Se ponen pila en la Glorieta de Insurgentes

·2  min de lectura

Kevin Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO, abril 24 (EL UNIVERSAL).- El Ponte Pila del gobierno capitalino parece, en ocasiones, ganar adeptos en las plazas públicas que recorren.

Cuesta trabajo que el transeúnte, por sí solo, reconozca esta actividad sabatina.

Pero cuando llegan, se dejan impregnar por la música, los movimientos de las y los instructores. Este sábado sucedió así: Glorieta de Insurgentes, 16:10 horas, la gente caminaba dispersa.

Minutos más tarde, frente al Pilares, salieron con pequeñas tarimas que instalaron fast track. Una bocina, que apenas se alcanzaba a escuchar, una ecualización rápida y todo estaba listo.

Sólo hacía falta el director del Instituto del Deporte de la Ciudad de México, Javier Hidalgo Ponce, quien hizo acto de presencia a las 16:24 horas. Entonces sí, comenzó el baile.

Sería el mismo funcionario quien dio a conocer que todos los sábados, en la Glorieta, habrá baile, para todas las disciplinas.

La música sonó de menos a más, la bandera LGBTTTI se ondeó, pues el Ponte Pila será la antesala a las coreografías que se verán en la próxima marcha del orgullo, en la capital.

Así que, todas y todos listos.

Cuando Alejandro, de Lady Gaga, comenzó a sonar en un pedacito de la Glorieta de Insurgentes, las personas se quitaron la pena.

El cuerpo, inevitablemente, se aflojó liberando una carga de bailes arrítmicos.

Izquierda, derecha, un movimiento de cadera por aquí y por allá, las manos se enfilaban hacia arriba, se pegaban las palmas, los dedos apuntaban hacia el cielo.

Conforme iban pasando los minutos y la música sonaba, las personas iban ganando confianza de sí mismos para animarse a dar unos pasos de baile.

Los chicos de la comunidad engalanaron el evento. Fueron los estelares, los que se activaron con Alejandro o sin él.

Siguieron ritmos tradicionales, la samba. Un joven enseñaba su abdomen esbelto, se sentía orgulloso de su cuerpo y lo movía con sensualidad.

Sabía que le fotografiaban y se movía más y más.

Previamente, una de las instructoras llevó a cabo un ejercicio con los participantes, a fin de que lograran sentir su "cuerpa" y sacaran el estrés acumulado de toda la semana.

Claro, para muchos, la música y el baile pueden ser el mejor tratamiento para eliminar el estrés de esta ciudad, de todas la semanas, de los trabajos y sacarse la monotonía a como dé lugar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.