Policía de Hialeah despedido que abusó de mujeres jóvenes enfrenta 3 años de prisión

·8  min de lectura

El ex sargento de policía de Hialeah Jesús Menocal Jr. ya se declaró culpable de presionar a varias jóvenes para que tuvieran relaciones sexuales con él mientras estaba de servicio.

Ahora su destino está en manos de una jueza federal, que se espera que decida el jueves por la mañana si debe ser condenado a un máximo de tres años de prisión en virtud de un acuerdo de declaración de delito menor que lo ayudó a evitar una posible cadena perpetua si hubiera enfrentado un juicio.

Como parte del acuerdo, los fiscales federales retiraron el principal cargo de delito grave en su caso de agresión sexual contra los derechos civiles, principalmente por el riesgo de llamar al estrado de los testigos a algunas ex trabajadoras sexuales, quienes habrían sido vulnerables a las duras preguntas de los abogados defensores de Menocal.

Jesús Menocal Jr.
Jesús Menocal Jr.

A pesar del acuerdo de culpabilidad, los fiscales federales siguen presentando a Menocal como un depredador sexual con uniforme de policía. En los documentos judiciales, condenaron su mala conducta criminal, diciendo que el hombre de 34 años traicionó su “juramento de servir a la comunidad de Hialeah” al agredir sexualmente a tres mujeres en violación de sus derechos civiles, incluyendo una víctima con problemas de salud mental.

“Este deber era especialmente sagrado cuando se trataba de proteger a los más vulnerables de su comunidad”, escribió el fiscal federal adjunto Edward Stamm en un memorando de sentencia, recomendando que la jueza federal de distrito Kathleen Williams sentenciara a Menocal a un máximo de tres años, un año por cada uno de los tres cargos de delitos menores en el acuerdo de culpabilidad.

“Sin embargo, en lugar de servir a su comunidad, el acusado empañó su placa y abusó de su autoridad al explotar sexualmente a las mismas personas que se suponía que debía proteger”, escribió Stamm.

“El hecho de que cometiera sus delitos mientras ostentaba el rango de supervisor de sargento, encargado de dirigir a los agentes de patrulla bajo su mando, es aún más preocupante”.

En marzo, el agente despedido se declaró culpable de tres delitos menores que le acusaban de obligar a tres víctimas femeninas a tocarle el pene, practicarle sexo oral o mantener relaciones sexuales mientras estaba de servicio, según los registros del tribunal federal. Los tres incidentes formaban parte de una serie de denuncias que se remontan a 2014 y 2015 y que incluían un supuesto caso de sexo oral que involucró a una niña de 14 años.

A pesar de las investigaciones de asuntos internos de la policía de Hialeah y de la Fiscalía Estatal de Miami-Dade, Menocal fue suspendido temporalmente de sus funciones, pero luego fue restituido por el jefe de policía Sergio Velázquez. Velázquez solo lo despidió después de que agentes del FBI arrestaran a Menocal en diciembre de 2019, y el propio jefe fue destituido de su cargo dos años después.

Los abogados defensores de Menocal, Jude Faccidomo y Mycki Ratzan, dijeron en documentos judiciales que más de 70 familiares, amigos y agentes de la ley escribieron cartas de apoyo para él, destacando su dedicación como veterano de 13 años de la policía, pero minimizando su comportamiento criminal. Los abogados recomendaron que no se le impusiera ninguna pena de prisión, sugiriendo en su lugar una “reclusión alternativa” combinando estancias en un centro de reinserción social con el arresto domiciliario.

“Fue nominado como oficial del año y los numerosos elogios y premios reflejaron todo el trabajo que realizó”, escribieron en un memorando de sentencia. “Con todo eso llegó la presión y el escrutinio, y tan seguro como llegó el ascenso, llegó también la caída.

“¿Producto de una masculinidad inmadura? ¿Una cultura tóxica? Es difícil, como atestiguan todos los que lo conocen, reconciliar a la persona que conocen con el acusado ante este tribunal.

“Ciertamente, los hechos de este caso son preocupantes, por decir lo menos, pero cuando se comparan con décadas de buenas acciones y una vida dedicada a servir a su comunidad, este tribunal debe mirar no solo los hechos que rodean el delito, sino los hechos sobre Jessie como hombre, padre, marido, hijo y ver que puede redimirse. Como mínimo, por la forma en que Jessie ha llevado su vida, pero durante un periodo de tiempo muy breve y anómalo, se ha ganado una segunda oportunidad”.

Sea cual sea su segunda oportunidad, Menocal no volverá a ser policía.

