Policías empujan e impiden trabajar a reporteros de AP en NY

Associated Press
El videoperiodista de The Associated Press Robert Bumsted recuerda a un policía que los reporteros son "trabajadores esenciales" y pueden estar en la calle a pesar del toque de queda, en Nueva York, el 2 de junio de 2020. (AP Foto/Wong Maye-E)

NUEVA YORK (AP) — Agentes de la policía de Nueva York rodearon, empujaron e insultaron a dos periodistas de The Associated Press que cubrían protestas el martes, en la noche en la última agresión a reporteros en una semana de disturbios en todo el país.

Partes del incidente fueron grabadas por el videoperiodista Robert Bumsted, quien estaba trabajando en el bajo Manhattan junto a la fotógrafa Maye-E Wong documentando las protestas por el asesinato de George Floyd en Minneapolis.

El video muestra a media docena de agentes confrontando a los reporteros mientras los filmaban y fotografiaban ordenando a los manifestantes que abandonasen una zona próxima a Fulton y Broadway poco después del inicio del toque de queda a las 20:00 horas.

Un policía, empleando un improperio, les ordena que se vayan a casa. En la grabación puede escucharse a Bumsted explicando que los periodistas están considerados “trabajadores esenciales” y que pueden estar en la calle. Un agente responde “Me importa una m...” y otro le dice “Sal de aquí pedazo de m...”.

Bumsted y Wong contaron que los policías los empujaron, separándolos de los demás y dirigiéndolos hacia el auto de Bumsted, que estaba estacionado cerca. En un momento dado, Bumsted dijo que fue presionado contra el vehículo. En el video puede escuccharse como le dice al agente que Wong tiene sus llaves y que las necesita para salir del lugar. Los agentes permiten entonces que Wong se acerque, los dos se suben al auto y se marchan.

Ambos reporteros llevaban una acreditación de la AP y se identificaron como periodistas.

“No les importó", dijo Wong. “Simplemente me estaban empujando".

Responsables del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York dijeron que “revisarían (lo ocurrido) lo antes posible”.

Los periodistas se han enfrentado a la agresividad tanto de policías como de manifestantes durante las protestas registradas en todo el país tras el asesinato de Floyd, un hombre afroestadounidense que llevaba grilletes y que murió luego de que un agente blanco lo inmovilizó sobre el piso colocándole la rodilla sobre el cuello.

En Louisville, Kentucky, la policía se disculpó luego de que un agente disparó lo que parecían ser balas con un aerosol similar al espray de pimienta contra un equipo de televisión, y un periodista en Minneapolis fue alcanzado por una bala de goma.

Los reporteros han enfrentado otros riesgos en la cobertura de los disturbios, además de las agresiones de las autoridades. En Carolina del Sur, un reportero de televisión fue alcanzado en la cabeza por una piedra y en el exterior de la Casa Blanca, uno de Fox News fue perseguido y golpeado por manifestantes. Alguien tomó su micrófono y se lo arrojó a la espalda, y la cámara de un fotógrafo del grupo quedó destrozada.

En Atlanta, manifestantes que chocaron con las autoridades y prendieron fuego a autos, rompieron los vidrios y realizaron pintadas obscenas en la sede de CNN.

Lauren Easton, vocera de la AP, criticó las acciones de los policías el martes, que ocurrieron mientras miles de personas desafiaban el toque de queda impuesto en Nueva York tras varias noches de violencia y destrozos. Los periodistas que cubrían las movilizaciones están exentos de las restricciones horarias.

“El papel de los periodistas es reportar las noticias en nombre del público", dijo Easton. “Es inaceptable y profundamente preocupante cuando los periodistas son acosados simplemente por hacer su trabajo".