Pon a trabajar a Alexa y a Siri

J. D. Biersdorfer
Los asistentes de software activados por voz --como los que incluyen los altavoces inteligentes, dispositivos móviles, computadoras y más--. (J. D. Biersdorfer/The New York Times)

Apple incluyó a Siri, su asistente virtual, al iPhone 4s en 2011, con lo que le dio a sus usuarios un método de manos libres para programar citas, reproducir música, buscar información y realizar otras tareas básicas. Menos de una década después, este tipo de asistentes abundan en los dispositivos digitales, incluyendo computadoras, altavoces inteligentes, tableros de autos y relojes, y pueden facilitarte el día y lograr que tu hogar funcione sin complicaciones.

Aunque los asistentes pueden hacer que la vida más eficiente, puede llevar tiempo aprender todas sus habilidades. Si recibiste un altavoz inteligente como regalo y no sabes cómo empezar, o solo te has aventurado a usar la aplicación del asistente en tu celular y quieres hacerlo más útil, a continuación, te ofrecemos una introducción rápida a la vida con un acompañante digital. Además, tenemos algunos consejos para proteger tu privacidad.

Paso 1: Elige a tu ayudante

Tu primer asistente es probable que sea el que estaba incluido en tu teléfono móvil, tableta o computadora, como Siri de Apple, Asistente de Google, Cortana de Microsoft o Bixby de Samsung. Si tu asistente todavía no está activo, necesitarás habilitarlo en la configuración del dispositivo y hacer algunos ejercicios para que el software aprenda a reconocer tu voz.

El programa de Alexa de Amazon puede ser encontrado en ciertos modelos de teléfonos fabricados por LG, Motorola y Sony —además está disponible en una amplia variedad de altavoces inteligentes Echo de Amazon, computadoras con Windows 10, accesorios como audífonos y, próximamente, anteojos inteligentes—. Necesitarás las aplicaciones para iOS y Android de Alexa para configurar la mayoría del hardware de Echo.

Paso 2: Revisa tu configuración de privacidad

Los asistentes activados por voz envían grabaciones de tus solicitudes para procesarlas y requieren de algo de tu información personal (como contactos y ubicación). Siempre están escuchando para trabajar de manera eficiente. Si eso te pone nervioso, puedes seguir algunos pasos para mantener el control de tus datos.

En la configuración de tu asistente, puedes decidir si quieres que escuche de manera constante a la espera de comandos o activarlo al presionar un botón. También puedes revisar las grabaciones y tu historial de solicitudes, administrar cómo son usados tus datos y decirle a tu asistente que olvide o elimine una solicitud.

Paso 3: Aprende lo básico

Una de las maneras más rápidas de aprender las habilidades de tu asistente es decir: “¿Qué puedo preguntarte?”. En un dispositivo con pantalla, tal vez verás una serie de sugerencias. Los comandos sencillos incluyen preguntar por el pronóstico del tiempo, pedir información sobre las condiciones del tráfico o revisar tus compromisos.

Los sitios de los fabricantes tienen instrucciones detalladas. Apple ofrece ayuda para usar a Siri, Google tiene los detalles sobre su Asistente, Microsoft brinda una vista general de los poderes de Cortana y Samsung invita a sus usuarios a aprender lo que Bixby puede hacer. Amazon cuenta con una práctica guía del usuario de Alexa.

Paso 4: Agrega hardware

Los asistentes con voz en altavoces inteligentes también se han convertido en los centros de control para los dispositivos conectados de manera inalámbrica como focos, reproductores de emisiones en continuo, termostatos y otros utensilios para hogares inteligentes. Cuando los compres, solo asegúrate de que el aparato que estás considerando es compatible con el asistente que elegiste.

Amazon domina el mercado de altavoces inteligentes, pero Apple cuenta con su HomePod y Google ofrece varios dispositivos para el entretenimiento y la seguridad en el hogar. El altavoz Galaxy Home de Samsung para Bixby está en desarrollo. Y si estás en la calle, Alexa Auto, Android Auto con el Asistente de Google y CarPlay de Apple con sugerencias de Siri mantiene a tu acompañante en uno de los asientos (Microsoft está alejando a Cortana de las aplicaciones y el hardware para llevarla más a una integración con Office 365).

Paso 5: Dale más poder con habilidades y rutinas

Como otras plataformas de software, los asistentes también trabajan con aplicaciones de terceros —a menudo referidas como “habilidades”, “acciones” o “cápsulas”. Estas aplicaciones incrementan en gran medida el poder de tu asistente como, por ejemplo, ordenar una pizza de pepperoni de tu cadena favorita para entrega a domicilio.

Para Siri en los dispositivos con iOS, abre la aplicación de atajos en iOS 12 o posteriores y presiona el icono de Galería para ver una serie de acciones preconfiguradas que puedes asignar. También puedes crear automatizaciones y diseñar tus propios atajos.

El sitio de Google contiene una guía para usar aplicaciones mediante la voz y crear rutinas. El sitio de Microsoft tiene una página sobre las habilidades de Cortana que puedes probar. Las “Cápsulas de Bixby” de Samsung también pueden correr rutinas en ciertos dispositivos.

El sitio de Amazon tiene una guía de Habilidades de Alexa para los miles de aplicaciones de voz del asistente —o simplemente puedes decir: “Alexa, ayúdame a comenzar con las habilidades”—. Al vincular Habilidades, también puedes configurar Rutinas para múltiples tareas con un comando —como ayudarte a comenzar tu día con tu pódcast de noticias matutino favorito, a encender la cafetera inteligente y aumentar de manera gradual el brillo de tu sistema de iluminación conectado—. Alexa, originalmente inspirada por la computadora controlada por voz de “Viaje a las estrellas”, incluso posee una habilidad oficial de “Viaje a las estrellas” y puede hablar en klingon cuando se lo ordenes.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2020 The New York Times Company