Policía marroquí dispersa concentración en apoyo de dos periodistas presos

Rabat, 16 abr (EFE).- La policía marroquí dispersó hoy una concentración convocada en el centro de Rabat para exigir la liberación de los periodistas Omar Radi y Suleimán Raisuni, ambos en huelga de hambre desde la pasada semana mientras esperan en detención preventiva la celebración de sus respectivos procesos.

A la hora anunciada, dos decenas de personas respondieron a la convocatoria del Comité por la liberación de los presos de opinión en Marruecos, pese a la prohibición expresa de manifestaciones callejeras en Rabat por razones sanitarias.

Un número mucho mayor de policías en uniforme y de civil, apoyados por agentes antidisturbios, habían ocupado la avenida donde estaba convocada la concentración, frente al parlamento, y un oficial de policía leyó con un megáfono la prohibición del acto y las penas y multas a que se exponían los infractores.

Los manifestantes apenas tuvieron tiempo de gritar consignas por la libertad de expresión y la liberación de los dos periodistas cuando fueron rodeados por policías, empujados fuera del lugar y finalmente dispersados entre forcejeos y gritos al cabo de diez minutos.

Es la segunda vez que este comité convoca una concentración por la liberación de Radi y Suleimán -dos de los periodistas más críticos con el régimen-, pero en la anterior, celebrada hace un mes, los manifestantes ni siquiera pudieron personarse en el lugar de la convocatoria y fueron dispersados a empujones.

Suleimán Raisuni, redactor jefe del diario "Ajbar al Yaum" (ahora cerrado), fue detenido en mayo de 2020 y acusado de abuso sexual contra un joven homosexual. El pasado 8 de enero, el reportero decidió una huelga de hambre y de sed indefinida, pero su familia anunció posteriormente que volvió a tomar agua.

Por su parte, Omar Radi -detenido el 29 de julio y que comenzó su huelga de hambre el pasado sábado- está procesado por violar a una compañera del trabajo y por atentar contra la seguridad del Estado por supuestos contactos con un agente de la inteligencia británica.

El pasado miércoles, un manifiesto para pedir su liberación mientras se espera su juicio comenzó a circular entre los periodistas marroquíes, y hasta hoy lo habían firmado cerca de 200 reporteros, que pidieron para ellos un juicio justo, "un clima de calma favorable a las libertades en este país" y "que se respete el derecho de los periodistas a ejercer plenamente su libertad de expresión y difusión de las informaciones e ideas".

(c) Agencia EFE