La polio se ha estado propagando silenciosamente en Nueva York desde abril, sugiere un estudio de los CDC

·3  min de lectura

El mortífero poliovirus puede haber estado circulando en la ciudad de Nueva York desde abril y en otras partes del estado hasta desde hace un año, según sugiere un nuevo análisis de una muestra de aguas residuales del lugar.

El estudio de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) de EE.UU. publicado el martes arroja más luz sobre el caso de poliomielitis detectado en una persona no vacunada en Nueva York el mes pasado, incluso cuando se sabía que el virus había sido eliminado de EE.UU. hace unos 40 años.

En junio, un joven adulto residente en un suburbio de Nueva York fue hospitalizado tras sufrir fiebre, rigidez en el cuello y síntomas gastrointestinales, así como debilidad en las extremidades, y se descubrió que era portador del patógeno.

El virus se aisló entonces de la persona y también se identificó en muestras de aguas residuales de dos condados vecinos de Nueva York.

Los expertos de los CDC dijeron que la persona no viajó al extranjero durante el período en que estuvo expuesta al patógeno y que puede haber contraído el virus por transmisión local.

Los investigadores descubrieron que la variante a la que se expuso la persona estaba relacionada con una forma debilitada del virus utilizada en la vacuna oral contra la polio, conocida como poliovirus derivado de la vacuna de tipo 2.

Dado que Estados Unidos dejó de vacunar contra la polio por vía oral en el año 2000, la transmisión original de esta cepa puede haber surgido de alguien de fuera del país.

Según el análisis del genoma del virus, la variante responsable del caso de Nueva York se relacionó con los poliovirus vinculados con la vacuna detectados recientemente en aguas residuales en Israel y el Reino Unido.

Los investigadores advirtieron que este tipo de infecciones pueden surgir cuando se administra la vacuna antipoliomielítica oral viva atenuada en una comunidad con baja cobertura de vacunación.

Estas vacunas vivas atenuadas se elaboran a partir de una forma de virus debilitada en el laboratorio que puede estimular una fuerte respuesta inmunitaria sin causar la enfermedad

Los expertos de los CDC advirtieron que las personas no vacunadas en EE.UU. siguen corriendo el riesgo de contraer poliomielitis paralítica (una forma grave de infección por el virus que causa parálisis) si se exponen al poliovirus salvaje o al derivado de la vacuna.

“La baja cobertura de vacunación en el condado de residencia del paciente indica que la comunidad corre el riesgo de sufrir más casos de poliomielitis paralítica”, señalaron los investigadores en el estudio.

Dado que los servicios de vacunación de rutina se interrumpieron durante la pandemia de covid-19, dijeron que ha habido una disminución en la administración y cobertura de vacunas, incluso contra la poliomielitis, “dejando a muchas comunidades en riesgo de brotes de enfermedades prevenibles mediante la vacunación”.

Los CDC han instado a todas las personas en EE.UU. a mantenerse al día con las vacunas recomendadas contra el poliovirus.