La policía argelina detiene a cientos de personas pero no impide la protesta

·3  min de lectura

Argel, 21 may (EFE).- La Policía argelina arrestó hoy a decenas de personas en todo el país durante la represión de la manifestación que cada viernes convoca el movimiento social de protesta "Hirak", pero no pudo impedir que miles de ellas salieran a las calles para exigir el fin del régimen, especialmente en la región de la Cabilia.

Las detenciones se produjeron en las localidades de Annaba y Constantina (este) Tlemecen y Orán (oeste), Buira, Jijel y Tizi Ouzu (Cabilia) y en particular en Argel y sus alrededores donde efectivos de las fuerzas antidisturbios, gendarmes, fuerzas especiales y agentes secretos tomaron el centro de la ciudad, bloquearon los acceso a las principales plazas y arterias, y utilizaron la violencia para impedir la protesta.

Testigos confirmaron a Efe que tres periodistas de medios locales fueron conducidos a la comisaría y liberados horas después, tras ser interrogados, cacheados y comprobado el material gráfico que había en sus cámaras, entre ellos Massim Amrouni, uno de los responsables del medio digital independiente Alegerie360, detenido poco antes de que se tratara de iniciar la marcha.

A pesar del despliegue policial, la asistencia fue numerosa en las marchas de la Cabilia, territorio bereber y uno de los centros neurálgicos del movimiento, que desde que arrancara hace más de dos años solo ha interrumpido sus marchas en la calle durante los meses más duros de la pandemia.

En el resto de las grandes ciudades de la Cabilia, incluida Bejaïa, las marchas fueron igualmente masivas, con miles de personas en las calles agitando banderas al grito de "Silmiya", "Silmiya" (pacífico).

UN RÉGIMEN POLÍTICO Y NO MILITAR

Como cada martes y cada viernes desde hace tres años, los manifestantes trataron de concentrarse en el centro de la capital y del resto de ciudades, también estrechamente vigiladas, al grito de "abajo la corruptos", fuera la mafia del poder" , "gobierno asesino" y "queremos un régimen civil y no militar".

El "Hirak" arrancó en febrero de 2019 en principio para forzar la renuncia del entonces presidente Abdelaziz Bouteflika, que impulsado por su círculo íntimo pretendía presentar a una quita reelección consecutiva pese a estar gravemente enfermo desde que en 2013, meses antes de su cuarta reelección, sufriera un ictus que mermó sus facultades.

Una vez lograda su dimisión en abril de ese año, el movimiento ha continuado con sus movilizaciones, pese a la represión policial y los numerosos arrestos y coacciones, para pedir "un régimen político y no militar" y protestar contra el proceso de transición en marcha desde entonces, que consideran "una pantomima del régimen militar para mantener sus privilegios".

Pese a la acción de los antidisturbios, que emplearon palos y escudos, varios centenares de personas pudieron marchar y gritar en Argel las consignas habituales a lo largo del amplio bulevar Didouche Murad, principal arteria comercial de la capital.

44 MANIFESTANTES PROCESADOS

Los arrestos, que se repitieron el martes, se producen dos semanas después de que el ministerio argelino de Interior lanzara una advertencia a los manifestantes y les recordara que, según la nueva Constitución, cualquier marcha debe ser comunicada a las autoridades para que estas las autoricen.

En una comunicado difundido a través de los medios estatales, el ministerio recordó que los organizadores "deben informar a las autoridades competentes del nombre de los responsables de la misma, la hora de su inicio y final, su recorrido y las consignas que van a ser defendidas".

El pasado lunes, 44 personas que participaron en la manifestación del vienes anterior fueron procesadas y enviadas a prisión preventiva.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos dijo hoy que la ONU está "cada vez más preocupada" por la situación en Argelia, donde varios derechos fundamentales, como la libertad de opinión y de reunión pacífica "siguen siendo atacados".

En una rueda de prensa en Ginebra, Ropert Colville, uno de los portavoces, explicó que desde 2019 Naciones Unidas ha recibido numerosos informes "de lo innecesario y del uso desproporcionado de la fuerza contra manifestantes pacíficos, así como de detenciones continuas".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.