Polonia cree que hay participación humana en la catástrofe del río Óder

·2  min de lectura

Cracovia, (Polonia), 18 ago (EFE).- La ministra polaca de Medio Ambiente, Anna Moskwa, declaró este jueves que todas las hipótesis que se manejan para explicar la muerte masiva de peces en el río Óder incluyen la intervención humana, aunque se continúa investigando el caso.

En una entrevista para la televisión pública polaca, Moskwa explicó que "una posibilidad es que la muerte de los peces esté causada por el vertido de sustancias venenosas de alguna de las fábricas que hay cerca del río, la segunda hipótesis es la de las causas naturales y la tercera posible razón sería una combinación de los dos factores".

Según indicó la ministra, incluso si el desencadenante de la catástrofe fuesen las altas temperaturas y el bajo nivel en el caudal del río, "la acción humana" habría agravado la situación.

Moskwa afirmó que se han enviado muestras del agua del Óder a laboratorios de República Checa, Holanda y Gran Bretaña, pero "los resultados tardarán en llegar porque ordenamos una investigación lo más amplia posible, no solo para comprobar la situación actual sino también para tener información para el futuro".

A finales de julio aparecieron muertos millones de toneladas de peces en el río Óder, el segundo más largo de Polonia y fronterizo con Alemania, una catástrofe que el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, atribuyó a causas humanas debido a sus proporciones.

Por su parte, Berlín criticó a las autoridades polacas por no haber informado del posible vertido y la ministra alemana de Medio Ambiente, Steffi Lemke, solicitó un pronto esclarecimiento de la parte polaca.

Por otro lado, un diario polaco publica este jueves un informe de la Agencia de Aguas según el cual se han identificado más de 17.000 puntos de vertidos de residuos a ríos polacos sin autorizar o con situación irregular.

De ellos, más de 5.800 afectan al Óder y de estos sólo 3.500 tenían autorización para operar, si bien no todos lo hacían correctamente.

El organismo que gestiona las aguas públicas en Polonia ha denunciado a la policía 57 casos, 20 de los cuales se refieren al Odra.

En el informe se llama la atención sobre las bajas sanciones que se imponen por este tipo de delitos, lo que hace que muchas veces compense saltarse la ley a cambio de deshacerse de grandes cantidades de residuos e incluso sustancias venenosas.

El pasado martes, el presidente polaco, Andrzej Duda, firmó un cambio legal que afecta a diez leyes anteriores y que eleva a 10 años de prisión y 2,2 millones de euros las penas máximas por delitos ambientales y contra la salud pública.

(c) Agencia EFE