Policía de Colombia con apoyo de la DEA captura hermana de líder del Clan del Golfo

·2  min de lectura
Efectivos de la Policía Nacional de Colombia escoltan a Nini Johana Úsuga, alias 'La Negra', hermana de 'Otoniel', máximo líder del grupo armado organizado Clan del Golfo, tras su detención en Sabaneta

BOGOTÁ, 18 mar (Reuters) - La hermana del máximo jefe del Clan del Golfo, la mayor banda criminal de Colombia dedicada al narcotráfico, fue capturada por la Policía Nacional con el apoyo de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) por solicitud de una corte de Florida que la pide en extradición, informó el jueves un alto oficial.

Nini Johana Úsuga, alias "La Negra", hermana de Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel" se produjo el miércoles en la noche en el municipio de Sabaneta, cerca de la ciudad de Medellín, la capital del departamento de Antioquia, dijo a periodistas el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional de Colombia.

"La captura se produce con fines de extradición hacia el Distrito Sur de la Florida por narcotráfico. Hay muchos testimonios, elementos materiales de prueba y evidencia física que la relacionan con el narcotráfico al Clan del Golfo", aseguró el oficial.

Las informaciones recaudadas indican que la mujer, de 39 años, era la encargada de manejar las finanzas ilícitas producto del narcotráfico a través del lavado de activos, y que, por su vínculo familiar, era una de las integrantes de la organización criminal más cercanas a "Otoniel", precisó Vargas.

Nini Johana había sido capturada en 2013 en una finca cerca de Medellín, con el equivalente a más de seis millones de dólares en moneda colombiana.

Tras fugarse de una prisión en Medellín luego de falsificar unos documentos, fue capturada de nuevo en 2014 y condenada por concierto para delinquir, porte ilegal de armas de fuego, fuga de presos, falsedad en documento público y fraude procesal. En diciembre pasado recobró la libertad.

El Clan del Golfo, conformado por unos 1.600 combatientes, está involucrado en la producción y el tráfico de cocaína, en la minería ilegal, y el Gobierno la acusa de ser responsable de amenazas y asesinatos de líderes sociales.

La mayoría de los integrantes de las bandas criminales, consideradas como la principal amenaza para la seguridad del país, pertenecieron a escuadrones paramilitares de ultraderecha que regresaron a la ilegalidad tras un acuerdo de paz de 1995 en el que se desmovilizaron y entregaron las armas.

Los paramilitares surgieron con el apoyo de ganaderos y terratenientes en la década de 1980 para combatir a la guerrilla izquierdista.

Estados Unidos ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información que permita la captura de alias "Otoniel", acusado de exportar cientos de toneladas de cocaína a ese país, mientras que Colombia promete más de 800.000 dólares por el prófugo, quien lleva más de cinco años evadiendo una persecución en su contra.

(Reporte de Luis Jaime Acosta, editado por Nelson Bocanegra)