Policía será demandada por 10 mdd por matar a manifestante desarmada en el Capitolio

David Martosko
·8  min de lectura

LA FAMILIA de Ashli Babbitt, la única persona que recibió un disparo durante los disturbios del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, planea demandar al Departamento de Policía del Capitolio y al oficial que le disparó, por al menos 10 millones de dólares, indicó su abogado.

La demanda civil se produce después de la decisión tomada por fiscales federales de no establecer acusaciones penales contra un teniente de policía que vestía de civil, y cuyo único disparo mató a Babbitt, quien estaba desarmada.

Babbitt, veterana de la Guerra del Golfo y oficial condecorada de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, recibió un disparo en el hombro mientras intentaba entrar ilegalmente en el Vestíbulo de los Oradores, un área cercana a la Cámara, a través de una ventana rota situada junto a una puerta bloqueada con barreras improvisadas.

No está claro si escuchó los gritos de advertencia por encima de la multitud que la rodeaba antes de trepar y quedar a la vista del teniente, quien sacó su arma y disparó. Un video tomado con un teléfono inteligente muestra a Babbitt recibiendo el disparo en el hombro y cayendo sobre el piso de mármol, ensangrentada.

También lee: Policía de EU recibió instrucciones de no usar tácticas más agresivas para repeler ataque al Capitolio: informe

La policía pidió ayuda médica de inmediato y la evacuó en una camilla. Fue declarada muerta en el Centro Hospitalario de Washington. Le sobreviven su esposo, Aaron, y cuatro hermanos menores.

El teniente de policía que le disparó a Babbitt no ha dado públicamente su versión del fatal encuentro, y los funcionarios de aplicación de la ley no han revelado su nombre. Terry Roberts, abogado de la familia Babbitt, dijo saber el nombre del tirador y conocer parte de su trayectoria en el servicio policiaco.

“Un oficial de policía novato no le habría disparado a esta mujer”, dijo Roberts a Zenger News. “Si ella cometió algún delito al entrar por la ventana hacia el Vestíbulo de los Oradores, dicho delito sería el de allanamiento de morada. Se trata de un delito menor. Todo lo que un policía novato habría hecho es arrestarla”.

“Y tendría a muchos otros oficiales ahí para ayudarle en el arresto”, dijo, refiriéndose al tirador. “Había oficiales del lado de la puerta donde se encontraba Ashli, quienes llevaban equipo antimotines y subametralladoras. Y del otro lado de la puerta había otro oficial uniformado a dos o tres metros de distancia. ¿A quién le salvó la vida al dispararle?… Ella no llevaba un arma. Estaba en la cornisa de la ventana. Y no había ninguna razón para pensar que estaba armada”.

Un hombre grita “¡Libertad!” en la Cámara del Senado después de la irrupción en el Capitolio. Foto: Getty Images/Win McNamee

Roberts añadió que las pérdidas económicas provocadas por la muerte de la mujer de 35 años probablemente sumarían un total de 2 millones de dólares. Las demandas no económicas, como las indemnizaciones punitivas, elevarían aún más la suma. Diez millones de dólares es “un buen cálculo” dijo. Las demandas por muerte por negligencia no tienen ningún límite monetario práctico, de acuerdo con las leyes del Distrito de Columbia.

El teniente de la policía podría invocar la “inmunidad calificada” en un intento de proteger sus bienes personales contra cualesquier pagos por indemnizaciones que el tribunal pudiera otorgar. Sin embargo, “no sé cómo podría hacerlo. Se trata de un caso evidente de uso excesivo de la fuerza”, dijo Roberts.

Los oficiales de aplicación de la ley de Estados Unidos no pueden invocar la protección de inmunidad calificada en casos en los que las víctimas o sus herederos demuestren que sus derechos estaban “claramente establecidos” en el momento del incidente.

Te interesa: Policía del Capitolio solicita extender el despliegue de la Guardia Nacional en Washington

Roberts declaró a Zenger News que “en los próximos diez días” notificará al Departamento de Policía del Capitolio estadounidense, que patrulla los edificios de oficinas y los terrenos del Capitolio, que pretende presentar una demanda en la Corte Federal del Distrito en Washington, D. C.

“Pretendemos reivindicar los derechos constitucionales de Ashli, los cuales fueron violados de manera flagrante”, dijo Roberts, refiriéndose a una demanda de la Cuarta Enmienda. La demanda también incluirá una acusación relacionada con los derechos civiles que se presentará personalmente contra el teniente.

No será rápido o fácil presentar la demanda de la familia de Babbitt, dijo. El Departamento de Policía del Capitolio de Estados Unidos es un organismo federal del Poder Legislativo, supervisado por el Comité de Administración de la Cámara, presidido por la representante Zoe Lofgren (demócrata de California). Esto reduce las opciones legales de la familia.

