Un policía inglés se declara culpable del asesinato de la londinense Sarah Everard

·3  min de lectura

El policía inglés acusado del asesinato de la londinense Sarah Everard, cuya desaparición en marzo conmocionó al Reino Unido y desató un debate sobre las seguridad de las mujeres y la actuación policial, se declaró este viernes culpable ante la justicia.

Wayne Couzens, de 48 años, compareció por videoconferencia desde la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, donde está recluido, en una vista celebrada ante el tribunal penal de Londres.

Anteriormente, este agente de la unidad de protección diplomática de la policía londinense ya se había declarado culpable de secuestrar y violar a Everard, que desapareció el 3 de marzo cuando andaba hacia su casa de noche tras visitar a unos amigos en Clapham, en el sur de Londres.

Su desaparición dio lugar a vigilias y manifestaciones pese a las restricciones impuestas por la pandemia, con una controvertida respuesta policial, y llevó al gobierno a prometer un aumento de las patrullas nocturnas y mayor financiación para hacer las calles más seguras para las mujeres.

Couzens fue detenido en su domicilio de Deal, en el sureste de Inglaterra, el 9 de marzo.

Un día después, Everard, una ejecutiva de marketing de 33 años, fue hallada muerta en un bosque de la zona, a pocos metros de un terreno propiedad de este agente de un cuerpo de élite.

Según el informe del forense, su muerte se debió a una "compresión del cuello".

El asesinato de la joven causó una gran conmoción en el país, reabriendo el debate sobre la violencia contra las mujeres.

Miles de mujeres de todas las edades recurrieron a las redes sociales para expresar su sentimiento de inseguridad, describiendo las amenazas y el acoso que habían sufrido y pidiendo a los políticos que hicieran algo al respecto.

El viernes, la jefa de la policía metropolitana de Londres, Cressida Dick, pidió disculpas a la familia de Everard en una declaración a las puertas del tribunal: "Todo el mundo en el ámbito policial se siente traicionado".

Poco después, la Oficina Independiente de Conducta Policial anunció que investiga a 12 agentes por cuestiones relacionadas con el caso de Couzens, cuyo juicio se celebrará a finales de septiembre.

- Críticas a la policía -

"Wayne Couzens mintió a la policía cuando fue detenido y, hasta la fecha, se ha negado a hacer comentarios. Todavía no sabemos qué le llevó a cometer este atroz crimen contra una desconocida", dijo la fiscal Carolyn Oakley.

El agente acababa de terminar un turno de 12 horas cuando cometió el asesinato, del que la policía fue alertada cuando el novio de Everard, Josh Lowth, denunció su desaparición.

Couzens había reservado un coche de alquiler y había comprado un rollo de plástico autoadhesivo días antes del asesinato, haciendo pensar que su crimen fue premeditado.

La cámara de un autobús captó el momento en que aparentemente Couzens interceptó a Everard en el sur de Londres. Se les ve a ambos junto al coche de alquiler.

La detención de un agente en activo y la violenta dispersión policial de una vigilia en honor de Everard suscitaron críticas sobre la actitud hacia las mujeres en el seno de la policía metropolitana de Londres.

Un mes más tarde, dos agentes fueron acusados de haberse hecho fotografías inapropiadas con los cadáveres de dos hermanas asesinadas que luego circularon entre colegas.

La madre de las víctimas, Wilhelmina Smallman, también acusó a los medios y a la policía de no tomarse el caso tan en serio porque sus hijas no eran blancas como Everard.

"Decimos que todos importamos igual y de hecho ahora puedo utilizar esta situación específica sobre mis hijas y Sarah, ya que no recibieron el mismo apoyo, el mismo clamor", dijo a la BBC.

bur-acc/jvb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.