Empujones, gritos y tensión entre Máximo Kirchner y la Policía durante la movilización de ayer

·4  min de lectura
El tenso momento entre Máximo Kirchner y oficiales de la Policía de la Ciudad
El tenso momento entre Máximo Kirchner y oficiales de la Policía de la Ciudad - Créditos: @Captura

A poco más de doce horas de haber finalizado la concentración frente a la casa de la vicepresidenta Cristina Kirchner en Recoleta se conoció un video del diputado nacional e hijo de la exmandataria, Máximo Kirchner, en un intento de llegar a la residencia de su madre atravesando el cordón policial. En esa grabación se puede ver cómo los oficiales de la Policía de la Ciudad buscan evitar el paso del líder de La Cámpora y a la persona que filma insultar al legislador.

Las imágenes comienzan con Máximo Kirchner y otras personas que vienen junto a él corriendo en el medio del cordón policial. En eso, empiezan a producirse forcejeos entre los uniformados y el grupo que venía junto al diputado nacional, y también se ve a algunos oficiales actuar con violencia.

“Necesito ver a mi vieja, boludo”, le grita Kirchner enojado a uno de los policías, en una discusión que sigue mientras las personas que están con él lo intentan detener y también interviene un grupo de Policías de la Ciudad. La conversación no puede escucharse por el bullicio en la zona y por las modulaciones de los handies policiales que interfieren con el sonido.

Después de eso, los efectivos comienzan a avanzar con los escudos y a pegar patadas para que el grupo del legislador retroceda. En ese momento se escucha a la persona que filma decir: “¿Querés pasar, Máximo, la concha de tu madre? Puto. La concha de tu madre vas a pasar”. Esa persona camina cerca de los efectivos.

Finalmente se ve cómo el legislador avanza y sigue su camino.

Fuentes de la Ciudad dijeron a este diario, en primer término, que no tienen información de que ese video haya sido grabado por un agente de la Policía. Después sostuvieron que el hijo de la vicepresidenta intentó atravesar el cordón policial “junto a un grupo de militantes” en el momento en que la Infantería se estaba reordenando. “No los podían frenar”, acotaron, al mismo tiempo que destacaron que el operativo terminó con 14 policías heridos y ningún militante en esa condición. “Tenían la dirección de restablecer el orden sin que haya enfrentamientos”, precisaron.

Por otra parte, según pudo averiguar LA NACION de fuentes cercanas a Kirchner, la situación se produjo alrededor de las 19 y el líder de La Cámpora pudo finalmente llegar al departamento de su mamá, que fue el epicentro de una masiva movilización de los simpatizantes de la terminal K del Gobierno en respaldo a la vicepresidenta. Asimismo, hubo presencia de altas autoridades de la Casa Rosada, de la provincia de Buenos Aires y del Congreso.

Todo comenzó luego de que el fiscal Diego Luciani pidiera una pena de 12 años de prisión y la inhabilitación perpetua para Cristina Kirchner, como así también le trabara un embargo, en el marco de la causa Vialidad. El magistrado acusa a la exmandataria de ser la jefa de una asociación ilícita que utilizó la obra pública de Santa Cruz para obtener beneficios económicos propios.

Esto desató el clamor del kirchnerismo, que inició pequeñas movilizaciones espontáneas, algunas frente al departamento de la exmandataria, que incluyeron noches de vigilia en la intersección de Juncal y Uruguay. Ante las reiteradas denuncias de los vecinos porque las expresiones se mantuvieron durante toda la semana, el gobierno de la Ciudad decidió colocar efectivos y vallar las inmediaciones de la casa de Cristina Kirchner en la madrugada de ayer, lo que despertó un fuerte repudio en sus seguidores, que alegaron que de esta manera se coartaban las libertades de la dirigente del Frente de Todos.

Entonces, militantes de la Ciudad y del conurbano llegaron hasta Recoleta para apoyar a la vicepresidenta, en una movilización donde hubo puntos álgidos de tensión entre los manifestantes y la Policía, sobre todo cuando los convocados avanzaron sobre el vallado, que ahora no está más dispuesto en esa zona tras una tregua que se alcanzó entre las autoridades nacionales y las porteñas, como así también después de que Cristina Kirchner hablara anoche frente a la multitud y pidiera que “vayan a descansar”, porque había sido un “día largo”.

Noticia en desarrollo