Policía de California espera un "milagro" para encontrar a desaparecidos en aludes

Por Alex Dobuzinskis
Rescatistas ingresan en viviendas en busca de personas desaparecidas tras aludes en Montecito, California, EEUU, 12 de enero del 2018. REUTERS/ Kyle Grillot

Por Alex Dobuzinskis

MONTECITO, California (Reuters) - Las autoridades californianas pidieron ayuda a la población para localizar a siete personas aún desaparecidas después de los aludes de tierra que causaron la muerte de al menos 18 personas, mientras los equipos seguían buscando supervivientes el sábado.

La oficina del alguacil del Condado de Santa Bárbara solicitó información sobre cualquiera de los residentes desaparecidos, al tiempo que reconoció que encontrar a alguien con vida sería un "milagro".

"Las personas desaparecidas fueron reportadas por familiares y amigos, y residían en áreas que sufrieron graves daños durante la tormenta y los deslizamientos de tierra posteriores", dijo la oficina, que enumeró los nombres de los desaparecidos, de entre 2 y 62 años, en un comunicado el viernes por la noche.

El desastre ocurrió el martes después de que fuertes lluvias descargaran sobre una zona cerca de Montecito, al norte de Los Ángeles, donde la vegetación había sido arrasada por el mayor incendio forestal en la historia de California.

Las laderas de Sodden cedieron, desatando un torrente de lodo, agua, árboles desgarrados y rocas en el valle y causando lo que la policía describió como "lesiones traumáticas" a las víctimas, que tenían entre 3 y 89 años.

La destrucción cubrió 30 millas cuadradas y más de 2.100 empleados de agencias locales, estatales y federales -incluyendo la Guardia Costera de Estados Unidos, la Marina y la Cruz Roja estadounidense- están involucrados en los esfuerzos de búsqueda, recuperación y socorro, según indicó el departamento de protección forestal y contra incendios de California.

Los funcionarios ordenaron a los residentes en la mayor parte de la esquina sureste de Montecito, que se encuentra al este de Santa Bárbara, que abandonen sus casas durante lo que probablemente será una o dos semanas.

Uno de los caminos más célebres de California, la carretera costera 101, estaba parcialmente cerrado, con barro de casi un metro de altura en algunos lugares. En Montecito, muchos residentes intentaban evaluar los daños a sus hogares en medio del barro que alcanzaba los techos de las casas.


(Reporte adicional de Keith Coffman en Denver, Chris Kenning en Chicago, Gina Cherelus y Peter Szekely en Nueva York y Jon Herskovitz en Austin, Texas; Escrito por Scott Malone y Jon Herskovitz; Editado en español por Andrés González y Ana Laura Mitidieri; editing by Jeffrey Benkoe, James Dalgleish, G Crosse and Alexander Smith)