Policía hiere a tiros a niño de 13 años en Chicago

·3  min de lectura

Una demanda federal presentada el jueves alega que un oficial de policía de Chicago le disparó por la espalda a un sospechoso de robo de auto, de 13 años, que huía sin justificación, incluso cuando la ciudad ha intentado sin éxito implementar una nueva política que rige las persecuciones a pie “inherentemente peligrosas”.

La demanda, presentada en el Tribunal Federal por la madre del adolescente, nombra como acusados a la ciudad y al oficial no identificado que disparó. El adolescente, que es negro y está en séptimo grado, fue identificado solo por sus iniciales, A.G.

Además de alegar violaciones de los derechos civiles, la demanda afirma que el “patrón y la práctica” de la ciudad ha permitido que los oficiales de policía usen fuerza excesiva de manera rutinaria, “incluida la fuerza letal, de manera desproporcionada contra las minorías”.

“Trágicamente, los problemas sistémicos profundamente arraigados que llevaron a la entrada del Decreto de Consentimiento (sesgo implícito y fallas en la capacitación, supervisión y rendición de cuentas) todavía existen hoy”, afirma la demanda de 32 páginas. “A.G. es la más reciente víctima de las fallas sistémicas de CPD”.

La demanda establece que A.G. “actualmente está acostado en una cama de hospital con una bala aún alojada en su cuerpo después de recibir un disparo en la espalda” por parte del oficial el 18 de mayo.

“A.G. y su familia están esperando saber si alguna vez podrá volver a caminar”, dice la demanda.

Las autoridades dijeron que el niño de 13 años estuvo involucrado en un robo de automóvil y que recibió un disparo y resultó gravemente herido mientras huía de los agentes de policía en la cuadra 800 de N. Cicero Ave en el vecindario de Austin.

Después de huir a pie, el niño “se volvió hacia los oficiales” y recibió un disparo, dijo el superintendente de policía de Chicago, David Brown, durante una breve conferencia de prensa vespertina en la sede de la policía la semana pasada.

Los oficiales estaban tratando de “detener un vehículo robado buscado en relación con un secuestro vehicular” en Oak Park cuando sucedió alrededor de las 10:15 p.m., según un comunicado de la policía de Chicago.

El niño estaba desarmado, dijeron las autoridades, ya que no se recuperó ningún arma.

Brown no dijo si el niño tenía o no un arma cuando fue herido en el estacionamiento de una gasolinera cercana.

“No se dispararon tiros contra los oficiales”, dijo Brown, y declinó decir cuántas veces disparó la policía.

El Departamento de Policía de Chicago emitió un comunicado a raíz del tiroteo.

“El oficial involucrado en el tiroteo del miércoles por la noche en el vecindario de Austin ha sido relevado de sus poderes policiales a partir de hoy, mientras que la Oficina Civil de Responsabilidad Policial está llevando a cabo esta investigación”, según el comunicado.

Según la demanda, los testigos informaron que el oficial que perseguía a A.G. estaba “gritándole que dejara de correr y levantara las manos”.

“A.G. estaba desarmado e hizo lo que le indicaron. Pero el oficial aún le disparó, de manera imprudente, cruel y desenfrenada, justo en la espalda”, dice la demanda.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.