Policía de Fort Myers salva a niña que se asfixiaba. Vea el rescate

·2  min de lectura
POLICIA DEL CONDADO LEE

Un policía de recursos escolares (SRO) está siendo celebrado como un héroe después de haberle salvado la vida a una bebé en una localidad del suroeste de la Florida.

Según una publicación del domingo en Facebook, una madre estaba esperando en su auto que la fila para dejar a estudiantes de la escuela primaria Three Oaks en Fort Myers el 9 de septiembre cuando se percató de que su bebé no estaba respirando, y entró en pánico.

En el video se puede ver el momento en que la mujer sale de su automóvil bajo la lluvia, y le entrega la bebé a un hombre de uniforme que se le acercó corriendo.

“Vean el momento en que el agente de SRO Bill Weaver le da respiración artificial a la bebé”, dice el pie de foto. “¡El agente Weaver actuó velozmente y le salvo la vida a esta bebé!”.

Se reportó que Weaver “le dio golpes en la espalda y compresiones en elapecho” para revivir a la niña.

Muchos visitantes elogiaron al agente del orden público, calificándolo como un “héroe”.

“Su rápida respuesta, instinto y experiencia condujo a este milagro para salvarle la vida”, escribió un usuario de las redes sociales. “Bien hecho, y gracias a Dios que esta bebé está fuera de peligro”.

También en la sección de comentarios aparece un mensaje de agradecimiento de la abuela de la niña, Debbie Davis Cowley.

“Cheyenne nació como bebé prematuro y ha tenido que pasar muchos obstáculos. Agradezco que este agente haya estado cerca”, escribió del incidente.

Jennifer Howard, la madre de la pequeña, también escribió en su página del portal, donde colgó el video de la policía del Condado

Lee y le dio a sus amigos de Facebook una actualización de lo ocurrido.

“Tuve mucho miedo”, escribió Howard, diciendo que al parecer su hija se estaba asfixiando con flemas” y su hermana mayor , Savannah, de siete años, que estaba también en el asiento trasero, intentó ayudar también.

“Jennifer dejaba a Savannah en la escuela cuando la niña se dio cuenta de que su hermana no estaba respirando”, le dijo Davis-Cowley al Miami Herald. “La niña se lo dijo a su mamá y ella sacó a Cheyenne del carro. Mi hija detuvo el auto de inmediato y salió pidiendo ayuda a gritos. Fue entonces que llegó el agente y la ayudó”.

Ahora, todo el mundo en la familia está bien.

Traducción de Jorge Posada