Tres policías demandan a Trump, dicen que disturbios les causaron trauma por huesos rotos y ataques químicos

·5  min de lectura

Tres agentes de la ley acusaron a Donald Trump de avivar el ataque al Capitolio de EE.UU. que los dejó con extremidades rotas, una conmoción cerebral, zumbido en los oídos, terrores nocturnos y depresión, luego de que una multitud de partidarios del expresidente los rociara con productos químicos, los golpeara con mástiles de bandera y les gritaran insultos raciales cuando se abrieron paso en los pasillos del Congreso el 6 de enero.

Una demanda del oficial de la policía del Capitolio de EE.UU., Marcus Moore, y una demanda separada de los oficiales del Departamento de Policía Metropolitana de Washington DC, DeDevine Carter y Bobby Tabron, buscan daños y perjuicios por las lesiones físicas y emocionales sufridas durante el ataque.

Las demandas civiles presentadas en el Tribunal de Distrito de EE.UU. el 4 de enero alegan que el expresidente “enardeció, alentó, incitó, dirigió, ayudó e instigó” una agresión contra oficiales cometida por una multitud de sus seguidores, alimentada por su narrativa infundada de fraude electoral antes y después de las elecciones presidenciales de 2020.

Los oficiales buscan daños compensatorios “por una cantidad consistente con la evidencia que se presentará en el juicio, que supere los US$75.000 para cada uno de ellos, más intereses y costos”, incluidos daños punitivos y honorarios de abogados.

Según las demandas, los alborotadores fueron “alentados por la conducta de Trump durante muchos meses para hacer que sus seguidores creyeran su falsa acusación de que estaba a punto de ser expulsado de la Casa Blanca debido a un fraude electoral masivo por parte de su oponente de campaña, Joe Biden, y que la convocatoria del Congreso el 6 de enero para contar los resultados del Colegio Electoral y declarar al ganador era su última oportunidad para ‘detener el robo’”.

Moore, un veterano de 10 años de la policía del Capitolio, custodiaba las puertas de las salas de la Cámara con otros ocho oficiales. Fueron superados rápidamente en número por una turba que se apresuró hacia ellos y “aplastó a Moore contra la pared”, según su demanda.

“La combinación de la presión de las personas que lo inmovilizaron contra la pared y el abrumador olor químico del aerosol para osos y otros químicos le dificultaban la respiración”, según la demanda. “Los insurrectos arrojaron extintores, postes y otros objetos, y golpearon a los oficiales con los puños”.

El oficial Moore “temió que la multitud estuviera tan concentrada en la violencia que tal vez no regresara a casa con vida”, dice la demanda.

Salió del Capitolio a las 10:oo pm, “abrumado por la disonancia cognitiva entre lo que creía saber sobre el mundo cuando empezó a trabajar el 6 de enero y lo que había vivido a lo largo del día”, según la demanda.

El oficial Moore regresó a casa poco antes de la medianoche y volvió al trabajo a las 7:00 am de la mañana siguiente, “lo que sería el comienzo de un mes de turnos de 12 a 16 horas”, según la demanda.

Dice que sufre “tinnitus [zumbido en los oídos] persistente” y “un grave daño emocional... perseguido por el recuerdo de haber sido atacado”.

“Sufrió de una depresión que no pudo abordar porque estaba demasiado consumido por el sentido de la obligación de continuar con sus responsabilidades profesionales”, según la demanda. “Debido a que el ataque ocurrió en el lugar al que se reporta a diario, no puede evitar la mayoría de los desencadenantes de sus reacciones emocionales”.

El oficial Bobby Tabron ha servido en el Departamento de Policía Metropolitana durante 19 años, y el oficial Carter, quien era miembro de la unidad de bicicletas de montaña de la agencia, ha servido a la fuerza durante cinco años.

Después de llegar al Capitolio, el oficial Tabron se enfrentó a una multitud de alborotadores "que intentaron agarrar y romper los postes para bicicletas" y arrojaron “botellas, latas de gas lacrimógeno y otros objetos” mientras lo “rociaban repetidamente” con productos químicos, según la demanda de los oficiales.

Un alborotador golpeó al oficial Tabron en el costado de la cabeza “con tal fuerza que volteó su casco y lo dejó aturdido”, luego otros empaparon su cubrebocas con aerosol químico y lo golpearon con bates de béisbol y astas de bandera adheridas a banderas de la “delgada línea azul” y banderas con el nombre de Trump, dice la demanda.

También lo llamaron idiota y gritaron que “no sería nada sin su placa”, de acuerdo a la demanda.

Casi al mismo tiempo, el oficial Carter fue “absorbido por la multitud que lo rodeaba en ocasiones en todas direcciones”, dice la demanda.

Dentro de un “túnel de la muerte” debajo del Capitolio, los alborotadores golpearon a los oficiales con sus escudos, astas de bandera, puños y rociadores químicos.

Los productos químicos saturaron el cubrebocas del oficial Carter “y le hicieron vomitar varias veces sobre sí mismo”, estipula la demanda.

El oficial Tabron luego descubrió que su muñeca estaba rota, por lo que requirió cirugía y la “colocación de una placa y tornillos para arreglar la fractura y ha tenido una larga recuperación”.

También sufre los “efectos persistentes de su conmoción cerebral” después de haber sido golpeado varias veces en la cabeza", de acuerdo a la demanda.

“El oficial Tabron tenía una mente rápida y ágil antes del 6 de enero”, asevera. “Pero desde entonces, su pensamiento es más lento y su habla es un poco arrastrada… Ha tomado fisioterapia y terapia del habla para sus lesiones. El oficial Tabron sufre de insomnio y, cuando puede dormir, con frecuencia tiene pesadillas y terrores nocturnos donde lucha por su vida en lo que parecía el fin del mundo”.

The Independent ha solicitado comentarios a un portavoz de Trump.

Estas últimas demandas siguen una demanda de otros siete oficiales contra el expresidente y varios de sus aliados y grupos extremistas, acusándolos de conspirar para interrumpir la transferencia pacífica del poder cuando el Congreso se reunió para certificar los resultados de las elecciones de 2020.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.