Policía británica revisa casos tras denuncias de violaciones

LONDRES (AP) — La Policía Metropolitana de Londres dijo el martes que está revisando más de 1.600 casos de presunta agresión sexual y violencia doméstica en las que está implicado su personal tras la revelación de que un agente de policía en Londres que era un violador serial conservó su trabajo durante dos décadas.

David Carrick, de 48 años, se declaró culpable el lunes de 49 delitos, entre ellos la violación de 12 mujeres a lo largo de 18 años. Las autoridades dijeron que Carrick fue objeto de numerosas denuncias durante su carrera, que comenzó en 2001, pero fue suspendido apenas en 2021, cuando lo arrestaron por violación.

El comisionado de Scotland Yard, Mark Rowley, reconoció la “falla espectacular” del departamento londinense al permitir que Carrick continuara en el puesto.

“No se lo puede llamar de otra manera, eso es absolutamente lo que es”, dijo Rowley en entrevista con la BBC. “Es debilidad en la toma de decisiones sobre estándares profesionales, no reconocer la relación entre incidentes y malas políticas, y todo eso se junta para significar que fue un agente de policía durante 20 años y durante gran parte de ese período fue un violador depredador.

La Policía Metropolitana de Londres, la fuerza del orden más grande del país, dijo el martes que está revisando las denuncias presentadas contra agentes u otros empleados por abusos domésticos o agresión sexual de los últimos 10 años para determinar si se tomaron las medidas correspondientes.

Calculó que se trataba de 1.633 casos que implicaban a 1.071 efectivos.

Los fiscales dijeron que los crímenes de Carrick eran de los más graves cometidos por un agente policial en servicio. El caso ha renovado las críticas a la fuerza por no mejorar sus medidas de averiguación de antecedentes y pautas profesionales.

Se han multiplicado las denuncias de misoginia y racismo en la fuerza, que se ha esforzado por recuperar la confianza del público desde que un agente en servicio, Wayne Couzins, fue condenado por el secuestro, violación y asesinato de Sarah Everard cuando ella regresaba a su casa por la noche en Londres en 2021.