puede ser más sabia de lo que los indígenas sudamericanos probablemente podrían haber imaginado.

Este artículo fue traducido por El Financiero.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation, un sitio de noticias sin fines de lucro dedicado a compartir ideas de expertos académicos.

Lee mas:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.