Como parte de su acuerdo de culpabilidad, Menocal aceptó renunciar a su licencia de policía y no volver a solicitar ningún puesto en las fuerzas del orden. Sin embargo, con una condena por un delito menor, podría poseer un arma y reanudar su trabajo en una escuela de entrenamiento de armas de fuego que es propiedad de su familia. Su padre, Jesús Menocal padre, es ex jefe de Policía de Sweetwater. Su tío, Ignacio Menocal, también fue policía.

Además, según el estatuto federal de derechos civiles en su caso, Menocal no tendrá que registrarse como delincuente sexual en el estado de la Florida.

Como parte del acuerdo con la Fiscalía, el primer cargo de delito grave en la acusación de Menocal fue retirado, aunque él reconoció la acusación de la víctima en una declaración presentada ante el tribunal. El cargo alegaba que en junio de 2015 detuvo a una joven de 17 años, la llevó a una subestación de policía de Hialeah y la obligó a desnudarse en una habitación sin cámaras mientras la presionaba para tener relaciones sexuales. Ese cargo original incluía una acusación de “secuestro” que conllevaba hasta cadena perpetua.

Los tres cargos de delito menor de los que Menocal se declaró culpable no incluyen ninguna referencia a ese agravante ni a la amenaza del uso de su arma policial, que conllevaba hasta 10 años de prisión. Por lo tanto, como delitos menores, los cargos tienen un castigo mucho menor según la ley federal: hasta un año cada uno.

Stamm, el fiscal, señaló en su memorando de sentencia que “la ausencia de un agravante de delito específico por el abuso sexual y el contacto sexual abusivo del acusado es una razón fundamental por la que el acusado enfrenta una sentencia según las directrices [federales] de 36 meses de encarcelamiento en lugar de una pena de prisión mucho más alta”.

Stamm también señaló que el Congreso aprobó una legislación dos semanas después de que Menocal se declarara culpable en marzo que impone penas mucho más duras para el tipo de violaciones de los derechos civiles que implican el abuso sexual que cometió en 2014 y 2015, pero la nueva ley no es retroactiva a sus delitos.

Dos de los tres cargos de los que Menocal se declaró culpable implicaban “actos sexuales no consentidos”, castigados con hasta 40 años según la nueva ley, señaló Stamm.

Aunque los fiscales no indicaron por qué ofrecieron a Menocal el acuerdo de culpabilidad, varias fuentes afirman que existía la preocupación de que sus víctimas no resistieran el interrogatorio de los abogados de la defensa, que planeaban interrogarlas sobre su pasado, incluida la prostitución en algunos casos.

El arresto de Menocal se produjo un mes después de que el Miami Herald informara que su presunta mala conducta fue revelada por primera vez a la policía de Hialeah en 2015, cuando cuatro mujeres y niñas dijeron a los investigadores que el sargento las había agredido. La víctima más joven tenía solo 14 años cuando dijo que Menocal la obligó a practicar sexo oral después de amenazarla con la cárcel si no accedía. La mayor de las víctimas, de 20 años, se cayó de un coche en marcha y murió apenas unos meses después de ser interrogada por las autoridades.

En su acuerdo de culpabilidad y en su declaración de hechos, Menocal admitió haber usado su autoridad como agente de policía para privar a tres mujeres víctimas de “registros e incautaciones irrazonables”.

En los documentos judiciales, los fiscales federales explicaron con detalle cómo Menocal se aprovechó de las tres víctimas que constituyeron la base de la causa penal contra él, aunque las autoridades citaron a varias otras presuntas víctimas. Las imágenes de vigilancia de la policía mostraron a Menocal llevando a un total de 11 mujeres a una subestación de policía de Hialeah en un período de un mes entre mayo y junio de 2015, según los fiscales.

“Todos estos incidentes ocurrieron en el fin de semana o después de las 5:00 p.m.”, escribieron los fiscales en los documentos judiciales. “Las pruebas de video muestran entonces al acusado llevando a cada una de estas mujeres a habitaciones cerradas en la subestación que no estaban cubiertas por el sistema de vigilancia”.

Menocal no presentó informes que documentasen ninguno de estos encuentros, una violación del protocolo policial.

Si el caso de Menocal hubiera llegado a juicio, los fiscales tenían previsto presentar evidencia de otras jóvenes que acusaron a Menocal de agredirlas sexualmente mientras estaban de servicio. También planeaban llamar como testigo a una cadete de la Academia de Policía que supuestamente fue embarazada por Menocal mientras este trabajaba como su instructor. Según las actas del tribunal federal, Menocal trató de presionar a la cadete para que abortara después de supuestamente haberla dejado embarazada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.