Siete policías de Miami despedidos o degradados durante la purga de Acevedo volverán al trabajo

·5  min de lectura

En un amplio rechazo a varias decisiones polémicas del destituido policial Art Acevedo, el jefe interino de la Policía de Miami ha recontratado a siete de los agentes de más alto rango, la mayoría en sus antiguos cargos.

Entre ellos está el matrimonio de mayor rango en la agencia y un sargento de armas que era un elemento popular en el Ayuntamiento. También regresa a su puesto como comandante el ex jefe de Asuntos Internos.

El jefe interino, Manny Morales, confirmó las reincorporaciones, pero no ofreció detalles sobre los motivos por los que decidió revocar las decisiones de su predecesor, que fue despedido en octubre tras una serie de errores y una creciente disputa con poderosos comisionados de la ciudad.

“Se espera que regresen en algún momento de las próximas semanas”, fue todo lo que dijo Morales,

La comandante policial de La Pequeña Habana, Nerly Papier, y su esposo, Ron Papier, ex subjefe del departamento, volverán como capitanes, rangos que les permitirán cobrar sueldos más bajos que los anteriores y recibir beneficios. Se espera que el acuerdo de la pareja con la ciudad también les pague con carácter retroactivo desde el día en que fueron despedidos.

Los Papier fueron suspendidos en abril y finalmente despedidos tras ser acusados de tergiversar y no seguir la cadena de mando adecuada después de un accidente el 2 de abril en el que Nerly Papier estrelló su SUV municipal contra una acerca de camino al trabajo. Aunque los Papier no denunciaron públicamente los resultados, sus amigos y compañeros de trabajo no dudaron en insistir en que la investigación fue defectuosa.

Ron Papier se refirió a ello brevemente el miércoles.

“La evidencia que utilizaron en el informe para despedirnos era falsa y estaba llena de mentiras”, dijo Ron Papier. “No había ninguna causa justa para nuestro despido”.

Luis Camacho, suspendido en junio de su puesto como sargento de armas en el ayuntamiento por lo que, según Acevedo, fue “una violación de la seguridad operativa”, volvió a su antiguo puesto esta semana después de que una investigación de Asuntos Internos no encontrara ninguna mala conducta. Sin embargo, la investigación determinó que Camacho había abandonado su puesto sin la debida notificación, y aún se espera que sea sancionado, quizá con una carta de amonestación.

También vuelve al puesto de comandante una de las mujeres afroamericanas con más antigüedad en el departamento, Keandra Simmons, quien fue degradada a teniente por Acevedo. José Fernández, ex comandante de Asuntos Internos que fue degradado a capitán por el anterior jefe, conservó su rango anterior.

Varios de los agentes degradados habían indicado que tenían la intención de presentar demandas contra la ciudad. No estaba claro si habían acordado dejar de seguir esa vía tras los ascensos y recontrataciones.

Los Papier fueron dos de las primeras víctimas del departamento bajo el mandato de Acevedo, un jefe descarado pero conocido a nivel nacional y promocionado como reformista por el alcalde Francis Suárez, quien defendió su contratación. Acevedo se reunía por primera vez con la policía de Miami cuando Nerly Papier chocó contra una acera y reventó dos llantas. Durante la sesión, Acevedo hizo hincapié en la responsabilidad y ofreció al personal una cita ahora infame: “Si mientes, mueres”.

Fue la primera de una serie de suspensiones y despidos que pondrían a Acevedo en aprietos con los comisionados de la ciudad y que acabaron provocando su despido en octubre. Durante la tumultuosa búsqueda de meses por parte de los comisionados para deshacerse de Acevedo, este sería abandonado incluso por Suárez, quien alguna vez se refirió a Acevedo como el “Michael Jordan” de los jefes de policía.

El jefe interino de la policía de Miami, Manny Morales, segundo por la izquierda, reincorporó al servicio a un sargento de armas suspendido y dijo el viernes que tres agentes degradados por el anterior jefe, Art Acevedo, volverán a su antiguo rango de comandantes. La medida se produce después de que los comisionados de la ciudad modificaran el presupuesto de la policía para permitir el aumento de sueldo que conllevan los puestos.
El jefe interino de la policía de Miami, Manny Morales, segundo por la izquierda, reincorporó al servicio a un sargento de armas suspendido y dijo el viernes que tres agentes degradados por el anterior jefe, Art Acevedo, volverán a su antiguo rango de comandantes. La medida se produce después de que los comisionados de la ciudad modificaran el presupuesto de la policía para permitir el aumento de sueldo que conllevan los puestos.

Los Papier –con un total de medio siglo en el departamento– fueron despedidos en junio, según Acevedo, por no ser sinceros sobre el accidente. Los investigadores de Asuntos Internos determinaron que Nerly Papier no fue del todo sincera al no decirle a la policía que había peatones en la acera cuando chocó contra el borde y que se pasó dos semáforos en rojo después del accidente en su camino al trabajo.

Su marido fue despedido, según Acevedo, porque debería haberse recusado de la investigación de Asuntos Internos o haber informado al jefe sobre una investigación de la Fiscalía Estatal de Miami-Dade sobre el incidente, una investigación que no encontró ningún delito.

La suspensión de Camacho en junio –aunque más curiosa que los despidos de los Papier, sobre todo por la falta de información divulgada por el departamento de policía– resultó ser mucho más polémica y, en última instancia, contribuyó a la caída del ex jefe en Miami.

Camacho, bien recibido por la mayoría de los comisionados de Miami, fue relevado de su cargo con sueldo casi al mismo tiempo que se emitió una orden de arresto en los Cayos de la Florida contra el ex policía de Miami Frank Pichel, por hacerse pasar por policía.

Pichel se presentaba entonces como candidato a la alcaldía contra Suárez y Camacho formaba parte del aparato de seguridad del alcalde en los Cayos.

Acevedo, en un memorando de ocho páginas en el que afirmaba que los comisionados de la ciudad estaban interfiriendo en las investigaciones policiales, sugirió que el equipo de seguridad del alcalde podría haber sido responsable de filtrar el paradero del alcalde. Escribió que la investigación sobre Camacho se inició debido a una “violación de la seguridad operativa que involucró la misión del sargento de armas, que es el encargado de proporcionar protección ejecutiva al alcalde y a los comisionados de la ciudad”.

La investigación de AI sobre esa afirmación determinó posteriormente que no era así y que Camacho solo se había apartado brevemente de su puesto sin informar a nadie.

El comisionado Joe Carollo, un crítico de Acevedo, acogió la noticia con satisfacción.

“Todas esas personas y otras merecen ser devueltas a sus rangos y puestos anteriores”, dijo el comisionado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.