Polio, la enfermedad casi erradicada que resurge en Pakistán y es muy preocupante

·3  min de lectura

A lo largo de la historia, la poliomielitis ha causado auténticos estragos en las sociedades. Se trata de una infección vírica muy contagiosa que afecta, fundamentalmente, a los niños menores de cinco años y que puede llegar a causar parálisis.

Los avances sanitarios en las últimas décadas y la universalización de las vacunas han conseguido casi su completa erradicación en el planeta y actualmente, apenas hay dos países en los que la polio sigue presente: Afganistán y Pakistán. Precisamente, en este segundo la situación es de lo más preocupante, tal y como revela DW.

Administración de la vacuna de la polio en Pakistán. (Photo by ASIF HASSAN/AFP via Getty Images)
Administración de la vacuna de la polio en Pakistán. (Photo by ASIF HASSAN/AFP via Getty Images)

Y es que la enfermedad está avanzando a medida que se impone entre la población el escepticismo contra las vacunas y las teorías de la conspiración. Una situación de lo más preocupante ante el temor de que el virus pueda volver a extenderse.

En el distrito de Waziristán del Norte se han contabilizado ocho casos de polio en apenas un mes, lo que ha llenado de preocupación a las autoridades sanitarias.

Ya en los años 2014 y 2019 hubo un aumento de los contagiados en esa misma área, un lugar en el que los talibanes han tenido tradicionalmente una importante implantación. De esta manera, el rechazo a lo occidental es una costumbre. Y eso incluye, por supuesto, las vacunas.

Hay muchos padres que rechazan vacunar a sus hijos, ya que creen que se trata de una tapadera para espiar a los musulmanes y también para esterilizar a los pequeños. Pero es que, además, hay otros que están haciendo todo lo posible para engañar a las autoridades.

Normalmente, el personal que administra la vacuna suele marcar un dedo de los niños para demostrar que han recibido la inyección y lo que se está viviendo es que los padres negacionistas están marcando los dedos de los hijos para intentar engañar a los sanitarios, pese a no haberse vacunado.

Marca a los niños que se han vacunado de la polio en Pakistán. (Photo by Sabir Mazhar/Anadolu Agency via Getty Images)
Marca a los niños que se han vacunado de la polio en Pakistán. (Photo by Sabir Mazhar/Anadolu Agency via Getty Images)

Estratagemas que tienen como objetivo escapar de estas campañas de inmunización, pero lo único que consiguen es la permanencia del virus en la sociedad, convirtiendo a Pakistán en una de las grandes excepciones del mundo.

Los avances en la erradicación de la polio han sido notorios y, según la OMS, se ha pasado de 350.0000 casos en 125 países en 1988, a 175 en 2019, con prevalencia únicamente en Pakistán y Afganistán. Un éxito rotundo que, sin embargo, no termina de ser completo.

Otro de los problemas en suelo pakistaní es la falta de consecuencias por dar datos falsos. Pese a que es ilegal proporcionar información falsa a los funcionarios del Gobierno, lo cierto es que los culpables no son procesados ni multados, por lo que existe una cultura de la impunidad en la que saben que no va a tener ninguna consecuencia negativa la mentira.

Para conseguir que la población se tome en serio la lucha contra la polio, será necesario que empiecen a funcionar castigos y, sobre todo, una importante campaña de concienciación social. En los últimos años, se han visto escenas de violencia contra estos trabajadores. Desde 2012, los grupos islamistas han asesinado a más de 100 empleados sanitarios.

Solo con firmeza, Pakistán podrá dejar de ser ese 1% del mundo en el que todavía existe la polio y dar por erradicada por fin esta enfermedad.

EN VÍDEO I La animación gráfica más viral para concienciar del uso de las vacunas

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.