"La policía me quiso matar": tiene tres años y quedó en medio de un robo

LA NACION
·2  min de lectura

Al menos cinco delincuentes, vestidos como efectivos policiales, con chalecos antibalas y fuertemente armados, protagonizaron un robo el sábado por la noche en la localidad de Bernal en Quilmes. Entre los vecinos que fueron víctimas del asalto se encontraba un niño de tres años que, asustado, se escondió entre los brazos de su papá. El evento quedó registrado en una de las cámaras de seguridad.

Los delincuentes llegaron en una camioneta negra y se identificaron como policías, pero mientras algunos de ellos ingresaron a un bar, otro se acercó a un joven que esperaba en su moto afuera de la casa de su novia y le pidió que le entregara el celular.

Ránking Covid. ¿Cuáles son los lugares en los que hay más riesgo de contagio?

"Creo que no venían a robar, pero no les quedó otra", señaló Lucas, el padre del niño que quedó atrapado en medio del robo, en declaraciones a la prensa, que en ese momento se encontraba con su mujer Catalina y su hijo de 3 años y medio en la vereda.

Al parecer los delincuentes venían en busca de dos personas y, al encontrarse con los vecinos, les robaron los celulares y las billeteras. Según señaló Lucas, salieron de adentro del bar con cosas en la mano. También revisaron un auto que se encontraba estacionado, pero no se llevaron nada.

"Tenían mucha seguridad de lo que estaban haciendo, estuvieron muy tranquilos en todo momento. Muy profesionales", sostuvo Lucas.

Exportaciones de maíz. Las primeras reacciones del campo frente a la flexibilización: "El paro sigue"

Catalina asegura que en ningún momento le apuntaron a su hijo: "Tranquilos, al nene no", le dijeron. "Por eso, dentro de la desgracia que tuvimos, ahora le tenemos que dar las gracias a ellos", agrega irónicamente. "Él sigue diciendo: «la policía me quiso matar y mi papá me protegió»".

La cámara que captó el momento del robo había sido instalada por Lucas, luego de que el año pasado le robaran el auto. "Me quisieron entrar hace un mes y le terminaron entrando a un vecino. Cada vez estamos peor, cada vez más rejas, grupos de WhatsApp, alarmas vecinales, estoy podrido".