La policía detiene a la activista climática Greta Thunberg en una protesta contra la ampliación de una mina de carbón

Agentes de policía llevan a la activista climática sueca Greta Thunberg lejos del borde de la mina de lignito a cielo abierto Garzweiler II durante una acción de protesta de activistas climáticos tras el desalojo de Luetzerath, Alemania, martes 17 de enero de 2023.
Agentes de policía llevan a la activista climática sueca Greta Thunberg lejos del borde de la mina de lignito a cielo abierto Garzweiler II durante una acción de protesta de activistas climáticos tras el desalojo de Luetzerath, Alemania, martes 17 de enero de 2023. - Créditos: @Federico Gambarini

DÜSSELDORF, Alemania.– La joven activista medioambiental sueca Greta Thunberg fue detenida este martes por la policía alemana mientras participaba en una protesta contra la demolición del pueblo de Lützerath, al que desde hace varios días han acudido cientos de personas para impedir la ampliación de una mina de carbón a cielo abierto.

Alrededor de 70 manifestantes se han sentado al borde de la mina de carbón de Garzweiler a lo que la policía ha respondido primero rodeándolos y después reteniéndolos. Entre ellos estaba la activista sueca de 20 años, que se unió a la protestas el sábado.

Las fotos de Thunberg, la fundadora del movimiento Fridays for Future, sonriendo desafiante mientras es cargada por dos agentes de la policía se viralizaron en redes sociales.

Agentes de policía retienen a la activista climática sueca Greta Thunberg entre un grupo de manifestantes y activistas en Erkelenz, al oeste de Alemania, el 17 de enero de 2023.
Agentes de policía retienen a la activista climática sueca Greta Thunberg entre un grupo de manifestantes y activistas en Erkelenz, al oeste de Alemania, el 17 de enero de 2023. - Créditos: @FEDERICO GAMBARINI

La movilización de este martes comenzó en el pueblo vecino de Keyenberg. Un grupo de manifestantes encabezado por Thunberg luego se separó de esta primera protesta para dirigirse rumbo a Lützerath y a la mina a cielo abierto, momento en el que comenzaron los enfrentamientos con los agentes, cuenta el diario Die Welt.

El pueblo de Lützerath, en el oeste de Alemania y abandonado desde hace tiempo por sus habitantes, seguía ocupado hasta este domingo por la tarde por un reducido número de activistas opuestos a la expansión de la explotación de carbón en la zona por parte de la empresa energética RWE.

La policía precisó que Thunberg fue retenida para su posterior identificación. La demolición del pueblo continuaba suspendida después de que dos personas se metieron dentro de un túnel.

Policía y manifestantes se han acusado mutuamente de actuar con violencia en los disturbios del sábado. Los convocantes aseguran que hay decenas de heridos, algunos graves que podrían estar en peligro de muerte, mientras que las autoridades hablan de 70 agentes heridos. Hasta 12 manifestantes han sido detenidos.

La policía informó que usó porras, spray pimienta y agentes a caballo para detener a los activistas.

Agentes de policía caminan junto a personas que asisten a una concentración de protesta en la mina a cielo abierto de Garzweiler, cerca del pueblo de Luetzerath, en Erkelenz, Alemania, el sábado 14 de enero de 2023.
Agentes de policía caminan junto a personas que asisten a una concentración de protesta en la mina a cielo abierto de Garzweiler, cerca del pueblo de Luetzerath, en Erkelenz, Alemania, el sábado 14 de enero de 2023. - Créditos: @Michael Probst

Más protestas tuvieron lugar en otros puntos de la región ese martes. Los manifestantes treparon a una excavadora en la mina de lignito a cielo abierto de Inden, cerca de Aquisgrán, que tuvo que interrumpir sus trabajos.

La policía de Aquisgrán indicó que unos 20 activistas estuvieron implicados, mientras que un portavoz de la empresa energética RWE habló de entre 30 y 40. Además, un grupo de unos 20 activistas ocupó las vías del tren que conducen a la central eléctrica de Neurath.

“Hoy no circula por aquí ningún tren de carbón. Nos oponemos con nuestros cuerpos a la destrucción”, tuiteó la alianza Ende Gelände sobre una foto de activistas con overoles blancos en las vías del tren. “¡La protección del clima sigue siendo un trabajo manual!”, añadieron.

Activistas del grupo Extinction Rebellion se pegaron además al edificio del Ministerio del Interior de Renania del Norte-Westfalia, en Düsseldorf, y más tarde se marcharon voluntariamente o fueron desalojados por agentes policiales.

Alrededor de 150 manifestantes se concentraron también ante el Parlamento regional y luego se desplazaron frente al Ministerio de Economía de Renania del Norte-Westfalia.

Otros ocuparon temporalmente dos carreteras de acceso a la mina a cielo abierto de Garzweiler. En Colonia, activistas por el clima se pegaron a una carretera y paralizaron masivamente el tráfico en hora punta.

Las fuerzas policiales se habían preparado para acciones espontáneas y descentralizadas en muchos lugares después de que varias organizaciones de protesta convocasen para hoy una jornada de acción conjunta.

La activista climática sueca Greta Thunberg
La activista climática sueca Greta Thunberg - Créditos: @INA FASSBENDER

Desde Davos

“¡Basta ya!” de explotar energías fósiles pidió este martes en Davos la activista indígena ecuatoriana Helena Gualinga, que junto a Thunberg y otras jóvenes militantes busca nuevas formas de movilización contra el cambio climático.

Gualinga, de 20 años, pertenece a la comunidad kichwa de Sarayaku, en la provincia de Pastaza, en la Amazonía ecuatoriana, y se ha convertido en portavoz de un pueblo que reclama derechos y autonomía frente a los estados y a las grandes compañías petroleras.

“Tenemos que dejar el petróleo bajo tierra, dejar de explotar los territorios indígenas y para eso son sumamente importantes los derechos de los pueblos indígenas, los derechos colectivos”, dijo en una entrevista con AFP durante el Foro Económico Mundial (WEF), donde esta semana participa en varios de los debates.

Junto a Thunberg y a las activistas Vanessa Nakate (Uganda) y Luisa Neubauer (Alemania), Guaringa lanzó esta semana, coincidiendo con el foro, una petición reclamando a las grandes compañías que dejen de explotar las energías fósiles. En pocos días ya recogió más de 800.000 firmas.

“Somos de diferentes lugares del mundo pero estamos luchando con el mismo propósito. Es un llamado a decir ‘¡Basta ya!’, basta ya porque lo hemos dicho muchas veces, necesitamos que haya acción urgente”, afirma.

La petición, que adopta el tono de un documento legal, conmina personalmente a los dirigentes de las grandes compañías para que “dejen inmediatamente de abrir nuevos yacimientos de extracción de petróleo, gas o carbón”.

“Si no actúan de inmediato, sepan que ciudadanos de todo el mundo considerarán emprender cualquier acción legal para exigirles responsabilidades”, añade el texto.

Agencias AFP y DPA