La Policía da por cerrada la investigación por el asesinato de Samuel: ¿qué ha pasado al final?

·4  min de lectura

En el día en el que se cumplen seis meses del asesinato del joven Samuel en A Coruña a manos de un grupo de personas que le golpearon tras una discusión al grito de ‘maricón’, La Voz de Galicia publica un reportaje con las claves del caso asegurando que la policía ya puede dar por cerrada la investigación. Solo faltaría que desde Estados Unidos autoricen el acceso a los datos de los móviles de los supuestos implicados para poder determinar algunos detalles aún en el aire. A día de hoy, el balance es de tres adultos en prisión, dos menores internados en un centro y dos investigados.

Miles de personas en toda España salieron a la calle para pedir 'justicia para Samuel' tras morir víctima de una paliza en A Coruña. (Foto: Guillermo Gutierrez Carrascal/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Miles de personas en toda España salieron a la calle para pedir 'justicia para Samuel' tras morir víctima de una paliza en A Coruña. (Foto: Guillermo Gutierrez Carrascal/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

La paliza que acabó con la vida de Samuel y que generó una reacción en cadena a lo largo de todo el territorio nacional con miles de personas echándose a la calle para condenar un crimen calificado de homófobo tuvo lugar el pasado 3 de julio del 2021. Medio año después, la investigación, especialmente complicada por las circunstancias que rodearon el caso, ha dado frutos en forma de detenciones. Según el mencionado diario gallego, se sabe con ‘certeza’ lo que ocurrió aquella noche.

Los testimonios de los testigos de la paliza, de los implicados y las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona han servido a los investigadores para reconstruir los hechos y trazar la cronología de los mismos. Así, como han recogido diversos medios en estos meses, todo comenzó con un malentendido y una discusión porque uno de los agresores creyó que Samuel lo estaba grabando con el móvil. El joven asesinado estaba con una amiga realizando una videollamada a una tercera persona. Entonces llegaron D. M. y su novia K. S. 

El primero se pensó que le estaban grabando y le gritó a la víctima: “O paras de grabar o te mato, maricón”. Después comenzó la agresión, a la que se sumaron A. F. y los dos menores internados en un centro. Los implicados habrían hecho después un pacto de silencio que no se cumplió. K. A., actualmente en prisión también, culpó de la agresión a D. M. y a A.F. K. S. fue detenida en su momento y liberada con cargos después. Además, hay un cuarto joven que fue investigado. 

Al falta de los datos que puedan proporcionar los móviles, ellos serán los que se sienten en el banquillo de los acusados. Sobre la importancia de la información de los móviles, desde El Caso señalan que estos podrían ser “clave para saber que pasó y para averiguar si, tal como dice la acusación particular, hubo delito de odio y lo mataron por ser homosexual”. Pese a los gritos e insultos homófobos recibidos por Samuel cuando recibió los golpes, algunos juristas consideran que es difícil probar que su condición sexual fuese el motivo de la agresión que acabó con su vida. 

Según recogió en su momento El Faro del Vigo, "juristas y expertos en Derecho advierten que, según lo que consta en el Código Penal español, el delito de odio podría no ajustarse a los hechos sufridos por Samuel Luiz, si bien cabrían agravantes de demostrarse que la orientación sexual del joven influyó en la situación". 

Un punto de vista que no comparte la Asociación pola Liberdade Afectiva e Sexual da Coruña (ALAS A CORUÑA), que se ha personado en el caso como acusación popular. Para saber si se considera a sí o no en el juzgado habrá que esperar al juicio, para el que aún no hay fecha ya que depende de que Estados Unidos obligue a las operadoras a proceder al vaciado de los móviles de los detenidos e investigados. En agosto, la jueza encargada del proceso señaló que el juicio se llevaría a cabo con un jurado popular. 

Ese mismo mes, RTVE tuvo acceso al sumario y en su crónica del mismo destacaba que el documento más relevante del mismo “es el atestado de la policía, donde se explica con total detalle lo ocurrido aquella noche en el paseo marítimo de la ciudad gallega”. Señalan, además, que, además del insulto homófobo lanzado a Samuel durante la paliza, “el sumario recoge, tras la declaración de una testigo ajena al grupo agresor”, que solo unas “pocas horas después del crimen, el mismo Diego se reúne en un parque de A Coruña y vuelve a repetir insultos homófobos contra Samuel, que ya está agonizando en el hospital”.

EN VÍDEO | Ser homosexual es todavía un delito en 78 países

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.