Persiste misterio de los apuñalamientos en Canadá tras muerte del último sospechoso

·4  min de lectura

El misterio persiste este jueves en Canadá sobre el motivo de una ola de apuñalamientos que dejó diez muertos y 18 heridos, un día después de la muerte del último sospechoso poco después de su detención, epílogo de una vasta cacería humana de cuatro días.

Centenares de policías buscaban afanosamente desde hacía tres días a Myles Sanderson, presunto responsable, junto a su hermano Damien Sanderson, hallado muerto el lunes, de estas agresiones que cuentan entre las más mortíferas de los últimos años en el país.

Myles Sanderson fue detenido el miércoles en la provincia de Saskatchewan, cerca de la localidad de Rosthern, a unos 100 kilómetros al oeste del lugar de los ataques, ocurridos el domingo en la comunidad indígena James Smith Cree Nation y el pueblo de Weldon.

Poco después de su arresto tuvo una crisis de angustia, explicó a la prensa la subcomisionada de la Real Policía Montada de Canadá, Rhonda Blackmore, sin dar más explicaciones. "Fue declarado muerto en el hospital", agregó.

Al final de la tarde del miércoles, la policía había anunciado en redes sociales que Myles Sanderson había sido "localizado y detenido", y agradeció a los ciudadanos por haber brindado "información relevante" que condujo a su captura.

Las autoridades temen, sin embargo, que nunca se sepa qué provocó estos ataques, que tuvieron lugar un vasto territorio rural formado por inmensas praderas.

"Ahora que Myles ha muerto, es posible que nunca podamos entender sus motivos", lamentó Blackmore, y agregó que se habían hecho más de 120 entrevistas con familiares y testigos sin obtener pistas.

Se cree que Myles Sanderson y su hermano Damien son responsables de la matanza. El lunes apareció el cadáver de Damien, de 31 años, en un campo en la comunidad indígena Cree. Las autoridades dijeron que probablemente fue asesinado por su hermano Myles, de 32 años.

Myles Sanderson también era buscado por violar la libertad condicional en mayo después de cumplir parte de una sentencia por asalto y robo.

- "¿Por qué pasó?" -

Antes de que se anunciara el arresto del sospechoso, algunas familias hablaron públicamente para contar su "pesadilla" por primera vez desde el domingo.

Las autoridades piensan que algunas de las víctimas estaban en la mira de los sospechosos y otras fueron atacadas de forma aleatoria.

Nueve de los diez fallecidos pertenecían a la comunidad indígena de James Smith Cree Nation, y la décima provenía de la localidad vecina de Weldon.

El servicio forense de Saskatchewan publicó los nombres de los fallecidos: seis hombres y cuatro mujeres de entre 23 y 78 años. Entre los heridos hay "un joven adolescente" y los 17 restantes son adultos, señaló la policía federal.

Mark Arcand dijo que los asesinatos, que se cobraron la vida de su hermana Bonnie Burns, de 48 años, y su hijo Gregory Burns, de 28, fueron un "acto horrible y sin sentido".

"¿Cómo le pasó esto a nuestra familia? ¿Por qué pasó? No tenemos respuestas. Solo sabemos que nuestros familiares fueron asesinados en su propia casa, en su patio".

Arcland narró cómo su hermana había salido rápidamente de su casa para ayudar a su hijo, que estaba desangrándose en la entrada después de ser apuñalado repetidas veces.

"Fue apuñalada dos veces y murió junto a él", relató. "Estaba tratando de proteger a su hijo".

Hasta ahora, los familiares habían optado por expresarse casi exclusivamente en las redes sociales, pidiendo a los medios que se mantuvieran alejados de su comunidad de 3.400 personas.

En Facebook, Dillon Burns dijo que su madre Gloria murió "protegiendo a un joven mientras lo atacaban", y agregó que "ella habría hecho lo mismo por todos nosotros... (incluso) por el hombre que le quitó la vida".

Hasta el miércoles por la noche, diez pacientes seguían hospitalizados y dos permanecían en estado crítico, según las autoridades sanitarias.

Casi todas las víctimas son autóctonos, una población que representa aproximadamente el 5% de los 38 millones de habitantes de Canadá y que viven en comunidades por lo general asoladas por el desempleo y la pobreza. Los indígenas también son más a menudo víctimas de homicidio.

En los últimos años, Canadá ha vivido una sucesión de hechos de violencia inhabituales.

El país debe hacer frente a "tragedias que se han vuelto demasiado comunes", dijo el primer ministro Justin Trudeau.

En abril de 2020, un hombre que se hizo pasar por policía mató a tiros a 22 personas en Nueva Escocia. En enero de 2017, seis personas murieron y cinco resultaron heridas en ataques contra una mezquita en Quebec.

bur-tib/rle/lch/pz/dg/ad