Policía canadiense acusa a científico chino de robar secretos comerciales

Toronto (Canadá), 14 nov (EFE).- La Policía canadiense ha arrestado a un científico chino empleado por la compañía eléctrica Hydro-Quebec, la más importante de Canadá y que proporciona energía a la costa atlántica de EE.UU., acusado de espiar para China.

Hydro-Quebec y la Policía Montada de Canadá anunciaron el arresto este lunes de Yuesheng Wang, de 35 años, quien está acusado de fraude para obtener secretos comerciales y otros delitos contra la seguridad nacional cometidos supuestamente entre febrero de 2018 y octubre de 2022.

La compañía canadiense, uno de los mayores generadores de hidroelectricidad del mundo, dijo en un comunicado que Wang era un científico cuyo trabajo se centraba en materiales para baterías.

"No tenía acceso a información relacionada con la misión central de Hydro-Quebec", añadió la compañía, que fue quien alertó en agosto de este año a la Policía Montada sobre las supuestas actividades delictivas de su empleado.

Por su parte, la Policía Montada señaló que Wang publicó en revistas científicas artículos académicos sin el permiso de Hydro-Quebec, empresa para la que trabajaba desde 2016.

Medios canadienses señalaron que Wang tiene un máster en ingeniería de materiales del Instituto de Física de la Academia China de Ciencias y antes de trabajar para Hydro-Quebec pasó por la Universidad Queen Mary de Londres y la Universidad de Arkansas (EE.UU.).

El anuncio del arresto de Wang se produce cuando Canadá ha incrementado sus denuncias contra las "injerencias" de China en el país.

La semana pasada, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Mélanie Joly, acusó a China de ser una "potencia global cada vez más disruptiva" con valores crecientemente distintos a los de las democracias occidentales y advirtió a las empresas canadienses del riesgo de trabajar en el país asiático.

Joly explicó en un discurso que Canadá dará a conocer en diciembre un plan de acción en Asia que incluye una postura más agresiva hacia China.

Y el pasado 7 de noviembre, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, acusó a China de intentar interferir con la democracia canadiense y de ejecutar una campaña de injerencia durante las elecciones generales de 2019.

La denuncia de Trudeau se produjo poco después de que se supiese que los servicios secretos canadienses han advertido al Gobierno que China financió a varios candidatos a diputado en el Parlamento federal en las elecciones generales.

(c) Agencia EFE