La policía arresta a hombre que tenía una pistola de agua con veneno para matar a su ex esposa

Un hombre acusado de haber planeado matar a su ex esposa disparándole a la cara veneno con una pistola de agua fue hallado culpable e irá a la cárcel, según dijeron fiscales federales.

En diciembre de 2021, durante una rutinaria parada de tráfico en la Florida, agentes de la policía capturaron a Kevin Deane Jones, de 50 años, con una pistola de agua llena de la sustancia sumamente tóxica ricina cuando se dirigía a a Texas, donde vivía su ex esposa. Después que se le leyeron sus derechos de Miranda, Jones admitió fabricar la ricina como parte de un plan para asesinar a su ex esposa, de acuerdo con los investigadores.

Si Jones hubiese logrado sus propósitos, planeaba irse de vacaciones inmediatamente después de haber matado a la mujer, “y de esta forma podría tener una coartada que no lo incriminara”, dijeron los fiscales.

Ahora un juez sentenció a Jones, de Kissimmee, Florida, a 10 años de cárcel por estar en posesión ilegal de ricina y tener consigo dos armas de fuego siendo un delincuente convicto, anunció la Fiscalía del Distrito Central de la Florida en un parte de prensa fechado el 17 de enero.

El veneno de la ricina se encuentra en el aceite de castor y se puede adaptar a varias formas, entre ellas agua si se disuelve, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La agencia advirtió que puede resultar mortal dentro de las primeras 36 a 72 horas de exposición.

Los investigadores dijeron que descubrieron que Jones fabricó ricina en su casa con productos que compró en Amazon.

Todd Doss, abogado de Jones, no respondió a una solicitud que le hizo McClatchy News el 17 de enero.

¿CUAL ERA EL MOTIVO PARA DEL PLAN PARA MATAR A LA ESPOSA?

El 6 de diciembre de 2021, la ex esposa de Jones llamó a la oficina en Tampa del Buró Federal de Investigaciones (FBI) para reportar que Jones había fabricado ricina y quería matarla, luego que un testigo cuya identidad no se reveló le informó de los planes de Jones, de acuerdo con la orden de arresto.

La policía del Condado Osceola también fue alertada del plan para asesinar a la mujer, y supo que Jones “se había enfurecido mucho por discusiones por la custodia de la hija de ambos”, según la orden de arresto.

Jones fue acusado de fabricar ricina en su apartamento y probarla con varias pistolas de agua “para ver cuál goteaba” antes de dispararle a su ex con una.

El 17 de diciembre de 2021, cuando la a ex esposa de Jones le dijo que no le enviaría a la hija de ambos a la Florida por Navidad, Jones decidió conducir a Texas ese día, dijeron los investigadores.

Lo que Jones no sabía es que las autoridades lo rastreaban cuando metió en su camioneta cinco ampolletas de ricina y una pistola de agua, según el documento de sentencia.

Si la policía no hubiese detenido el vehículo de Jones, “es muy probable que hubiera logrado matar a su ex esposa”, señala el documento.

Tras la parada de tráfico, en un registro en la casa de Jones se encontró más ricina, aceite de castor, documentación para fabricar ricina y casi 200 proyectiles.

En un documento que se presentó a nombre de Jones, su abogado escribió que el acusado estaba “perturbado por su adicción a las drogas y por su difícil divorcio”, argumentando que todo esto afectó que pudiera tomar decisiones sensatas y lo llevó a maquinar el plan para matar a su ex esposa.

La novia actual de Jones le escribió una carta al juez, donde le decía que Jones sentía remordimiento por lo sucedido, y que en realidad no pensaba llevar a cabo su plan.

Entretanto, los fiscales dijeron que el plan de Jones tenía un “notable nivel de sofisticación y compromiso” después de sus antecedentes de “furia y conducta abusiva” hacia otras mujeres con las que tuvo una relación.

Traducción de Jorge Posada