Nuevos choques en disputado recinto de Jerusalén

·4  min de lectura
Policías israelíes se despliegan en la zona antigua de Jerusalén, el domingo 17 de abril de 2022. (AP Foto/Mahmoud Illean) (ASSOCIATED PRESS)

JERUSALÉN (AP) — La policía israelí entró el domingo en el complejo de la Mezquita de Al-Aqsa, en la zona antigua de Jerusalén, para asegurar el acceso de visitantes judíos al disputado lugar de culto. La operación desencadenó enfrentamientos que terminaron con 17 palestinos heridos, según personal médico palestino.

Los incidentes ocurrieron apenas dos días después de los enfrentamientos con palestinos en el mismo lugar. La violencia en Jerusalén entre fuerzas israelíes y manifestantes palestinos derivó el año pasado en una guerra de 11 días en Gaza.

El recinto se encuentra en la zona antigua de Jerusalén, donde hay lugares venerados por judíos, cristianos y musulmanes. Este año, el mes sagrado musulmán del Ramadán, la Semana Santa cristiana y la Pascua judía se celebran al mismo tiempo, lo que ha llevado a decenas de miles de visitantes a la ciudad una vez se han retirado casi todas las restricciones contra el coronavirus.

El lugar es el tercero más sagrado del islam y el más sagrado para los judíos, que lo conocen como Monte del Templo. Las reclamaciones enfrentadas sobre el lugar han provocado numerosas rondas de violencia.

La policía israelí acusó a los palestinos de “mancillar y profanar” un lugar sagrado, mientras que autoridades palestinas acusaron a Israel de tratar de dividir el sensible recinto. “Lo que ocurrió en la Mezquita de Al-Aqsa es una peligrosa escalada, con cuyas repercusiones cargará sólo el gobierno israelí”, dijo Nabil Abu Rdeneh, vocero del presidente palestino, Mahmud Abás.

La policía dijo haber accedido al lugar para facilitar una visita rutinaria de fieles judíos. Las autoridades indicaron que los palestinos habían acumulado piedras y colocado barreras en anticipación de choques violentos. La policía dijo estar comprometida con asegurar facilitar la libertad de culto de judíos y musulmanes.

La policía desalojó a los palestinos de la amplia explanada ante la mezquita el domingo por la mañana, mientras docenas de palestinos coreaban “Dios es el más grande” dentro de la mezquita. Imágenes de video publicadas por la policía mostraban pequeños grupos de jóvenes que arrojaban piedras, así como fuegos artificiales lanzados desde dentro de la mezquita.

Pero poco después, palestinos reportaron breves enfrentamientos con la policía israelí fuera del complejo, mientras que la policía dijo que varias personas habían arrojado piedras contra autobuses de visitantes cerca del casco antiguo y que algunos pasajeros habían sufrido heridas leves.

La policía publicó un video donde se veía a una multitud de jóvenes que arrojaban piedras a un autobús justo en el límite del casco antiguo. Otro video de la policía, tomado desde dentro de un autobús, mostraba a familias judías sentadas en el suelo del vehículo mientras continuaba su marcha.

El servicio de la Media Luna Roja informó de 17 palestinos heridos, incluidos cinco que necesitaron ser hospitalizados. La policía israelí reportó nueve detenciones. Para el mediodía, los testigos dijeron que la policía había salido del recinto.

Según un antiguo entendimiento, los judíos pueden visitar el Monte del Templo pero no pueden rezar allí. Durante décadas, los judíos evitaron rezar allí por motivos religiosos.

Las autoridades israelíes dicen estar comprometidas con mantener la situación actual, pero en los últimos años grandes grupos de judíos religiosos y nacionalistas han visitado el lugar de forma habitual con escolta policial, algo que los palestinos ven como una provocación.

El número de visitantes suele subir durante los feriados religiosos. Funcionarios palestinos dijeron que casi 550 visitantes judíos habían entrado en el complejo en comparación con las docenas de personas que acudían la mayoría de los días.

Esas prácticas aumentan las preocupaciones palestinas desde hace tiempo que Israel planee tomar el control del complejo de la Mezquita de Al-Aqsa o dividirla.

El viernes se produjeron enfrentamientos en el lugar antes del amanecer, después de que según la policía varios palestinos arrojaran piedras hacia el Muro de las Lamentaciones, un lugar sagrado judío contiguo. La policía irrumpió en el complejo y chocó con docenas de palestinos poco después de las oraciones del alba.

Israel capturó Jerusalén Oriental, que incluye el casco viejo, junto con Cisjordania y Gaza en la guerra de 1967. Israel se anexionó el este de Jerusalén, en una maniobra sin reconocimiento internacional, y está construyendo y ampliando asentamientos en la ocupada Cisjordania. Hamas controla Gaza, que lleva bajo un bloqueo israelí y egipcio desde que el grupo armado tomó el poder del territorio en 2007.

Un grupo radical judío pidió hace poco a la gente que llevara animales al lugar para sacrificarlos por Pascua, y ofreció recompensas económicas para los que lo lograran o al menos lo intentaran. La policía intenta evitar esa actividad, pero en medios sociales palestinos circulaban llamadas a impedir que se produjera ningún sacrificio.

Israel acusó a grupos palestinos de difundir desinformación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.