El argelino que atacó a unos policías en Cannes, entre la vida y la muerte

·2  min de lectura

París, 08 nov (EFE).- Un argelino que esta madrugada atacó con un cuchillo a una patrulla de policía en la ciudad francesa de Cannes y que dijo actuar en nombre del profeta Mahoma fue neutralizado a tiros por los agentes y se encuentra "entre la vida y la muerte", indicó el ministro francés de Interior, Gérald Darmanin.

El agresor, de 37 años, no tiene antecedentes ni está fichado por los servicios secretos en Francia y la Fiscalía Antiterrorista de momento no ha considerado que la investigación sea de su competencia, explicó Darmanin en declaraciones a la prensa en el exterior de la comisaría de Cannes donde se produjeron los hechos.

Este argelino, que vive en Europa desde hace más de 10 años, dispone de un permiso de residencia italiano y hace semanas había solicitado la residencia en Francia, donde se tiene constancia de su presencia frecuente desde 2016, aunque la prefectura no se la había concedido hasta ahora.

Ningún policía resultó herido, aunque uno de ellos recibió las puñaladas del atacante pero el chaleco antibalas que llevaba puesto le protegió.

"Su chaleco antibalas le ha salvado", subrayó el ministro, que felicitó a los agentes por su "sangre fría y profesionalismo" que permitieron neutralizarlo.

"Es un ataque completamente inaceptable", añadió Darmanin, que no se pronunció sobre el eventual carácter terrorista y se limitó a señalar que "hay una investigación abierta".

Los hechos ocurrieron hacia las 6.30 locales (5.30 GMT) junto a la comisaría central de la Policía Nacional de Cannes cuando una patrulla iba a comenzar su servicio en coche.

Un hombre se acercó al vehículo con la excusa de pedir una información y fue entonces cuando atacó con un cuchillo a uno de los agentes, aunque no logró clavárselo en el cuerpo gracias al chaleco antibalas.

Al ir a agredir a un segundo agente, uno de sus compañeros disparó contra él su arma de servicio y consiguió detenerlo. Quedó malherido y fue trasladado más tarde a un hospital de Cannes.

Cuando aún no se conocían muchos detalles del suceso, la líder de la extrema derecha francesa y candidata al Elíseo, Marine Le Pen, consideró que "este tipo de hechos se banaliza" porque a su juicio "no se hace lo necesario" para evitarlos.

Le Pen pidió en el canal BFM TV que los extranjeros fichados por los servicios secretos sean expulsados de forma sistemática a sus países y que se tomen medidas contra aquellos países que no acepten las expulsiones de sus nacionales, como suspender la concesión de visados o las transferencias de remesas de los inmigrantes.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.