Policía del Capitolio separa al oficial que mató a Ashli Babbitt, seguidora de Trump

Justin Vallejo
·3  min de lectura
Los partidarios de Trump chocan con la policía y las fuerzas de seguridad mientras intentan asaltar el Capitolio de EE. UU. (JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images)
Los partidarios de Trump chocan con la policía y las fuerzas de seguridad mientras intentan asaltar el Capitolio de EE. UU. (JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images)

El oficial de policía que disparó contra un partidario de Donald Trump fue suspendido en espera de una investigación, ya que el jefe de la policía del Capitolio, Steven Sund, dijo que había planeado protestas pacíficas, no disturbios masivos.

Mientras las fuerzas del orden son objeto de escrutinio por no asegurar el edificio del Capitolio, Sund emitió un comunicado diciendo que tenían un "plan sólido" para abordar las protestas pacíficas de la Primera Enmienda.

"Pero no se equivoquen, estos disturbios masivos no fueron actividades de la Primera Enmienda; fueron un comportamiento criminal desenfrenado. Las acciones de los oficiales del USCP fueron heroicas dada la situación que enfrentaron", dijo Sund.

Dijo que los alborotadores usaron tubos de metal, irritantes químicos y otras armas contra los oficiales mientras se abrían paso hacia la Cámara de Representantes, donde los miembros del Congreso se refugiaban en su lugar.

Los oficiales del Capitolio también hicieron frente a una bomba y un vehículo sospechoso para eliminar las amenazas de materiales peligrosos, mientras que un oficial de la Policía del Capitolio mató a tiros a Ashli Babbitt. Otras tres personas murieron por "emergencias médicas".

"Según la política de la USCP, el empleado de la USCP ha sido puesto en licencia administrativa y sus poderes policiales han sido suspendidos en espera del resultado de una investigación conjunta del Departamento de Policía Metropolitana y la USCP", dijo Sund.

El jefe del Departamento de Policía Metropolitana, Robert Contee, dijo en una conferencia de prensa el jueves que 56 agentes resultaron heridos durante la noche, y un agente permaneció en el hospital después de haber sido golpeado brutalmente.

"Todavía tenemos una gran cantidad de trabajo por delante para identificar y responsabilizar a todos y cada uno de los violentos actos", dijo Contee.

La policía del Capitolio y el respaldo del Departamento de Policía Metropolitana tardaron más de dos horas en recuperar el control y restablecer el orden, con al menos 68 personas arrestadas en los terrenos del Capitolio de los Estados Unidos (41) o por violar el toque de queda impuesto a las 6 p.m. por la alcaldesa, Muriel Bowser.

Bowser dijo que el estado de emergencia estaría vigente hasta después de la toma de posesión de Joe Biden, pero que tenían que averiguar qué sucedió para asegurarse de que no volviera a suceder.

"Me molesta que mis agentes de policía hayan sido puestos en peligro cuando solo estaban haciendo su trabajo. E incluso estoy molesta de que alguien muriera en ese edificio”, dijo.

El secretario del Ejército de Estados Unidos, Ryan McCarthy, dijo que habrá más de 800 miembros del personal de seguridad en el Capitolio durante los próximos 30 días, mientras se construye una cerca alrededor del perímetro.

El aumento de la seguridad se produce cuando las fuerzas del orden se enfrentan al escrutinio por su respuesta a la violencia, y el exjefe de la policía del Capitolio, Terrance Gainer, dijo que la policía "superada en número" subestimó la fuerza de los alborotadores y sobrestimó su capacidad para controlar a la multitud.

"Fracasamos. No aseguramos el Capitolio y la gente debe ser responsable y explicar lo que sucedió", dijo Gainer en CNN.

"Estoy bastante seguro de que la Policía del Capitolio estaba tratando de hacer algo un poco más suave [que las protestas de BLM], mientras tratamos de dar la bienvenida a los manifestantes allí, pero se salió de control".

El exjefe de policía del MPD de 1998 a 2007, Charles Ramsey, dijo al medio que cualquiera dentro del edificio del Capitolio debería haber estado esposado boca abajo.

"En mi opinión, no deberían haber entrado en ese edificio, pero lo veremos más tarde, es como una tontería después del evento", dijo Ramsey.

El exjefe de policía de DC, Charles Ramsey, dijo que no tenía idea de cómo la policía no pudo estar preparada para el motín, según The New York Times.

"Estaban abrumados, no tenían los recursos. Hay que poder proteger el Capitolio. Eso no está bien", dijo.

Relacionados

Biden llama a manifestantes del Capitolio “terroristas domésticos”

Demócratas toman los primeros para juzgar nuevamente a Trump

Facebook elimina video de Trump sobre disturbios en el Capitolio