SEIS MESES PARA INVESTIGAR

Según la Ley Federal de Acusaciones de Agravio, un organismo gubernamental acusado de algún delito tiene seis meses para investigar y decidir si desea ofrecer un acuerdo de conciliación. A menos que el organismo renuncie a ese periodo de revisión administrativa, señaló Roberts, no se podrá ir a la Corte sino hasta finales de octubre, por lo menos.

Peter Whippy, director de comunicaciones del Comité de Administración, no respondió a las distintas solicitudes de información sobre el nombre del teniente y de las razones para ocultarlo.

La oficina del Médico Forense en Jefe de Washington calificó la muerte de Babbitt como “homicidio”, pero no ha revelado ningún informe de la autopsia. De acuerdo con las leyes de Washington D. C., solo los “familiares cercanos” y funcionarios que ejecuten “un requerimiento o una orden del tribunal emitida de manera válida” tienen derecho a recibir el documento, de acuerdo con el sitio web del organismo. Roberts dijo que recibió una copia en representación de la familia.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos dijo en un boletín de prensa emitido el 14 de abril que había cerrado su investigación sobre el tiroteo sin presentar cargos criminales. “Los fiscales habrían tenido que demostrar no solo que el oficial usó un nivel de fuerza constitucionalmente irrazonable, sino que el oficial lo hizo ‘deliberadamente’, lo cual ha sido interpretado por la Suprema Corte como que el oficial “actuó con el propósito negativo de incumplir la ley”, según el organismo.

No te pierdas: Seis policías suspendidos y 29 bajo investigación por el asalto al Capitolio

En el boletín de prensa se indica que la investigación “no reveló ninguna prueba para establecer que, en el momento en el que el oficial disparó un solo tiro contra la señora Babbitt, no creyó de manera razonable que era necesario hacerlo para defenderse a él mismo o a los miembros del Congreso y otras personas que evacuaban la Cámara de Representantes”.

El Departamento de Policía del Capitolio no ofreció ningún comentario ante la solicitud de una entrevista con el teniente. Ni el Departamento de Justicia ni el Departamento de Policía Metropolitana de Washington ni la Policía del Capitolio han revelado su nombre.

Roberts afirmó que el Congreso le debe una explicación al público. “Lo que parece es que este tipo le dispara a una mujer sin ningún propósito legítimo de aplicación de la ley. Y deberían estar bastante avergonzados por ello, ¿sabes?”, dijo. “Es decir, [es] bastante, bastante malo que no haya ningún miembro del Congreso que levante la voz acerca de este asunto. En un país libre como el nuestro, es muy extraño e incongruente que no identifiquen al oficial, y que ni siquiera proporcionen algunos detalles donde expliquen por qué tuvo que matarla.

“Probablemente, esperaríamos que este tipo de cosas ocurrieron en Rusia —dijo—, donde a la gente se le elimina y uno no sabe por qué”, dijo.

Te recomendamos: Trump es absuelto en juicio político por el asalto al Capitolio

El representante Markwayne Mullin (republicano de Oklahoma) dijo el 7 de enero que fue testigo del tiroteo. Declaró a ABC News que “cuando rompieron el vidrio en la parte de atrás [de la Cámara de Representantes], el teniente que estaba ahí… no tenía ninguna opción en ese momento”.

“La turba iba a entrar por la puerta”, dijo el representante Mullin menos de 24 horas después de la muerte de Babbitt. “Había muchos miembros y empleados que se encontraban en peligro en ese momento… Pienso que sus acciones salvaron la vida de más personas. Sin embargo, por desgracia, también le quitó la vida a alguien”.

Meredith Blanford, vocera del representante Mullin, no respondió a varias preguntas que se le enviaron por correo electrónico sobre la identidad del teniente y por qué no ha sido revelada.

Babbitt, llamada Ashli McEntee antes de su divorcio ocurrido en 2019, estuvo en servicio activo en la Fuerza Aérea de Estados Unidos durante cuatro años a partir de abril de 2004 y pasó a ser reservista en octubre de 2008, de acuerdo con el Departamento de Defensa. Se unió a la Guardia Nacional Aérea en julio de 2010 y dejó el servicio militar con honores en noviembre de 2016.

Dejó el servicio activo con el rango de mayor aviador. Entre sus responsabilidades estaba dar seguridad al perímetro de las bases de la Fuerza Aérea.

De acuerdo con la Fuerza Aérea, entre los premios y condecoraciones de Babbitt están la Medalla al Servicio de la Defensa Nacional, la Medalla de la Campaña de Irak, la Medalla de la Reserva de las Fuerzas Armadas con Dispositivo M [que significa movilización militar], el Listón con Borde Dorado del Servicio Expedicionario [que indica combate activo], la Medalla de Expedicionario en la Guerra contra el Terrorismo, y la Medalla al Mérito en el Servicio de la Reserva de la Fuerza Aérea. N

—∞—

Esta nota le fue proporcionada a Newsweek por Zenger News. Publicado en cooperación con Newsweek. Published in cooperation with Newsweek.