La policía austríaca acordona una ciudad de 45.000 habitantes por la disparada de casos de coronavirus

·1  min de lectura
La policía controla la salida de la ciudad
AP

VIENA.- Sin salida. Así quedaron los residentes de la ciudad austríaca de Wiener Neustadt, donde la policía acordonó todas las salidas para quienes no demuestren un resultado negativo de la prueba de coronavirus.

Las autoridades tomaron la resolución tras un repunte de contagios en los últimos días en la zona, lo que dejó a los 45.000 habitantes de esta localidad enclavados dentro del perímetro citadino a menos que puedan certificar su salud.

Decidido a aplastar el disenso en el ciberespacio, el Kremlin aprieta el puño sobre las redes sociales

La nueva norma entró en vigor después de que la tasa de infección en la ciudad aumentó a más de 500 por cada 100.000 habitantes durante siete días, en comparación con un promedio nacional de 198 por 100.000.

Agentes de la policía y otros funcionarios estacionaron en 26 caminos que salían de la ciudad al sur de Viena, revisando los documentos de los conductores. Los infractores se enfrentaban a multas de hasta 1450 euros.

“Estamos dispuestos a hacer todo lo que el Ministerio de Salud nos prescribió debido a la situación”, declaró el alcalde de la ciudad, Klaus Schneeberger.

Bolivia. Detienen a la expresidenta Jeanine Áñez

El alcalde se declaró asimismo sorprendido ante el hecho de que las autoridades de Viena no hayan anunciado todavía una campaña de vacunación específica para la ciudad. “Cabe suponer que el número de contagios va a subir en los próximos días. Por eso necesitamos nuevas dosis”, subrayó.

El gobierno austríaco prohibió manifestaciones anunciadas para hoy de grupos de escépticos, alegando que existe un alto riesgo de contagio después de que el número nacional de nuevas infecciones superó el viernes la marca de las 3000, la primera vez desde mediados de diciembre.

Agencia DPA