Policías, manifestantes se enfrentan en nuevos choques en HK

KEN MORITSUGU
Pasajeros caminan por las vías luego de que manifestantes prodemocracia interrumpieron el servicio de trenes, en Hong Kong, el 12 de noviembre de 2019. (AP Foto)

HONG KONG (AP) — La policía disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes que llenaron las calles de ladrillos, interrumpieron el transporte en la hora punta matinal y el descanso para almorzar el martes luego de una jornada especialmente violenta en los cinco meses de protestas antigubernamentales en Hong Kong.

Los manifestantes y los agentes antimotines chocaron dentro y alrededor de los campus universitarios, donde las clases quedaron suspendidas de inmediato por los enfrentamientos. Los pasajeros de un tren de cercanías fueron escoltados por las vías y el metro quedó paralizado por las protestas.

Varios miles de inconformes ocuparon varias manzanas en un céntrico distrito financiero a la hora de la comida, enfrentándose brevemente a un contingente de la policía que amenazó con emplear gases lacrimógenos pero luego se retiró.

Los asistentes a la movilización cantaron “Cinco demandas, ni una menos”, levantando una mano con los cinco dedos extendidos.

La multitud bloqueó dos importantes calles del centro, donde media docena de los famosos tranvías hongkoneses quedaron en fila sin poder moverse. Una pintada con las palabras “Únanse” ocupaba la ventana delantera de un bus de dos pisos abandonado por el conductor y los pasajeros y que tenía otra ventana rota.

Trabajadores de oficina llenaron las aceras y pasarelas para observar la protesta, y algunos se unieron a los cánticos del movimiento.

Un hombre de 24 años, que no dio su nombre, dijo que estaba en la marcha para apoyar a los manifestantes y acusó a la policía de hacer un uso excesivo de la fuerza, una queja que se repite entre los 7,4 millones de habitantes del territorio semiautónomo chino.

En las últimas semanas aumentó el vandalismo contra tiendas y estaciones de tren y las agresiones tanto de manifestantes como de partidarios de Beijing.

Durante una conferencia de prensa tras su reunión semanal con asesores, la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, calificó el bloqueo del transporte en la mañana de “un acto muy egoísta”.

En la víspera, un agente sacó su arma en un choque callejero con inconformes y le disparó a uno en el abdomen. En otro vecindario, una persona fue quemada tras una posible discusión. La autoridad hospitalaria de la ciudad dijo que ambos heridos estaban en estado crítico. Un video de otro incidente mostró a un policía en una moto circulando entre un grupo de manifestantes en un aparente intento por dispersarlos.

La policía dijo que esos incidentes estaban siendo investigados pero defendió las acciones de los agentes como necesarias para su propia seguridad.

Las autoridades detuvieron a más de 260 personas el lunes, elevando a 3.560 el número de detenidos desde el inicio de las protestas en junio.

Las movilizaciones comenzaron por un proyecto de ley de extradición, ahora archivado, que permitiría trasladar a algunos sospechosos a la China continental y que muchos consideraban una interferencia de Beijing en los derechos garantizados a Hong Kong cuando la excolonia británica pasó a manos chinas en 1997. Los objetivos del movimiento de ampliaron para incluir demandas como la elección directa del jefe territorial.