Ponchadura de llanta termina en abuso policial en Nicolás Romero

·3  min de lectura

NICOLÁS ROMERO, Méx., septiembre 18 (EL UNIVERSAL).- La ponchadura de una llanta y una "revisión de rutina" de Policías De Investigación de la Fiscalía mexiquense y de municipales derivó en una golpiza, detención de más de 12 horas en galeras municipales y pago de 5 mil pesos por una grúa que trasladó el vehículo a menos de 5 kilómetros, denunció Yoareli Vázquez este fin de semana de fiestas patrias.

Yoareli denunció abuso policial en contra de su hermano y su padre iban en un auto la madrugada del 16 de septiembre cuando se les ponchó una llanta en la zona de la parada "Francisco Sarabia" en El Puerto, por lo que pidió la intervención de la Comisión de Derechos Humanos y de la Fiscalía Especializada en delitos cometidos por servidores Públicos.

Fue cuando se les acercaron "dos policías ministeriales a preguntar si estaba todo en orden".

"Mi hermano les comentó de la ponchadura de la llanta y los policías le pidieron que se orillara y que saliera del auto porque le iban hacer una revisión de rutina'', relató Yoareli.

Cuando salió del auto uno de los policías comenzó a revisarlo empujándolo contra el auto, por lo que "mi hermano preguntó cuál era la situación", presuntamente tratando de cooperar, "fue cuando llegó otro ministerial y comenzó a insultarlo, lo sujetó del cuello y empujó su cara contra el auto, fue cuando mi hermano empezó a forcejear", entonces llegaron varios policías municipales a bordo de la unidad 24-22.

Los municipales lo levantaron de las piernas y estrellaron su cara contra el suelo, empezaron a patearlo en las costillas, espalda y piernas.

"Mi papá al ver la situación salió del auto y en su intento por defender a su hijo, también fue golpeado por otros cuatro policías municipales", denunció la joven.

Ambos fueron detenidos y trasladados a los "famosos separaros" a las galeras del juez calificador, donde pasaron entre 12 y 14 horas, "a mi hermano le quitaron su celular y a mi papá 7 mil pesos en efectivo de su cartera que obviamente jamás les devolvieron y tampoco les permitieron hacer una llamada para avisar de su detención", denunció la joven.

Además indicó Yoareli, se llevaron el carro al C-4 y "la grúa está cobrando 5 mil pesos por un arrastre de 7 kilómetros que se realiza en 15 minutos. Es una burla que después de un abuso de autoridad, uso de fuerza excesiva y robo, todavía tengamos que pagar más dinero".

"En ningún lado el Reglamento de Tránsito señala que sufrir una ponchadura de llanta es motivo para remitir el vehículo a un corralón, mucho menos el uso de la fuerza pública", aseveró Yoareli.

Autoridades de Nicolás Romero informaron que policías municipales acudieron al llamado de "elementos ministeriales que refirieron ser agredidos por los tripulantes de un vehículo, luego de que los agentes les señalaron una falta administrativa, por lo que les brindaron apoyo " y trasladaron a los detenidos ante el juez calificador, por alteración del orden e incitación a la riña".

Muestran fotos con bebidas alcohólicas sin abrir

Los ministeriales al acercarse al vehículo "se percataron de que hay bebidas alcohólicas al interior y notan que los dos tripulantes venían ingiriéndolas, de ahí el señalamiento de la falta administrativa, indicaron autoridades de Nicolás Romero.

No obstante en este municipio no hay alcoholímetro que determine si realmente el conductor estaba alcoholizado, reconocieron autoridades, quienes como prueba mostraron fotos de una bolsa de hielos, botellas de refrescos y bebidas cerradas que presuntamente estaban en el asiento trasero del auto.

"El cobro de 5 mil pesos de la grúa, es por un servicio concesionado por el gobierno del Estado de México", que no depende del ayuntamiento, respondieron ante los cuestionamientos.

EL UNIVERSAL también solicitó versión a autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México sobre este hecho, pero no hay respuesta hasta el momento.